Violación de niños : la mas grave violación de los DH. ¿Y nuestros Cardenales y Obispos? ¡Silencio de Sepulcro!

Al ver la explosión de rabia de tantos padres y madres alrededor de todo el mundo quienes asisten a la puesta en escena de las mas terrible tragedia, escondida por años y por cúpulas religiosas, a la que se enfrenta la Iglesia Católica: la pederastia o abuso sexual infantil ejercido por muuuchos simples sacerdotes y tambien (sospecho) por muchos cardenales, obispos y arzobispos, y constatar el silencio infame y cómplice de todos los JERARCAS católicos, me viene a la memoria aquella historia del Padre Biaggi (¿le recuerdan? 1961. Tenía yo 7 años de edad. ) y su enredo de abuso sexual con su hermana de 24 años, aparecida muerta de varias puñaladas.
Este sacerdote cumplió con 3 años de cárcel, pero el enredo y las intromisiones de los jerarcas eclesiásticos de la época para tratar de "ocultar" el delito son archiconocidas. Aunque este delito no es considerado pederastia, dada la edad de Lesbia Biaggi (la jóven muerta), si nos alecciona en cómo la Iglesia desde hace ya muchos años ha ocultado bajo el manto de lo DIVINO o SAGRADO de la misión sacerdotal, un cúmulo de abusos sexuales cometidos por sus elegidos. ¡Imaginense ustedes que el Padre Biaggi fue liberado por "falta de pruebas categóricas"! ¡Carajo! ¡Y una muestra del sémen del padre concordó con una muestra encontrada y tomada de la vagina de la jóven muerta! y eso NO ERA CATEGÓRICO! Y no solo es quienes han sido valientes al denunciar los hechos, sus familias, sus amigos, sus allegados; es los miles y quiza millones de padres y madres quienes guardaran en su corazón la sospecha de que su niña o su niño, talvez, haya sido abusado sexualmente por algún padre-sacerdote, a quien le confiaron desprevenidamente la guia espiritual de sus chiquillos y chiquillas, en parroquias, colegios, centros de rehabilitación, en cursillos de cristiandad, en cursillos para primera comunión, en retiros espirituales, en ayudantías como monaguillos.

La pedofilia, escandalosamente, se ha estado transformando en un secreto a voces en los ámbitos de la Iglesia. Los escándalos en las Iglesias Americanas, Australianas, Inglesas, son ahora mucho mas frecuentes. En América Latina, y mas concretamente en Venezuela, el tema pasa por debajo de la mesa. Nadie quiere enfrentar una realidad que está allí, latente, que existe, que se siente en la atmósfera cargada de los recintos, en la mirada lasciva y abiertamente sexual de algunos sascerdotes, y en el silencio temeroso de algún papá que la percibe, que la nota, que la sospecha, pero que NO CREE QUE ESO SEA POSIBLE PORQUE LOS SACERDOTES SON LOS REPRESENTANTES DE DIOS EN LA TIERRA.

Pensemos por un segundo que esto le puede suceder a cualquiera de nuestros niños y en las mejores familias y que es el momento de decirle a los papás que la pedofilia puede pasar en sus casas, en las iglesias, en las casas sacerdotales, en las oficinas de los sacerdotes, en las casa curales. Es absolutamente necesario que entiendan que el abuso sexual de menores, generalmente, viene de parte de personas cercanas, que el abuso sexual empieza con la mirada sexual, luego la sonrisa sexual,y entonces la palabra sexual, con las sugerencias (invitaciones) sexuales, y se concreta con el roce físico en las zonas que usted conoce, con el tacto; no se trata de crear pánico ni desconfianza irracional hacia los representantes de la iglesia, es solo hablar del tema, denunciarlo, hacerlo conocido para prevenir.

Hay que educar a los niños. Hay que decirles abiertamente que el abuso sexual existe y que puede venir de personas muy cercanas, muy familiares, muy conocidas y el educar pasa por el hogar en primera instancia, luego por los profesores, por los médicos en sus controles periódicos con los niños y sus padres, por los periodistas, por que se hable del problema finalmente. No es alarmar, sino hacer que la gente abra los ojos y sepa que el tema existe. No es ir en contra de toda la iglesia, sino de exigirle a los prelados que acepten su responsabilidad con su silencio cómplice y con sus injerencias para tratar de que casos de pedofilia comprobados sean olvidados y sus actores perdonados, y exigirles que actúen de inmediato para desterrar de la Institución todo rastro de abuso sexual.

La Institución de Iglesia Católica no escapa y no ha escapado, a través de su historia, de etapas oscuras que riñen frontalmente con lo que nuestro Señor Jesucristo predicó, por lo cual luchó, y por lo cual finalmente, murió. ¿Cuantos crímenes no ha cometido la Iglesia en nombre de Dios? Solo un ejemplo: el negro, bochornoso, trágico, período de la Inquicisión. Cuanta injusticia. Cuantos juicios sumariales. Cuantas hogueras satánicas. Cuantas jovenes mujeres asesinadas por no poder justificar hechos físicos conocidos. Cuanta sangre derramada en nombre de Dios. En esta época de cambios la Iglesia se ve desnudada por las historias europeas, americanas, de pedofilia sagrada. Y creo que es una oportunidad que se le presenta a la Iglesia para exorcisarce y denunciar cualquier abuso sexual por parte de sus miembros. Pero la realidad es otra, al menos en Venezuela. La Conferencia Episcopal Venezolana se pasea por el campo de los DH en su Exhorto de la 84va Asamblea; ataca soterradamente al gobierno nacional y dice que:

"Compartimos el dolor de tantas personas inocentes y de sus familiares, víctimas de diversas formas de violencia que se han hecho cotidianas, y denunciamos este flagelo que está deteriorando nuestra sociedad: asesinatos de los fines de semana; masacres, como la de los estudiantes de la universidad "Santa María" en la Urbanización Kennedy, o la muerte de jóvenes soldados en diferentes instituciones militares; los ajustes de cuentas en los barrios; los enfrentamientos, supuestos o reales, entre delincuentes y organismos de seguridad; la delincuencia incontrolada; los secuestros; el creciente sicariato; la situación carcelaria…"

¡pero no menciona para nada la aberrada violación de los DH de los niños por parte de los sacerdotes! Luego continua con la violación de los DH de quienes ellos llaman Presos Políticos, pero que nosotros sabemos que son políticos malandros presos; sigue con lo que ellos llaman "discurso belicista y militarización del conjunto de la vida social", haciendo clara alusión al Sr. Presidente Chávez, pero......¡nada de denunciar la terrible PEDOFILIA que invade a la Iglesia! Y finaliza con una joya de cinismo purpurado:

"Por todo ello reiteramos el llamado a reforzar la seguridad ciudadana, a proscribir la impunidad, a no tolerar los abusos de los cuerpos de seguridad, a no permitir que la justicia se partidice, y a dar plena vigencia al mandato constitucional que establece claramente la primacía de lo civil en un estado democrático de derecho. Nos unimos a cuantos condenan como inhumano y absolutamente injustificable todo acto de terrorismo, como el de Londres, y ofrecemos nuestra oración por los que han muerto y nuestra solidaridad con las demás víctimas."

Mentirosos, Sres Obispos. Majaderos. Tapadores de pecados horribles de sus propios miembros. ¡No hay nada sobre los abusados sexualmente por casi toda la jerarquía eclesiástica del mundo! Ellos (los obispos) callan, contraviniendo el mensaje de Cristo. Ellos silencian lo que a gritos se oye. Ellos apoyan, con su evasiva, los entuertos sexuales de sus miembros. Y pienso en lo que siempre decía mi profesor de Historia en la ULA: "Quien calla, otorga"
Es sencillamente terrible oir, o ver a través de la prensa extranjera, que un Sr. obispo, él solito, habría abusado sexualmente de unos 200 niños, y todos ellos eran sordos-mudos! Ellos jamás podran decir algo en contra de ese obispo. Solo podrán escribirlo, y al escribirlo perderá la fuerza de las palabras.¿Cómo, Dios mío, abusar de un joven quien está en posición de minusvalía, de debilidad, y hasta de confianza extrema?

La cúpula de nuestra Iglesia va bien duro en contra del presidente, de su política, de su entrega. Él, el presidente, quien es el presidente que mas ha atendido a los niños y a los jovenes. Pero calla cómplicemente cuando se trata de quienes van mas duro en contra de los niños y los jovenes: los obispos y los sacerdotes!

Nuestro Cardenal, el opositor a rabiar, Urosa Sabino, (quien debería firmar: Urosa Sabía no?), en declaraciones a la prensa, aboga por el clima de paz y fraternidad que debe reinar durante la Semana Santa y llama a evitar "cualquier tipo de violencia". Y.....nada de los casos de pedofilia sagrada! Se preocupa por que "hay tendencias que quieren sacar a Dios de la vida pública, de las escuelas,...." y ellos para contrarrestar esa tendencia se encargan de "meterle a Dios" a los niños por otros métodos! habla de los Derechos Humanos de los Venezolanos (pintando en la mente de todos la imágen de Chávez como un violador de los DH), pero calla ante la violación mas grave de un derecho humano de los niños, por parte de miembros de su Iglesia: EL ABUSO SEXUAL o PEDOFILIA!

¡Farsantes! ¡Mensajeros del odio! ¿Cuanto esconderan Urosa Sabino, Lückert, Porras, Viloria Pinzón, Santana Sequera, Dios Mío?

Miren lo que leí en una página Chilena
"Se calcula que una de cada cuatro niñas y uno de cada ocho niños serán sexualmente agredidos antes de cumplir 16 años. En el 90 por ciento de las veces el abusador es un hombre y en más de un 80 por ciento de los casos será un conocido." ¡Terrible!

Patria Socialista O Muerte. ¡Denuncia al obispo violador!


villegas_41@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4741 veces.



Oswaldo A. Abarca

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor