Entregar textos escolares gratis en las escuelas no es socialismo

En el Programa 171 de "Con el Mazo Dando", Diosdado hizo referencia a la entrega gratuita de textos escolares en Venezuela, los libros de la Colección Bicentenario, y mencionó que en Chile, Colombia, Argentina y en Estados Unidos no se reparten textos escolares gratis en la escuelas públicas. No critico que Diosdado no esté bien informado en esta materia, los políticos no tienen que estar informados en todos los asuntos y materias. A mi manera de ver, me parece muy preocupante que algunos educadores chavistas crean y pregonen que repartir de manera gratuita textos escolares es una política socialista. El objetivo de este artículo es desmontar esa creencia y mostrar que la distribución gratuita de textos escolares no es nada nuevo, por ejemplo en los Estados Unidos se distribuyen libros gratuitos en algunos estados desde 1818, y que es una política llevada adelante en muchos países capitalistas, incluso es una política promovida por el Banco Mundial y otros entes multilaterales. Incluso la política de distribución de textos gratuitos fue instrumentada en nuestro país por primera por los adecos en 1966.

Según Monahan, en un boletín publicado en 1915, proveer textos escolares gratis para los estudiantes, costeados por la comunidad, no es una idea nueva en los Estados Unidos. Esta idea comenzó como un movimiento de las escuelas de las ciudades en el siglo XIX. En Filadelfia se entregaron libro de manera gratuita para las y los estudiantes por primera vez en 1818. Pronto le siguieron otras ciudades como Nueva Jersey, Pensilvania y Nueva York. Y en 1884 se dio inicio a la distribución gratuita de textos escolares en el ámbito de todo una estado. Es oportuno señalar que en Estados Unidos no existe un sistema escolar nacional bajo control y financiamiento del gobierno federal. Los sistemas escolares son sostenidos principalmente por los municipios y se financian con el impuesto a la propiedad. Algo interesante de esa política de distribución gratuita de textos escolares es que es financiada por la propia comunidad. La política de distribución gratuita de textos escolares en los Estados Unidos arribará a los dos siglos el próximo año.

En Venezuela, durante la IV República fue aprobado el Decreto 567 el 17 de junio de 1966. Mediante este decreto, todavía vigente, el Gobierno nacional se comprometía a distribuir de manera gratuita textos escolares en las escuelas públicas. Pero no se limitaba a textos escolares, se decretaba además que: "Junto con los libros destinados a las Escuelas Primarias Oficiales el Ministerio de Educación distribuirá además, cuadernos, lápices y el material indispensable para el buen cumplimiento de las tareas educativas fijadas a este nivel de la educación." Recuerdo haber recibido esos libros cuando estudiaba Quinto grado de primaria y tuve que devolverlos a final del año escolar para que los usara otra niña o niño el año siguiente.

En el segundo gobierno de Caldera se retomó, sin éxito, la política de distribución gratuita de textos escolares en las escuelas públicas. Esta vez bajo las orientaciones y el financiamiento, mediante endeudamiento, del Banco Mundial y otros organismos multilaterales. El Ministerio de Educación de entonces convocó a una licitación a todas las editoriales privadas para seleccionar y adquirir los textos escolares que serían distribuidos gratuitamente en las escuelas. Esta convocatoria fue un fracaso, por ejemplo en el caso de Matemática solo dos textos escolares de esta asignatura para la educación primaria resultaron seleccionados. Por el contrario, algunos gobernadores, por ejemplo Didalco Bolívar en el estado Aragua, si lograron repartir textos escolares en las escuelas bajo su administración antes de que el chavismo ganara las primeras elecciones. Algunos gobernadores chavistas, por ejemplo Diosdado Cabellos cuando fue gobernador de Miranda, repartieron libros gratis en las escuelas estadales mucho antes de la publicación de la Colección Bicentenario.

En 2010, el Comandante Presidente Hugo Chávez anunció la publicación de textos escolares para todas las asignaturas de la educación primaria y media. Estos libros serían distribuidas de manera gratuita a todas y todos los estudiantes en las instituciones públicas y subvencionadas. Un grupo de profesoras y profesores fueron contratados especialmente para escribir estos textos. Algunos educadores desprevenidos asumieron que esta política tenía algo que ver con el socialismo. Por el contrario, pienso que se cometió un error con enormes consecuencias educativas negativas. Los libros fueron entregados a cada niña y niño como una propiedad personal que no tenían que devolver al final del año escolar, como un bien común, para el uso de otra niña o niño en el año escolar siguiente.

Prácticamente en todos los gobiernos de los países sudamericanos llevan adelante políticas de distribución de textos escolares en las escuelas públicas. A diferencia de Venezuela, en la mayoría de los países son adquiridos libros de editoriales privadas. En nuestro país los libros de textos fueron elaborados por profesores contratados por el Ministerio del Poder Popular para la Educación para elaborar los textos escolares.

Teniendo en cuenta toda la información anterior, no se puede afirmar que la política de distribución gratuita de textos escolares es una política socialista. Como ya vimos, está política está en práctica en los Estados Unidos desde 1818, en Venezuela esta en vigencia desde 1966 y fue retomada esa política en 1995 por el Gobierno de Rafael Caldera bajo lineamientos del Banco Mundial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1274 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a251346.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO