“A partir del 16 de septiembre sistema educativo formará niños con base en valores”: Y cómo los formamos en los últimos diez años

Una nota de prensa de la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), publicada en Aporrea el 14 de este mes (ver http://www.aporrea.org/educacion/n142273.html), lleva por titular: “A partir del 16 de septiembre sistema educativo formará niños con base en valores”. Al leer dicho tiular me pregunté, ¿cómo formabamos a los niños y niñas que asistieron a la escuela los últimos diéz años? A ésta le siguieron una serie de preguntas: ¿Es que acaso en los últimos diez años hemos educado a los niños, niñas y adolescentes sin valores? ¿En base a qué fueron educados? ¿Es la enseñanza de valores el punto más resaltante de la nueva Ley Orgánica de ducación? ¿Qué milagro ocurrirá hoy (16 de setiembre) que se inciará una radicalmente nueva educación basada en valores? Suguieron mas preguntas, pero no quiero fastidiarles con mis inquietudes. La afirmación que le sirve de titular a la citada nota de prensa de la ABN nos revela que no hemos superado lo que denomino el síndrome legislativo en educación.

Los políticos venezolanos, desde los tiempos del primer Código de Instrucción Pública, han tenido la ilusión de que promulgando leyes y decretos se resuelven los problemas educativos del país. Eso es preciamente lo que llamo el síndrome legisltaivo en educación. Un ejemplo clásico fue Guzman Blanco, quien en lugar de crear escuelas y aumentar el presupuesto de educación para garantizar por lo menos tres o cuatro grados de escolaridad a todos los venezolnos y venezolanas, resolvió el problema promulgando un decreto. Dicho sea de paso ese decreto todavía no lo hemos logrado cumplir del todo. Como dijo Alberto Merani, hace un poco más de dos décadas, la educación latinoamericana se fundamenta en mitos y nuestro pensamiento pedagógico está dominado por el idealismo. Creemos que las ideas transforman la realidad. Así, decretando la instrucción gratuita y obligatoria creemos que estamos ofreciendo educacion gratuita y obligatoria.

Entre nosotros predomina la idea de que con leyes resolvemos los problemas. Este mito como todos los mitos, es muy estable y sumamente difícil de superar. Hubo momento de nuestra historia edcativa que se llegaron a aprobar dos códigos de instruccion en un mismo año. En ese afan de redactar leyes, centramos nuestra atención en un estado ideal y nos olvidamos de la realidad. Por tanto, la mayoría de las veces las leyes mismas que creamos con la ilusión de resolver problemas ni siquiera llegan a plantearse los verdaderos problemas. Tal es el caso de la afirmación que se hace en el titular de la mencionada nota de prensa de la ABN. Acaso es nuestro más grave problema en ete momento la educación en valores. Creo que no. La educación en valores, como bandera, la introdujo el neoliberalismo en nuestro país a través de la reforma curricular llevada adelate durante el segundo gobeirno de Rafael Caldera. Por otro lado, todo acto educativo está preñado de valores. Cuando doy una clase de polinomios y sus operaciones insistiendo en la manipulación algebarica sin importar su significado estoy enseñando valores. Es inevitable. Así que no se necesita una ley para eso. Tenemos siglos educando en valores, mucho antes de que existieran las leyes como objeto de regulación de la vida en sociedad.

Creo que se han creado una serie de mitos en torno a la nueva Ley Orgánica de Educación que contribuyen muy poco a un debate serio en torno a los verderos problemas de la educacion, muchos de ellos nada nuevos. Por el lado de la oposición se inventan cuentos cuyo único fin es incrementar la animosidad en contra del Gobierno Bolivariano, en especial fomentar el odio al Presidente Chávez. Eso está bien clarito y no amerita más explicación. Por su parte, los políticos que hoy ocupan cargos tanto en el ejecutivo como en el legislativo, creo que ante la arremetida de la oposicion han tenido que recurrir a exageraciones para defender la nueva LOE. De esta manera han caído en la trampa de la oposicion y han generado otros mitos para contrarrestar los mitos de aquellos. Las leyes no cambian la educación. Las leyes sólo introducen un marco legal que limita ciertos aspectos de la educación que se imparte en las escuelas. Las leyes no resuelven los problemas de la educación. Los hechos están a la vista.

Dos de los problemas más graves que tenemos en nuestra escuela son: a) la repitencia en el Primer Grado de Educación Primaria y en el Primer Año de Educación Secundaria y b) la exclusión en los últimos tres años de Educación Secundaria, acompañado de la proliferación de Liceos privados. Estamos hablando de una tendencia que se ha mantenido durante varias décadas y que lamentablemente no hemos logrado revertir significativamente durante esta década de Gobierno Bolivariano. Si yo fuera Ministro de Poder Popular para la Educación me dedicara día y noche a busarle una solucion a esos dos gravísimos problemas y no me ocupara tanto de las leyes.

Estamos otorgándole a la nueva LOE unas propiedades mágicas. Aunque declaramos que la educación es laica creemos que la LOE hará milágros. Creemos que con la promulgación de una ley, algo mágico sucederá en las escuelas a partir del día de hoy. Pronto nos desilusionaremos. Mañana ya no se hablará más de la LOE. La oposición estará ocupada en otro asunto y nostros defendiéndonos de sus ataques. Mientras tanto miles de docentes continuaran en las aulas acompañando a sus estudianes en el camino para convertirse en mejores personas. Es en la escuela, en el aula, en el día a día con los estudiantes, con la comunidad que se detectan, comprenden y resuelven los reales problemas de la educación. Necesitamos centrarnos en esos problemas y atacarlos. No habrá ley que los resuelva.

julio_mosquera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1818 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a86710.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO