Carta abierta a nuestro Presidente

Querido Presidente:

Espero que Ud. lea Aporrea como lo hacemos todos los que estamos con este
Proceso. Es así que con toda confianza en Ud. le cuento el siguiente
problema para que Ud. ayude a mi esposo, y ¿por qué me dirijo a Ud?, lo hago
porque ya he agotado todas las instancias posibles, incluso la de la
Presidencia del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y no he tenido
ninguna respuesta. A mi esposo ni lo ignoran.

Edgar José Chacín Rivas, C.I. 797930, nacido en Guayana el 20/07/1940,
trabajó como esclavo de su papá, Teófilo Chacín, quien a su vez era esclavo
de los Sucre Figarella en el hato el Amparo a unos 15 kilómetros de Ciudad
Bolívar, desde los 8 años, al igual que todos sus hermanos. Estudió con
mucho trabajo la primaria y el bachillerato en Guasipati y en Ciudad
Bolívar, incluso tiene una anecdota pues él como ni siquiera tenía medias
nuevas nunca, puso de moda en el Liceo asistir a clases con una media de un
color y la otra de otro color.

Así llega a Caracas a la UCV a estudiar Derecho pasando mucho trabajo y
hambre y llegó a 3er. año pues era muy buen estudiante y desde que llegó a
Caracas se metió a la Juventud Comunista y empezó a luchar, tanto luchó que
a los 20 años, cursando el 3er. año fue hecho preso por la Digepol. Allí
comenzó su peor viacrucis, de cárcel en cárcel, de paliza en paliza, de
huelga de hambre en huelga de hambre, cumplió toda su condena de 9 años.
Digepol, la Planta, Cárcel Modelo, Isla de Tacarigua (el Burro) donde
compartió con hombres como Clodosvaldo Russian, Cárcel de Ciudad Bolívar,
Cárcel de Maracaibo y otra vez la Cárcel Modelo. Nos conocimos en la
Universidad cuando yo entre a 1er. año de derecho y él estaba en el 3ero.
(por cierto entre sus compañeros de clase estaba el Dr. Isaias Rodríguez de
quien siempre se acuerda de sus poemas ya que mi esposo también es poeta).
Lo visité en la Digepol pero no me lo dejaron ver y así fue un poco mi
pregrinar hasta que el 26 de noviembre del 70 nos casamos estando él en la
Cárecel Modelo.

Cuando sallió nos dedicamos al duro trabajo de salir adelante con los dos
hijos que tuvimos, y le confieso, yo por mi parte completamente entregada
pensando que "no habiamos tomado el cielo por asalto" y ya no lo íbamos a
tomar nunca. Luego llegó Ud. y todo este "sueño" que a duras penas estamos
llevando a la realidad.

Ayer lo veo en Vive (en la noche), entregando las pensiones a los viejitos
de su maravilloso decreto y salgo corriendo a ver en la página Web del
Seguro si por fin le salió la de él, pero no, no fue así, entonces me decidí
a escribirle por este medio. Mi esposo culminó en la Caja Regional de
Cagua, todos sus diligencias y llenó todos sus requisitos el 17 de marzo
2.006, pagando por último en esa fecha en la cuenta del Seguro en Banesco en
Cagua casi 2 millones de bolívares para completar sus cotizaciones. Tiene
todo en regla y ya desde octubre del 2.006, según la información que
suministra la página Web del Seguro tiene todo abonado; en la Caja Regional
de Cagua no nos dan respuesta, ignoran porque no le ha salido por cuanto ya
hace mucho tiempo le debió salir, en Caracas en el Seguro Social igualmente
ignoran porque, debiéndole haber salido, sigue pendiente. Me indicaron que
le escribiera la Presidente del IVSS una carta exponiéndole el problema y así
lo hice sin ningún resultado, por ello y también por todos los que están en
la misma condición de mi esposo, como último recurso, le expongo la
situación a Ud. pues sin que me quede la menor duda, lo que no hace Ud. no
lo hace nadie.

Le conté con mucho orgullo, admiración, respeto y amor un resumen de la
historia de mi esposo, no por que crea que él por su lucha tiene más
derechos que los otros trabajadores que llenaron sus requisitos, sino porque
creo que por su lucha, por ser venezolano, y por haber cumplido con todos
los requisitos exigidos por el Decreto suyo, tiene el mismo derecho que
todos los demás y que necesita mucho su pensión y es justo que la reciba
cuanto antes, de lo contrario el IVSS se está enriqueciendo sin causa con el
dinero que sus hijos le dieron para pagar las cotizaciones pendientes, y
además se está violando el Art. 51 de nuestra Constitución, amen de su
derecho humano de ser pensionado. Tengo la más absoluta confianza en que Ud.
resolverá positivamente esta lamentable situación y ordenará una
investigación para ver cuantos casos más hay así y resolverlos sin que
tengan que espera más.

Siempre a su lado mi Comandante,

Victoria Elena Otero de Chacín
0414 5883127 Cagua Aragua

veoch@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5488 veces.



Victoria Elena Otero de Chacín


Visite el perfil de Victoria Elena Otero de Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: