¡La mano dura que falta!

Haciendo oposición vejan a pacientes en el Clínico Universitario.

Haciendo oposición vejan a pacientes en el clínico universitario.

Atención Fiscalía, Defensoría del Pueblo, y Ministerio del Poder Popular Para la Salud.

¡La mano dura que falta!

A lo largo de estos Diecisiete (17) años que lleva el proceso revolucionario, hemos sido testigos de innumerables episodios, todos ellos lamentables, a los que ha sido capaz de recurrir una oposición inescrupulosa y desprovista de todo sentimiento humano, llegando a niveles inimaginables, como es jugar con la vida del ser humano, con el solo propósito de practicar una oposición carente de ética, valores y elemental sentido común.

No se está en contra del ejercicio político opositor, por el contrario, se necesita para calibrar, equilibrar- y por qué no- para contribuir con una gestión revisada, vigilada y consensuada; lo que se critica es el manejo cavernícola, despiadado y deshumanizado de hacer política de esta oposición.

Para ilustrar lo acá planteado, tomamos como ejemplo el Hospital Clínico Universitario, donde se juega con la vida de los pacientes, presuntamente porque hay que crearle una mala imagen al gobierno; es la única explicación que encontramos ya que lo que pasa con algunos médicos del hospital clínico, no puede ser propio de profesionales con los pies en la tierra, formados dentro de un criterio humanista donde prevalece la ética, los valores y condición humana.

El caso concreto es que en este centro de salud, se encuentran hospitalizados por largos meses, ciudadanos, algunos venido del interior del país con su familia, en espera para ser operados de corazón abierto, tiempo durante el cual los familiares han tenido que vivir en el hospital y comprar con verdadero sacrificio, los medicamentos, aparatos, ampollas que solicita el hospital para la operación del paciente.

Se tiene conocimiento, que fallecieron varios pacientes, que igualmente llevaban tiempo esperando en el servicio de cardiología del HCU, para ser intervenidos quirúrgicamente.

Uno se pregunta ¿qué habría pasado por la mente de estos médicos que hicieron esperar tanto a estos pacientes, tendrán valor para mirar a la cara a sus familiares?

Bueno, pasó no lo que tenía que pasar, porque estas cosas no pueden pasar en una sociedad responsable y civilizada. Resulta que murió una jovencita que también esperaba para ser intervenida, y como es natural, su madre dentro de su impotencia, sin encontrar quien le diera una explicación (las negligencias no tienen explicación), del por qué tenía que morir su hija tan joven, al parecer, buscó desahogar esa impotencia en una médico del hospital, no se justifica ninguna agresión, pero tampoco se puede justificar la pérdida de una joven vida por cosas que nadie sabe a que obedecen, por ejemplo, la tardanza y la irresponsable actitud de los médicos del clínico universitario; en estos casos, cabe otra pregunta ¿y la directora de este hospital a qué se dedica, ¿tiene conocimiento de lo que hacen estos médicos?. Otra pregunta, ¿y el Ministerio de Salud controla el funcionamiento de estos centros de atención a la ciudadanía? .En ambos casos, la realidad dice que no, y eso en revolución es muy malo. No se puede aceptar que los galenos hagan lo que se les viene en gana con la salud de los pacientes que acuden a estos centros, a donde van los pobres a exigir atención médica. Lamentablemente, el gremio médico es uno de los más nefastos que existe, para tener la razón ante ellos, según, se debe ser médico, de lo contrario, la opinión que prevalece es la del médico, porque su "solidaridad ciega, gremial y automática", así lo dice.

Tendremos que seguir soportando hechos tan lamentables con situaciones como las del clínico universitario, mientras tengamos médicos que aparte de que solo les importe el cuánto hay pa’ eso, también se valen de las necesidades de quienes no pueden acudir a sus clínicas-(donde sí son médicos y no políticos), para desarrollar sus ansias de oponerse al gobierno, no sacrificando nada ellos, sino arriesgando la vida de los seres humanos.

El gobierno debería tener claro que estos médicos no le sirven a los centros públicos, mejor es no tenerlos. El Ministerio debería saber que directores de hospitales que no controlen a los médicos irresponsables, no nos sirven, mejor que no existan y ministro que no sepa que mueren pacientes por cosas como estas, que se revisen para bien del proceso revolucionario y de quienes acuden a donde van los pobres, esos médicos que en su cabeza tienen solo una clínica, donde el ser humano vale cuanto tiene, hacen mucho daño y deben estar solo allí donde ellos sirven, donde solo se mueven al compás del billete.

Una vez más le preguntamos ¿qué sienten cuando se les muere un paciente al cual tenían meses esperando por asistencia médica?, también será un misterio de la ciencia o una miseria de la política?.

Ramón Blasco (Guameño). Octubre 2016



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1535 veces.



Ramón Blasco


Visite el perfil de Ramón Blasco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: