¿Dónde se forman las y los profesores para la Educación Media Técnica?

El Gobierno Bolivariano ha enfatizado, desde 1999, la importancia de la educación técnica. De cuando en vez se lanzan campañas mediáticas de rescate de la educación técnica, ahora robinsoniana y zamorana. En varias oportunidades se han invertido importantes cantidades de recursos financieros para la adquisición de equipos y la refacción de las edificaciones de la escuelas técnicas. Tal es así la importancia que se le ha dado a estas escuelas que la única reforma curricular aprobada hasta este año escolar fue la llevada adelante por el Ministro Izturis. Pero no se ha hecho una evaluación de todos esos esfuerzos. Como dice el dicho el camino al infierno está empedrado de buenas intensiones. En este caso me referiré al problema de la formación de las y los profesores para la educación técnica, un problema grave que el gobierno ignora.

Antes de continuar una breve digresión. La efectiva propaganda adeca logró, al igual que imponer a Prieto Figueroa como padre de la educación democrática, colocar entre la gente como sentido común que los copeianos [sic], durante el primer gobierno de Caldera, acabaron con las escuelas técnicas. Esa ha sido una de las mejores operaciones de propaganda en la historia de la vida política del país. Otra operación de propaganda exitosa de los adecos fue silenciar su eliminación de las escuelas normales, lo cual si fue cierto y estamos pagando muy caro sus efectos. La verdad es que durante el Gobierno de Caldera solo fue cerrada la Escuela Técnica de los Chaguaramos, fueron creadas muchas nuevas escuelas técnicas, como la ETI de Cagua, y fue modificado el currículo lo cual condujo a la homologación de los título de Bachiller Industrial y de Técnico Medio, lo cual le permitió a los egresados de las escuelas técnicas ingresar a las universidades. Recordemos que los técnicos medios y los peritos egresados de las escuelas técnicas no podían ingresar a las universidades. No estoy defendiendo las políticas educativas social-cristianas, solo estoy refiriéndome a hecho veraces, tergiversados exitosamente por la maquinaria propagandística adeca. En esa época las y los profesores de las materias técnicas en las escuelas técnicas eran egresados de esas mismas escuelas. Después de la creación del Ciclo Diversificado esos profesores comenzaron a tener problemas laborales porque pasaron a ser no graduados y a cobrar sueldos mucho menores que los de los profesores graduados. Dejemos esta digresión hasta aquí. En otro momento escribiré sobre esa parte de la historia de la nuestra educación técnica.

En varias oportunidades que me han invitado a reuniones en el MPPE, he manifestado mi preocupación por este problema. Veamos cuál es la situación actual. A falta de información oficial, he tenido que hacer minería para hallar los datos en que fundamento esta argumentación. Por un lado, tenemos que existen en nuestras universidades, públicas y privadas, solo 15 programas de formación de profesores para la Educación Media Técnica. Todos estos programas ofrecen en total 10 especialidades, las cuales son: Agropecuaria, Mecánica, Dibujo Técnico, Electrónica Industrial, Electricidad Industrial, Electricidad, Técnica Industrial, Técnica Mercantil, Turismo y Comercial. Mientras que para la Educación Media General hay 53 programas de formación de profesores de diversas especialidades. Por el otro lado, tenemos que en la Educación Técnica hay seis especialidades, las cuales en total ofrecen 40 menciones. Específicamente en la especialidad Agropecuaria se ofrecen siete menciones, en la especialidad Arte se incluyen tres menciones, en la especialidad Promoción Social y Servicios de Salud las y los estudiantes pueden optar a cinco menciones, en la especialidad Industrial contamos con quince menciones, en la especialidad Comercio y Servicios Administrativos hay nueve menciones y en la especialidad Seguridad y Defensa una sola mención. En ninguna universidad se forman profesoras y profesores para las especialidades de Arte, Promoción Social y Servicios de Salud, y Seguridad y Defensa. Tenemos por aquí que un total de nueve menciones no cuentan con profesores especialmente formados para enseñar las asignaturas, y mucho menos las futuras áreas de aprendizaje. Para la especialidad contamos solo con dos programas de formación de profesores, los cuales se corresponden con tres de sus menciones, quedando así cuatro menciones sin programas de formación de profesores. Áreas de formación tan importantes con Técnicas de Alimentos y Tecnología Pesquera no cuentan con profesores especialmente formados. La situación es tan grave en la especialidad Industrial, donde solo contamos con nueve programas de formación de profesores. Menciones como Construcción Naval, Hidrocarburos, Química Industrial y Metalurgia de mucha relevancia para el desarrollo económico del país no cuentan con programas que formen profesores para atenderlas. En la especialidad Comercio y Servicios Administrativos nos encontramos con una situación similar. En resumen, para la mayoría de las menciones de las especialidades de la educación técnica no contamos con programas de formación de profesores.

El caso de las escuelas técnicas nos ofrece otro ejemplo de lo equivocado que resulta colocar los intereses políticos inmediatos, por lo general unas elecciones presidenciales o un referéndum, por delante de las verdaderas necesidades del país. Se ganan elecciones pero los problemas permanecen y se agravan. No hay soluciones instantáneas en educación. Resolver los problemas educativos requiere de muchos estudio, planificación y tiempo para la ejecución. También requieren de evaluación, otro de nuestras grandes debilidades.

Hoy contamos, según la propagando oficial con escuelas técnicas excelentemente dotadas y con infraestructura impecable, pero según mi apreciación con muy pocas alumnas y alumnos, y sin los profesores adecuadamente formados. Seguimos sin contar con los suficientes programas de formación que permitan formar los profesores para enseñar las asignaturas que componen los planes de estudios de las menciones de la educación técnica. Como vimos más arriba, incluso en muchas menciones no contamos con ningún programa de formación de profesores. Mi recomendación al MPPE es que antes de iniciar una reforma curricular se forme a las y los profesores que conducirán dicha reforma. De lo contrario se corre el riesgo que la reforma se quede en la retórica y no logre cambiar realmente las prácticas pedagógicas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1600 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a235125.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO