Cuando el perro parece morder a su amo

CUANDO EL PERRO PARECIERA MORDER A SU AMO. COMENTARIOS SOBRE EL INCIDENTE ENTRE AGENTES DE LA PNB Y OSWALDO RIVERO "CABEZA DE MANGO" DE ZURDA KONDUCTA.

Edgar Valero Díaz.

1.- Si no fuera por las implicaciones que atribuyen al incidente callejero con marcados visos de atropello a un ciudadano por parte de miembros del más importante organismo de orden público del País, la Policía Nacional Bolivariana, tendría claros aspectos holliwoodenses de película policial con agentes del orden de actuación violenta y viandante distraído abordado con premura y agresión por agentes, que parecían obedecer órdenes específicas de captura contra un delincuente de alta peligrosidad.

En las vistas teledifundidas, aprecio en primer lugar a un ciudadano que resultó ser Oswaldo Rivero, uno de los presentadores conocido y llamado por sus compañeros de Zurda Konducta como "Cabeza de Mango" o simplemente "Mango", con los brazos en alto en señal de sumisión y libre de amenaza hacia agentes del orden, mientras gritaba con marcada insistencia, se desconoce la razón "me quieren sembrá". Según se desprende de la baraunda, parecían intentar detener al presunto delincuente, quien a su vez alegaba que registraran su vehículo para que determinaran si había alguna sustancia indebida, armas o alguna otra cosa que significara violación de disposiciones de algún tipo.

Este pedimento que realizara el Sr. Rivero parecía razonable, con el fin de determinar el alegato de "inocencia" del ciudadano en cuestión, no obstante los agentes del orden insistían en que el Sr. Rivero fuera a un vehículo policial que parecía fungir como de oficina móvil, supongo que mientras asentaban la "novedad" para realizar el parte correspondiente. Finalmente el ciudadano en cuestión fue reducido por la fuerza mientras continuaba gritando a viva voz, que lo, o le "iban a sembrar", interpretable de dos maneras: más probablemente que lo iban a asesinar o que se refería a que le colocarían armas o alguna substancia ilegal, con el fin de inculparlo; se pudo ver como los agentes requisaban el vehículo sin la presencia del ciudadano Rivero. Luego de forcejear fuertemente con sus captores, donde figuraban dos damas agentes, fue reducido y llevado a la unidad de Policía Nacional Bolivariana, y deduzco, porque no lo sé de pleno conocimiento, que de alguna manera se resolvió el impasse, por el hecho de haberse presentado en el programa de Zurda Konducta de la misma noche.

2,- Creo haber realizado una sucinta pero fidedigna descripción de lo acontecido con motivo de la detención del ciudadano Oswaldo Rivero por parte de la PNB. Ahora voy a expresar algunas observaciones respecto a lo acontecido el 11/10/19. En las adyacencias del Parque Carbobo, frente al edificio del Ministerio Público.

Por informaciones adicionales pareciera que del comando de la PNB se ordenó localizar y detener a un vehículos con las características del vehículos del ciudadano Oswaldo Rivero por ser sospechoso de hecho punible o simplemente como asegura el Sr. Rivero en sus declaraciones la misma noche en ZK, en las cuales dejó muy claro que fue una "acción intencionada contra su persona porque lo quieren silenciar" por haber denunciado graves hechos ilegales del organismo policial, que según sus declaraciones textuales … "conozco casos que no son personajes públicos, que han denunciado y los ha sembrado" (asesinado)… que el declarante establece que los agentes, implicados porque según sus propias palabras " no son todos, tenían qué conocer que el vehículo que estaban interviniendo era el suyo, y tenían la intención de sembrarlo (asesinarlo) lo cual, explicaría su reacción contra la policía y su terror, al denunciar que lo querían "sembrar" y de hecho lo estarían "secuestrando" para luego asesinarlo. No obstante, sí como claramente indica la víctima que la intención era desaparecerlo, pienso en descargo de los policías actuantes y presuntos autores intelectuales si existieren, que carecería de toda lógica desde el punto de vista de los supuestos secuestradores que intentaran realizar la retención tipo secuestro en una vía pública con gran afluencia de personas, adyacencias del Parque Carabobo frente al edificio de la Fiscalia General de la República en horas diurnas, a la vista de "todo el mundo" con decenas de testigos presenciales y grabación en videos. Aunque Rivero no lo mencionó se dice que las razones para finiquitarlo, serían serias críticas que ha realizado donde habla en contra de grupos infiltrados, que controlarían entre otros organismos las policías, y posiblemente algunos que pudieron sentairse aludidos cuando dijo en acto púbico "Nosotros somos la revolución, no los 10 carajos que tienen negocios con empresas en esta vaina"

a) Si este no fuera el caso, que no era que el grupo de policías lo iban a ultimar, sino que se había ordenado la detención del Sr. Rivero por cualquier razón, justificada o no, el accionar policial fue completamente equivocado porque la Policía, debe conocer la ubicación exacta de su domicilio, o de su lugar frecuente de trabajo por ser funcionario a la orden de TVN emisora del Estado, presentador del programa Zurda Konducta, los jueves y viernes a las 10 de la noche, pero en caso de ignorarlo, debían poder averiguarlo en minutos, en lugar de presentarse como héroes en cayapa contra un ciudadano, a plena luz del día, que aseguraba se le estaba atropellando como parece que quedó demostrado al ser puesto en libertad luego de breves averiguaciones.

b) Haciendo abstracción del hecho en sí, el grupo actuante de la PNB demostró impericia para manejar la situación, porque si en lugar de haber sido el Sr. Rivero hubiera sido un delincuente ligado a mafias del crimen, narcotráfico, secuestros, atracos etc., con habilidades hamponiles se les hubiera evadido, porque el grupo dejó clara incapacidad para reducir la resistencia de un ciudadano de bien, del común de la ciudadanía y no un avezado delincuente, al punto de que entre 5 funcionarios se vieron a vapores para controlarlo; Es justo reconocer que aparte de someterlo por la fuerza, según lo visto en televisión y al no hacer el Sr. Rivero mención en tal sentido en sus declaraciones de la misma noche en ZK., no le agredieron físicamente.

c) Sin conocer a fondo toda la materia, encuentro que la policía debió actuar de manera más razonable con Oswaldo Rivero, para evitar todo el espectáculo que dieron a plena luz del día, ante la resistencia al arresto o inspección, que se le quería practicar al citado ciudadano, quien lucía casi que aterrorizado, que daba claras y sinceras muestras de temer por su vida y que para justificar tal comportamiento tendría sólida información de casos similares al que el estaba enfrentando, que terminaron en asesinatos como aseveraría en su declaración de la noche al ratificar que conocía de "siembras" realizadas por cuerpos policiales.

d) Quiero llamar la atención sobre la insistencia en la acusación a la policía sobre la "siembra" en el caso en cuestión, lo que no conocemos plenamente, igual que la investigación en sí misma, y pienso que el presentador de Zurda Konducta, al lanzar la acusación a la comisión policial sobre su "siembra", sí no estaba 100% seguro de su afirmación, hace un muy flaco servicio a su parcialidad política por una acción que pudiera estar justificada por alguna circunstancia o denuncia de obligatoria investigación, así se trate de un personaje ligado al gobierno, y a la televisión oficial y sí su actitud profundamente acusatoria, pública y notoria se basaba solamente en sospechas, que tras investigación no resultaren ciertas, estimo que se dañarían dos reputaciones, por un lado la del presentador de ZK. Oswaldo Rivero, que en este caso pareciera haber actuado honesta pero erróneamente, lo que le concedemos conforme a su experiencia por el claramente expresado sobre el conocimiento de "siembras" a manos de la policía, lo que afirmó conocer, la misma noche del viernes,(se pueden ratificar en You Tube tales declararaciones) que justificarían sus temores y acusaciones, al asumirlas en su propio caso como secuestro que antecediera a su asesinato; pero ciertas o no, la reputación de los agentes actuantes, cuyas hojas de servicio se irían por el caño de los desperdicios y hasta pudieran dar con sus huesos en las cárceles por su delito sí en definitiva resultaresn culpables de intento de homicidio; y la propia PNB. quedaría bajo sospecha, cuando menos por lo aparatoso de la operación policial y en entredicho por la credibilidad que merece específicamente en este caso el Sr. Rivero, por su condición de baluarte incondicional del Chavismo y defensor según propia versión de los cuerpos policiales por estar formados por pueblo como él mismo, por las graves acusaciones contra la PNB de: siembras, asesinatos, y desapariciones, tan condenables como las cercanas a 10.000, ocurridas en la dramática historia de la Venezuela de los años 60 , primera década de la 4ª República, iniciadora de la deleznable práctica y las decenas de miles del Cono Sur a manos de cuerpos policiales corruptos y la operación Cóndor que tanto henos criticado.

e) Para terminar, creo que la acción del Ministerio Público para aclarar el hasta ahora supuesto intento de asesinato en la persona del ciudadano Oswaldo Rivero, debe realizarse con la urgencia y profundidad que el caso requiere, para proseguir con las investigaciones y la acusación formal ante tribunales, de los policías actuantes y supuestamente autores intelectuales y castigarlos con toda la dureza que el gravísimo presunto delito en la intención final de asesinato en grado de frustración por parte de un organismo policial requeriría, para terminar de una buena vez con esa lacra de los servicios de seguridad, que desdice de un Estado que se precia de defensor de los derechos humanos y que, además de que debe requerirse del mencionado ciudadano, si es que todavía no ha colocado de motu propio y cumpliendo con la obligación ciudadana de efectuar las denuncias correspondientes, toda la información que conozca según sus textuales declaraciones, sobre asesinatos (siembras) de personas por parte de autoridades policiales, porque estimamos que debe hurgarse hasta el último detalle para que no ocurra como suele suceder, que los "chivos grandes", los promotores tras bastidores, los dueños del Circo resultan fuera de toda sospecha, mientras que los paga "P" resultan ser los encargados del aseo de las pistas y los animales, en el último nivel de responsabilidad de este Circo policial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 811 veces.



Edgar Valero Díaz

Ingeniero Agrónomo.

 edgarvalerodiaz@gmail.com

Visite el perfil de Edgar Valero Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a283384.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO