El Piaget que No Enseñan las Escuelas de Educación

En la batalla de las ideas se suelen silenciar contenidos y autores, total o parcialmente, que el pensamiento dominante considere inconveniente. Esa suerte de censura es a veces consciente, a veces inconsciente. Un ejemplo clásico, de silencio parcial, es la traducción al inglés del libro Pensamiento y Lenguaje de Vigotski, publicado por Instituto de Tecnología de Massachussets, donde se omitieron todos los pasajes donde este autor hacía referencia al marxismo. Según los traductores la eliminación de esos pasajes no alteraban significativamente el texto original. Sobre todo si consideramos que Vigotski se propuso elaborar una psicología marxista. Un ejemplo de silencio total el de la teoría de la actividad. Esta teoría fue desarrollada por psicólogos soviéticos (Vigotski, Bernstein, Luria, Leontiev y Galperin entre otros) en búsqueda de un marco teórico que les sirviera para desarrollar una pedagogía desde la perspectiva marxista y al servicio de la construcción de un país socialista. La teoría de la actividad no se enseña en ninguna de nuestras escuelas de educación y los investigadores en educación venezolanos no la consideran en sus trabajos. Tampoco es esta teoría mencionada en los documentos curriculares oficiales, aunque pareciera ser la teoría más coherente con la propuesta educativa de este gobierno.

Complementario a lo anteior es la práctica de enfatizar una teorías y enfoques determinados, hasta el punto en que se convierten en las teorías oficiales. El que se atreva a criticar esas teorías es tildado de anticuado, desactualizado o conductista, sobre todo este último adjetivo es muy ofensivo en el campo de la educación. Hoy en día todos los educadores e investigadores son constructivistas, nadie se atreve a criticarlo. En otro trabajo escribiré una crítica al constructivismo. En este artículo, como lo menciono en el título, presentaré un aspecto del trabajo de Piaget, uno de los principales exponentes del constructivismo, que se silencia en las escuelas de educación.

Rolando García, físico argentino, fue uno de los más cercanos colaboradores de Jean Piaget hasta sus últimos días. El último libro de Piaget, publicado post morten, fue terminado por García. Es significativa la influencia de García en la línea de pensamiento de Piaget, lo cual se reasalta en su libro Psicogénesis e Historia de la Ciencia, el cual marca un hito en la obra de Piaget. El libro de Piaget titulado Las Formas Elementales de la Dialéctica de Piaget, incluye un Posfacio escrito por Rolando García bajo el título Dialéctica, psicogénesis e historia de las ciencias. En ese trabajo García señala lo siguiente:

“(…), nos parece posible situar a Piaget en la continuación de una línea de pensamiento epistemológico que pasa a través de Hegel y Marx, pero que se inicia mucho antes de ellos, y ello sin poner de manifiesto cuánto se alejan las “respuestas” piagetianas de las de los autores clásicos.

La teoría del conocimiento de Marx hay que encontrarla, de forma implícita, en El Capital, así como en otras de sus obras que no tratan directamente de epistemología. Con todo, existen una serie de observaciones diseminadas que clarifican su posición. Las que mejor conocemos se encuentran en el capítulo III de la Introducción a la crítica de la economía política, donde trata del “método de la economía política”. (…)

(…) Lo sorprendente es encontrar en Lenín un programa de investigación que coincide con el de la epistemología genética en dos puntos, uno de los cuales (psicogénesis) está en el centro de la misma.

“He aquí cuáles son los campos del saber de que ha de constar la teoría del conocimiento y la dialéctica:

Historia de la filosofía.

Historia de las ciencias singulares.

Historia del desarrollo intelectual del niño, de los animales.

Historia del lenguaje”. (LENIN, Cuadernos filosóficos)

Concebir el conocimiento como un proceso y no como un estado; considerar los mecanismos de los procesos de conocimiento de la historia del saber socializado así como en la historia del individuo en desarrollo, he aquí dos puntos esenciales de la epistemología genética, ya anticipados como un camino a seguir por uno de los líderes de la escuela marxista.” (Garcia, 1982, pp. 202-204)

El algunos círculos intelectuales se discute acerca de la epistemología piagetiana y sus posibles coordinaciones con el marxismo. Esta discusión nos parece relevante en el actual contexto venezolano, en especial cuando el constructivismo ha logrado penetrar con fuerza el discurso pedagógico académico y oficial. Considero esta discusión necesaria para poner en evidencia el caracter idealista del constructivismo. En nuestras escuelas de educación se evade esa discusión y se silencia el aspecto de la obra de Piaget arriba señalado. Hay que dar el debate en lugar de evadirlo. Para la derecha es una obligación ocultar, para los revolucionarios es una obligación abrir la discusión, desmitificar y llegar al fondo de las cosas.

julio_mosquera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7827 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a60710.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO