Fuego y asesinatos al sur de Cali: Masacre en Siloé

Sobrevuelan dos helicópteros en la ciudad de Cali, es de noche.

La represión impuesta por el presidente Iván Duque, despliega toda su artillería fascista contra la población en resistencia, son los jóvenes de barrios populares. Sobre las casas de dos pisos bajo un humo, resplandece la montaña de Siloé. En esa montaña, su población bajo las estelas del cielo presagia el infierno impuesto, un rayo de angustia permite recorrer las calles, jóvenes gritan desesperados ante la arremetida por parte de miembros del ejército que con balas de fusil ataca: el asesinato de tres jóvenes, 35 heridos, entre ellos varios niños. Es una masacre perpetrada por el GOES del ejército de Colombia que ha empezado a atacar a la población en los barrios al Sur de Cali en la noche: Siloé, La luna y sobre la quinta de la loma de la cruz. Mientras una población duerme, el ejército ataca a la población inerme y decide asesinar a sangre fría con fusil. La modalidad es realizar los ataques en la noche entre 8 pm y 11 de la noche.

Los Helicópteros desde las 9 pm. Sobrevuelan

Asesinatos van y vienen de las comunas del sur de la ciudad de Cali. Los jóvenes no son vándalos, muchos trabajadores informales y desempleados viven en condiciones de pobreza impuesta por las formas inatendidas y represoras que ha impuesto el gobierno de Iván Duque. A las 10: 30 los helicópteros siguen sobre volando en el cielo del sur de Cali. La ciudad no duerme, porque el infierno que impone el presidente Iván Duque está bajo 2.500 hombres del ejército en la ciudad y otros municipios para arremeter contra los jóvenes de la resistencia.

El mundo debe dirigir sus ojos al cielo de la ciudad de Cali, allí hay asesinatos de jóvenes en los barrios de Siloé, Puerto Rellena, Loma de la Cruza; el gobierno de Iván Duque con sangre y fuego quiere fraccionar, acabar la resistencia popular que se halla instalada con toda la confianza política de su naturaleza -misma: las reivindicaciones que no han sido atendidas. En ese tiempo, la población ha dado con un cíclope de gran ineptitud política, preformado por un cretinismo individual: el presidente Iván Duque, el cual se perpetua bajo la ignominia escabrosa de su pater family: el genocida Álvaro Uribe Vélez. El cíclope de Iván Duque recurre a otro habitáculo y es la represión a través del comandante del ejército nacional Eduardo Enrique Zapateiro quien expresó de manera rimbombante, autosuficiente y autoritaria:

"Tengo 480 hombres orgánicos, 16 pelotones que tengo en estos momentos desplegados en la ciudad de Cali, eso es inicialmente la primera fase señor presidente, me voy con la segunda orden del señor presidente de la república y es la campaña al apoyo para la recuperación de esta cadena productiva que tenemos que romperla. Yo, quiero que confíen en nosotros, aquí hay medios de helicópteros tanto de policía como de ejército ya están dispuesto allá. Mas tarde le voy hablar de cifras, de manifestantes, de puntos de bloqueos que son como 16 en carretera. No se preocupe ese es nuestro problema y para eso estamos entrenados y para eso tenemos los recursos y los medios, no necesitamos molestarlos a ustedes de pedirles que nos den camiones. No. Nosotros con nuestros medios somos autosuficientes y vamos a cumplir la misión emitida por nuestro presidente de la república"

El gobierno de Duque, deja el mando absoluto y control de la ciudad de Cali al comandante Eduardo Enrique Zapateiro, hombre que en su espalda tiene tres operaciones de guerra contrainsurgentes y ahora le corresponde bajo su entrenamiento arrasar una población en resistencia, cueste lo que cueste, la sangre verterá, porque según él se propone acabar la resistencia en dos fases.

Hoy, bajo la ordenanza del ciclope de Duque y desde la caverna de su gobierno el comandante Zapaterio cumplió: ordenó el bombardeo con ráfagas de fusil en Siloé, tres personas murieron y otras en el barrio la Luna, el barrio la Loma de la Cruz, dejando en esa estela 35 heridos. En medio del ruido, entre las 8 y 10: 30 pm se siembra el terror y la angustia se perciben gritos, sollozos, los helicópteros van y vienen. Son las 10: 35, los helicópteros empiezan a desplazarse y sus hélices se van alejando del cielo. El silencio reina, la ciudad duerme. Los asesinatos se han perpetrado y los heridos buscan refugio y atención.

El cíclope de Iván Duque volvió el cielo de la ciudad de cali un infierno, mientras en medio de la noche su alcalde Jorge Iván Ospina duerme, quizás soñando con lo que le es esquivo: el poder.

 

bastidasjohn@bluewin.ch



Esta nota ha sido leída aproximadamente 804 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas