Luisa déjate de ambigüedades, a la dictadura hay que darle con todo

Que broma Luisa, tan bien que lo estás haciendo, como vienes a salir con eso ahora, como se te ocurre declarar que “el derecho a manifestar se pierde cuando se empiezan a ejecutar acciones de violencia”, entonces quien te entiende.

Tan bien que lo hiciste cuando declaraste que la sentencia del TSJ suponía una ruptura del hilo constitucional; después cuando declaraste que el gobierno irrespetaba a sus adversarios y que por tanto no podía exigir respeto; pero lo mejor de todo fue esa acusación expresa contra la Guardia Nacional de asesinar a un manifestante con una bomba lacrimógena, faltaba poco, cuestión de días para que declararás definitivamente que Maduro es dictador y exigir su renuncia, ¿qué te pasó Luisa?

No cuesta mucho suponer que sientes temor de que el reeeééégiimen antes de terminar de caer, intente llevarte al Helicoide por decir las “verdades” que has dicho, sabiendo que en una “verdadera dictadura” nadie puede decir “verdades” como las tuyas, por eso sales con eso de que si un protestante pacífico se enerva un poco y dejándose llevar por la pasión le prende fuego a lo que tenga frente a él, incluido algún “presunto chavista”, pierde su derecho a la manifestación.

Después que tanta gente de los “demócratas verdaderos” te había hecho loas, hasta dejando pasar por alto que has apoyado al “régimen” asesino y criminal por tantos años y algunos hasta podían imaginarte como una Fiscal valiente que te plantabas ante la dictadura, sales con eso. Razón tienen los que siempre dijeron que de ti la democracia que se avecinada no podía esperar nada, que apenas eras merecedora de una reducida celda como la que espera a los chavistas que apoyaron siempre a Chávez y ahora a Maduro.

La verdad Luisa es que o estas con ellos los tiranos, los déspotas, los dictadores, los sátrapas o estás con los demócratas, los buenos, las víctimas, los débiles. No puedes estar con Dios y con el diablo, antes estuviste claramente con el diablo y en estos días del fin de ese reinado has intentado colocarte del lado de los buenos, pero eso exige que te definas bien y claramente, la conversión obliga a que te desdigas de tu pasado y te prepares para acusar al mismísimo Chávez de genocida, cuando las condiciones de una “democracia” verdadera lo permitan.

Esperemos Luisa que asuma dignamente el papel que te toca. Ya falta poco y aunque aún pueden faltar muchos muertos aún, el fin del régimen está cerca, pero cada quien tienen que hacerlo lo suyo para ayudar a tumbarlo, aunque en tu caso apenas sean “declaraciones contradictorias”. Dicen especialistas que EE UU ya tienen el escenario preparado para la intervención en Venezuela, que veamos el caso de todos los países donde ha llegado esta “ayuda humanitaria” para reestablecer la democracia. No te olvides entonces Luisa y entiendas que los buenos están encendiendo barricadas y quemando lo que está a su paso, más allá de los “efectos colaterales”. La democracia impone un precio que hay que pagar Luisa, entiéndelo por tu bien y por el del país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3322 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan González

Juan González

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a246798.htmlCd0NV CAC = Y co = US