El "economista criollo" revela cómo emergió la "economía complementaria" china a inicios del siglo XXI

Usar bien tanto la "mano invisible" como la "mano visible".

Xi Jinping (2014)

INTRODUCCIÓN

A continuación se presenta un análisis del contexto donde se desarrollaron las estrategias de planificación política, económica y social de la República Popular China en los últimos años, que la llevaron a ser la primera economía del planeta a inicios del siglo XXI, que hemos denominado la emergencia de la "economía complementaria" en ese país, que consideramos se erige en la actualidad como una alternativa al modelo de relaciones sociales capitalista y socialista.

La Tercera Vía, la economía mixta o la complementaria, fue uno de los temas económicos más relevantes y controversiales a lo largo del siglo XX, debido a los niveles de desigualdad social global que mostraban los países indistintamente del sistema económico imperante, sean capitalistas o socialistas. En la teoría y en la praxis, ambos sistemas ortodoxos y antagónicos, demostraron no poder resolver por sí sólo el tema de la desigualdad, desarrollo y el crecimiento económico con inclusión social. Valga decir, en los países que aplicaron el neoliberalismo y el socialismo científico en los últimos ochenta años, no lograron detener la expansión del problema de la desigualdad.

Aquí intentamos responder la siguiente pregunta: ¿Qué incidencia tiene un proyecto político como el de una economía complementaria aplicada en China a inicios del siglo XXI para el desarrollo económico de una nación? Una pregunta clave para que los ministros, asesores y gerentes públicos venezolanos investiguen y comprendan la dinámica de las transformaciones chinas y su importancia en la económica mundial en los últimos años.

EL CONTEXTO ECONÓMICO GLOBAL DESDE LA ORTODOXIA CAPITALISTA Y SOCIALISTA

La búsqueda del camino hacia el desarrollo o crecimiento económico con inclusión social es el dilema a resolver por los planificadores gubernamentales de todos los países. La realidad ha demostrado, que desde los noventa la sociedad globalizada ha presentado constantes cambios en lo tecnológico, lo político y lo cultural. No obstante, en términos generales, en lo económico y lo social no se ha satisfecho las necesidades materiales, de ingreso y de empleo de casi el 70% de la población mundial.

Si bien es cierto, que no ha llegado aún el fin de la historia planteado por Francis Fukuyama, donde proclamaba la victoria final e irrevocable del liberalismo de mercado, hemos visto como países como China, aplicando profundas reformas gubernamentales y jurídicas, con la participación directa del Estado y con una economía de mercado abierta al mundo globalizado, ha llegado a ser en los últimos años la primera potencia económica mundial, desplazando a Estados Unidos, Japón y Alemania. De tal forma, se ha convertido en una economía modelo a estudiar.

En contraste con lo anterior, las economías que han aplicado en los últimos años las políticas neoliberales han sufrido un revés y han incrementado los niveles de desigualdad y bajo crecimiento económico. En ese sentido, luego de muchas privatizaciones fallidas, y el fracaso de los mercados financieros globales con intervenciones de rescate masivo por los gobiernos, consideramos que es el momento de volver a evaluar sobre la aplicación de una alternativa a los modelos antagónicos por esencia: el capitalismo y el socialismo, y comenzar a mirar, como lo hizo China, un modelo dual, híbrido, complementario, mixto o la tercera vía que tanto economistas han insistido sobre su aplicación desde mediados del siglo XX.

No obstante, aún quedan retos praxiológicos y teóricos por resolver en el pensamiento económico emergente: superar la comprensión de la realidad actual desde esa perspectiva estrictamente economicista y que defiende el modelo dominante (capitalismo), a pesar que la sociedad del siglo XXI, está consciente de los efectos devastadores y contraproducentes para la vida humana, la naturaleza y el planeta que en él se reproducen.

Los defensores del capitalismo insisten que cualquier "alternativa" para superar los males que se han acumulado en los últimos años tiene que darse dentro del sistema: "dentro del sistema todo, fuera, nada, el abismo", a pesar de las desigualdades y el oscuro panorama. Su racionalidad gira alrededor de las siguientes premisas: 1) No hay bienestar sin crecimiento económico; 2) Los problemas ecológicos tienen soluciones tecnológicas; 3) El comercio y la inversión son la base del desarrollo; y, 4) Si a las grandes corporaciones les va bien (bolsas de valores) a todos les va ir bien.

En contraposición, se sugiere, que la lógica de cualquier modelo de desarrollo alternativo, o lógica de la transición, postcapitalista, debe ser en función del bienestar económico, de la economía sustentable, distribución equitativa de la riqueza social y la disminución de la desigualdad social. En esto juega un papel fundamental el Estado, que debe trabajar por políticas públicas que atiendan la efectivamente la voluntad de la ciudadanía, por encima de los intereses o influencias de los conglomerados empresariales.

CHINA LA PRIMERA ECONOMÍA DEL PLANETA

La China de inicios del siglo XXI, aún no ha abandonado la ideología socialista, sino que la complementa con la economía de mercado.

Como es sabido, China en el 2018 es la primera economía del planeta. Diversos expertos nacionales e internacionales, derecha e izquierda reconocen que ese país asiático ha basado su crecimiento económico en su sector exportador, apoyado con una fuerza laboral económicamente más barata. Sus inversiones se han destinado a estimular las inversiones productivas con mira a exportar. Esto le ha llevado a acumular grandes reservas de divisas y títulos financieros, incremento de su competitividad internacional, avance tecnológico y el estímulo al sector financiero.

¿PERO, QUE HA CONLLEVADO A CHINA A ELEVADOS NIVELES DE CRECIMIENTO Y DESARROLLO ECONÓMICO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS?

Debido a las grandes decisiones tomadas por el XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China en noviembre de 2012, que conllevó al Gobierno a afrontar activamente las dificultades y desafíos que les ha tocado vivir y profundizar con firmeza una serie de reformas y aperturas, impulsar enérgicamente la modernización del sistema y la capacidad del Estado. China involucró a toda su sociedad para la materialización de su sueño: la gran revitalización de la nación china, iniciando la nueva expedición de su reforma, apertura y modernización.

Pero algo que se considera significativo para comprender los factores que han incidido en los niveles de desarrollo económico alcanzados por China en la segunda década del siglo XXI, es que SE DECIDIÓ A IMPULSAR REALMENTE UNA ECONOMÍA COMPLEMENTARIA, mixta o una tercera vía, como quiera llamarse, más allá de algunas diferencias ideológicas detrás de los autores de dichas denominaciones.

REFORMA CHINA: "USAR BIEN TANTO LA MANO INVISIBLE COMO LA MANO VISIBLE"

El presidente chino, Xi Jimping (2014), se planteó como estrategia de desarrollo "Usar bien tanto la mano invisible como la mano visible." Veamos de qué se trata.

China pasó de la teoría a la práctica. Ha hecho que el mercado desempeñe un papel decisivo en la asignación de los recursos y que al mismo tiempo su Gobierno juegue un rol importante como planificador central. Los resultados han sido significativos. Comprender el cómo lo alcanzaron es objeto de estudio. TANTO MERCADO COMO SEA NECESARIO Y TANTO ESTADO COMO SEA SUFICIENTE, conllevan a captar con precisión el significado y la importancia que representa ese nuevo sistema económico, que ahora podría servir como referencia a cualquier país, SOBRE TODO A LA VENEZUELA ACTUAL, CUYO GABINETE ECONÓMICO NO ENCUENTRA LAS VÍAS REVOLUCIONARIAS PARA SALIR DE LA CRISIS ECONÓMICA EN QUE SE ENCUENTRA.

China logró profundizar de manera integral el proceso de reforma planificado a fin de promover el desarrollo sano y ordenado de la "economía de mercado socialista". Con respecto al encuentro complementario de los roles del mercado y del gobierno, su presidente Xi Jinping sugiere:

…que hay que observar la dialéctica y la doctrina de que la moneda tiene dos caras, usar bien tanto la "mano invisible" como la "mano visible", y esforzarse por crear una configuración de papeles del mercado y el gobierno orgánicamente unificados y recíprocamente complementados y coordinados, que promuevan un desarrollo económico y social sostenido y sólido.

La III Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido Comunista aprobó poner como prioritario la reforma del sistema económico y resolver la coordinación entre el gobierno y el mercado. Se estableció, que EL MERCADO JUGARÍA UN PAPEL DECISIVO EN LA ASIGNACIÓN DE LOS RECURSOS, y que EL GOBIERNO DESEMPEÑARÍA MEJOR SUS FUNCIONES. Ambos objetivos fueron planificados y ejecutados, representando un avance sustancial del reconocimiento social del Partido Comunista y de las normas que rigen la construcción del socialismo con peculiaridades chinas. Lo que ocurrió fue una adaptación del marxismo a las condiciones nacionales de China. Esto significó que LA ECONOMÍA DE MERCADO SOCIALISTA ENTRARA EN UNA NUEVA FASE DE DESARROLLO.

Hacer que el mercado juegue un papel decisivo en la asignación de los recursos y que el gobierno desempeñe mejor sus funciones son estrategias que conllevaron a la integración orgánica y del mercado y del Gobierno, que ahora, no se niegan entre sí. Xi Jinping sugiere: "No debemos separarlos ni contraponerlos. No podemos sustituir ni negar el papel del gobierno con el papel decisivo del mercado en la asignación de los recursos, ni viceversa."

LA RELACIÓN ENTRE EL GOBIERNO Y EL MERCADO

La relación entre el gobierno y el mercado fue el tema central de la reforma del sistema económico de China. La III Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido modificó el papel del mercado en la asignación de los recursos de "básico" a "decisivo". Aunque sólo se haya cambiado una palabra, la definición de la "función del mercado" es totalmente nueva en China. El "papel decisivo" representa la continuación y la extensión del "papel básico".

La economía de mercado socialista de China se ha desarrollado en los últimos veinte años, aunque aún existen muchos problemas y factores que restringen la eficacia de los sujetos del mercado, obstaculizando el pleno desempeño del mercado y los principios económicos básicos, como por ejemplo la ley del valor. El Gobierno chino aún reconoce muchas de sus fallas económicas, pero siempre son optimistas en corregirlos lo más pronto posible para el beneficio del sistema económico. "Mientras no demos soluciones adecuada a estos problemas, será difícil conformar un sistema perfecto de economía de mercado socialista e impulsar el cambio de la modalidad del desarrollo y el reajuste de la estructura económica."

LA REFORMA HACIA LA ECONOMÍA DE MERCADO SOCIALISTA: LAS 8 ESTRATEGIAS CHINA

El Gobierno chino ha decidido ir disminuyendo poco a poco la asignación directa de recursos a la sociedad. Algo que lo ha logrado por medio de la implementación de denominada "REFORMA DE LA ECONOMÍA DE MERCADO SOCIALISTA", por medio de: 1) Promover la reforma de la mercantilización tanto en su amplitud como en profundidad. 2) DISMINUIR LA INTERVENCIÓN DIRECTA DEL GOBIERNO EN LAS ACTIVIDADES MICROECONÓMICAS. 3) Acelerar el impulso de un sistema de mercados unificados y abiertos de competencia ordenada. 4) Establecer reglas de mercado equitativas, abiertas y transparentes. 5) Entregar al mercado las actividades económicas que el mecanismo de mercado puede regular con eficiencia. 6) ENTREGAR AL MERCADO LOS ASUNTOS QUE EL GOBIERNO NO DEBE ADMINISTRAR O DONDE NO HA SIDO EFICIENTE. 7) Permitir que el mercado desempeñe plenamente su papel en todos los dominios en los que es capaz de hacerlo.

Finalmente, el gobierno chino 8) HA DECIDIDO PROMOVER LA MAXIMIZACIÓN DE LA RENTABILIDAD Y LA OPTIMIZACIÓN DE LA EFICIENCIA EN LA ASIGNACIÓN DE LOS RECURSOS para que las empresas y los individuos se doten de mayor fuerza y tengan mayor espacio para desarrollar la economía y crear riqueza.

EL ROL DEL PARTIDO EN LA ECONOMÍA

La política juega un papel fundamental en China. El Partido Comunista tiene poder de decisión en todas las actividades de la sociedad. El éxito alcanzado en los niveles de desarrollo económico en los últimos años, incluso, en los años de crisis mundial, ellos lo atribuyen a vinculación social con la dirección del Partido, donde su estructura juega es activa en todos los niveles de dirección y de todos sus militantes. Tiene una poderosa estructura y las decisiones de la dirección del Partido son vinculantes en la vida política, económica, social, tecnológica, ambiental, cultural, etc. ES LA GARANTÍA FUNDAMENTAL PARA QUE EL GOBIERNO DESEMPEÑE SU PAPEL.

Una clave es la formación de todos los cuadros y militantes del Partido Comunista chino, sobre todo de los cuadros dirigentes, a quienes SE LES EXIGE QUE DEBEN SEGUIR PROFUNDIZANDO SUS ESTUDIOS EN LA PRÁCTICA Y PROFUNDIZANDO LA PRÁCTICA EN EL ESTUDIO. Investigar problemas nuevos, sistematizar experiencias nuevas y aprender a usar bien tanto la "mano invisible" como la "mano visible" para convertirse en expertos en el control de las relaciones entre el gobierno y el mercado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1549 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: