Los docentes siempre han tenido dignidad…lo que no tienen es zapatos

Para muchos, en las redes se manifiesta el verdadero sentimiento de los detractores o de los que están a favor de cualquier acción o medida presidencial. Desde que al presidente Maduro se le ocurrió poner a la venta para los docentes del país, unos zapatos a 9 bs, mucha gente se dio a la tarea, como siempre, de tratar de hacer burlas y chistes al respecto. De hecho, el lenguaje de quienes tienen satisfecha la necesidad de calzado o que son coleccionistas de los mismos; que tienen un color para cada ocasión; que son ricos o burgueses o lo aparentan; que son opositores, o que son imitadores y sus opiniones no son propias, es una muestra de la ignorancia sobre la ´procedencia del maestro venezolano; pero este no es el tema de ahora.

Esa acción ha servido para que muchos desde sus diferentes posiciones políticas, solo estén esperando cualquier detalle para tratar de burlarse o ridiculizar cada acción que el presidente acometa. Es por eso que los pobres zapatos tampoco se salvan y de ellos se dice: que son los zapatos de manacho, que es el presidente ayudando al expresidente zapatero a que extienda su negocio en Venezuela; que hacen salir callos y juanetes; que te hacen caminar tongoneaito; que lo que hace maduro es para ideologizarte desde los pies para arriba; que los zapatos tienen un chip para controlar a los docentes para que no sigan exigiendo firma de contrato colectivo; que tienen un sensor que te va a llevar a todas las marchas y concentraciones del gobierno, así no quieras, y así por el estilo. Al tiempo, quienes critican es posible que vendan los zapatos por internet, igual como hicieron con la canaimita, las tablets, los teléfonos, los corotos Haier, etc., es decir, harán su propio negocio.

En efecto, cuando se inicia la venta de los zapatos de Maduro, los medios de comunicación informan sobre largas colas de docentes para adquirir ese artículo; sin embargo, estos medios no pierden la oportunidad de crear preguntas ambiguas respecto a que si el maestro está aprovechando una oportunidad de adquirir algo barato o está mostrando su miseria. Se entiende que dichos medios lo que están es tratando de mostrar la miseria del docente y para eso despliegan imágenes acompañadas de tuiters en donde algunas personas, tratan de herir al docente considerándolo indigno, solo por estar comprando unos zapatos que necesita.

Para los críticos, hacer largas colas para comprar unos zapatos a 9 bs, es no tener dignidad. ¿Qué es dignidad? Bien lo refiere la web al considerar que "es la cualidad que hace a un ser merecedor de tener derechos; y que la idea de vida digna se asocia a la existencia que puede llevar una persona cuando logra satisfacer sus necesidades básicas" ¿Tiene derecho un docente de comprar un par de zapatos? Si; y de hecho, eso le permite satisfacer la necesidad básica del calzado.

Total que el mundo no se entiende. Hay gente brava porque Maduro está vendiendo los zapatos a 9 bs, y casi señalan que, por los mismos zapatos ellos pudieran pagar 9 dólares. ¿Qué tal?

Dejo allí, unos chistes malos que se desprenden de los tuiters enviados respecto a los zapatos de 9 bolívares. ¿Tú sabes lo que es, que los docentes de Charallave amanezcan en una cola para adquirir un par de zapatos a 9 bs¨? Coño, eso es no tener dignidad. A lo que responde el otro: estas equivocado colega, dignidad tienen, lo que no tienen es zapatos. ¿Por qué crees que están aquí?

Dice una amiga a la otra: "me acerqué a la venta de zapatos de Maduro, más que todo por curiosidad, hay manita hubieras visto a esos maestros como niños en recreo, empujándose para comprar de primero, me dio tristeza verlos en ese plan; pero más tristeza me dio a mí que no pude comprarme un par. ¿Tú has visto?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1119 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación