El promedio de notas: un dispositivo para excluir a los hijos de los trabajadores

El promedio de notas sigue siendo el principal criterio usado por el gobierno para decidir el ingreso de los estudiantes a una determinada carrera en una universidad determinada. Este dispositivo de selección, además de injusto, diría que hasta perverso, es inaceptable bajo cualquier criterio racional. Un pariente cercano del promedio de notas, y que se le asemeja mucho por el sarcasmo, es el Producto Interno Bruto per capita (PIB per capita). Este es un medidor macroeconómico usado ideológicamente como indicador del nivel de vida de los habitantes de un país. Para calcular el PIB per capita, en un determinado período, se toma el PIB del país en ese período y se divide entre el número de habitantes. Veamos un ejemplo. Trianguzil tiene tres habitantes, Hipotenusín tuvo ingreso de 10,000, Catetín Menor tuvo ingresos de 1,000 y Catetín Mayor de 10,000, el PIB de Trianguzil es de 600,000. Entonces, el PIB per capita de Tirnaguzil es: 600,000/3 = 200,000. Resulta que los dos Catetín tuvieron ingresos muy por debajo de ese promedio, mientras que Hiptenusín tuvo ingresos mucho más cercanos a ese promedio. Es conclusión, el PIB per capita muestra un retrato muy distorsionado de los ingresos de una población, ocultando las diferencias abismales entre los que más gana y los que menos ganan. De manera similar funciona el promedio de notas. A María le encantan las matemáticas, pero no le gusta para nada la química, su disposición hacia esas ciencias se refleja en sus calificaciones. María quiere estudiar ingeniería y obtuvo notas muy bajas en química, regulares en bilogía y muy altas en matemáticas. Supongamos que María tiene las siguientes notas: en Primer Año Matemáticas 15, Ciencias Naturales 12; Segundo Año Matemáticas 16 y Ciencias Naturales 13; Tercer Año Matemáticas 17, Biología 12 y Química 10; y Cuarto Año Matemáticas 18, Biología 14 y Química 10. El promedio de notas de María es:

(15 + 12 + 16 + 13 + 17 + 12 + 10 + 18 + 14 + 10)/10 = 137/10 = 13,7

Con ese promedio; María nunca ingresará a una facultad de ingeniería, aún siendo una muy buena estudiante en matemáticas. Además, a María le tendieron una trampa. Nunca le dijeron que su promedio de notas del Primero al Cuarto Año de la Educación Media sería usado por el gobierno para decidir su futuro académico. Es más, María no sabe cómo el gobierno calcula el índice que la asigna para decidir en qué carrera y en qué universidad puede ella estudiar.

Otro aspecto del promedio de notas es que se basa en notas que no son una medida estándar. Y el gobierno usa ese promedio para colocar a los estudiantes en un ranking, basándose en una medida que no es estandarizada. 15 puntos en Matemáticas en el Liceo X no son comparables con 15 puntos en Matemáticas en el Liceo Y. Esos quince puntos fueron asignados con criterios muy diferentes. Por tanto, el promedio de 13,7 de María no se puede comparar seriamente con el promedio de 15,897 de Juan.

En los liceos privados al servicio de los hijos de la clase dominante (incluyendo sus intelectuales y otros agentes) saben muy bien que el gobierno aliado de esa clase usa el promedio de notas para discriminar a los estudiantes. Los directivos de esos colegios ponen en marcha diversos dispositivos para garantizar que sus estudiantes obtengan las mayores otras posibles desde el Primero hasta el Cuarto año de la Educación Media. Eso dispositivos van desde la oferta de clases adicionales hasta la inflación de las notas. Yo trabajé uno pocos días en un liceo privado donde me indicaron que las notas eran de 10 a 20 y mientras más altas mejor, para mantener a los clientes satisfechos.

Por otro lado, el promedio de notas atenta contra los más pobres, por lo general los hijos de los trabajadores. En los liceos públicos, los estudiantes reciben clases en condiciones precarias. Conozco un liceo en Sabaneta, estado Aragua, donde las y los estudiantes reciben clases sentados en el suelo porque no hay pupitres ni sillas. Hay liceos públicos en los que los estudiantes no reciben clases en todo el año de una o más materias. En esas materias sin profesor no asignan ninguna nota a los estudiantes, perjudicando su promedio de notas.

En conclusión, en un país con tantas desigualdades en el acceso y la retención en la educación básica y media, el promedio de notas es un dispositivo que atenta en contra de los hijos de la clase trabajadora. Porque son ellos los que estudian en las peores condiciones.

Si el gobierno realmente quiere establecer un sistema justo de ingreso a las universidades públicas debe eliminar inmediatamente la actual práctica basada el promedio de notas, el cual es además un misterio bien guardado, y sustituirlo por uno que garantice el ingreso de todas y todos los estudiantes, sin ningún tipo de discriminación, a la universidad pública de su elección.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1748 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: