La UCV, una caja negra

La tristeza cada día aumenta dentro de la comunidad UCVista, el acelerado descenso de la calidad de las providencias estudiantiles, que por cierto, son producto de luchas incansables que dejó mucha sangre derramada de dirigentes estudiantiles a manos de aquellos que en aquel momento detentaban el poder, Acción Democrática y Copei, son causa de tan amarga situación. Servicios como el comedor, El transporte, las bibliotecas, las salas de informáticas, las becas, por sólo nombrar algunos, muestran la cara más cruda de la ineficiencia. Los estudiantes y toda la comunidad UCVista vivimos día a día los embates de una mala gestión que ha puesto todo su esfuerzos en atacar un proceso revolucionario que los Venezolanos hemos decidido emprender y construir, en vez de trabajar para lo que fue electa. Las autoridades de la Casa que vence las sombras no han entendido, en primer lugar, que la UCV no les pertenece, y como decía el Che, “La Universidad no es patrimonio de nadie, pertenece al pueblo”; en segundo lugar, que la estructura medieval que mantiene la UCV está condenada a morir, ya que permite vicios como la corrupción dentro de su administración, y además aleja por completo al sistema democrático participativo y protagónico por el que los Venezolanos elegimos.

Nosotros los estudiantes Revolucionarios, Bolivarianos y progresistas estamos decididos a demoler esa vieja estructura que tanto daño le ha hecho a nuestra universidad y a nuestro pueblo, y por su puesto a construir una que cumpla con el mandato de nuestro pueblo, una que se sumerja a diario a debates y discusión para buscar soluciones reales a los problemas sociales de nuestro país, una universidad que en vez de proponer Rejas para ser cerradas, elimine todo los mecanismos de filtro existentes en ella que dejan un alto número de excluidos, sobre todo de zonas populares; una universidad, que en vez de perseguir a las voces que le somos incomodas al poder y privilegios de élites, se encargue de trabajar en beneficio de todos sus miembros; una universidad que en vez de ser una caja negra en la administración de sus recursos, busque mecanismos donde todos sus miembros podamos, no solo ver que se hace con el presupuesto, sino también participar directamente en la ejecución del mismo.

Ya basta de engaños… La UCV nos pertenece a todos los venezolanos….

La UCV no es un Club privado de la Burguesía.

Por una UCV transparente, revolucionaria, popular, democrática, abierta al pueblo y al servicio del pueblo.


(*)Presidente del Centro de estudiantes de la Escuela de Trabajo Social UCV
Miembro del frente de Estudiantes contra la Privatización UCV


Kdac_23@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2541 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social