Rusia, viudas negras también son madres

Las mujeres nos ofrecen constantes lecciones, siempre dispuestas a defender lo justo, lo injusto también, dependen mucho de sus intereses, indomables y con resistencia a toda prueba, una vez que toman una decisión los resultados están a la vista: Cuando las mujeres de la clase media alta marcharon en Santiago, la caída del compañero Allende se acelero, las mujeres de la plaza de mayo evitaron que los asesinatos y desapariciones de la dictadura Argentina queden en el olvido, mucho antes, los movimientos feministas dignificaron a la mujer. Hoy, las mujeres son el arma más eficaz de la guerrilla del Cáucaso Norte.

En los primeros años del siglo XVIII Pedro el Grande para detener la expansión otomana invadió el Cáucaso, conjunto de razas y pueblos en constante conflicto, nombrado incluso en la Biblia por ser colonizado por Caucas, bisnieto de Noel, es nombrado también en la mitología griega “por ser uno de los pilares que sostienen el mundo”. Otros lo llaman la puerta de Asia, ubicado entre los mares Negro y Caspio, se ubican 60 etnias cada una con sus pasiones y conocimiento del catolicismo y del Islam, como siempre dos religiones en constante disputa por su independencia, muy similar a lo ocurrido en la ex Yugoslavia.

En 1991 con la caída de la URSS, los deseos independentistas para unos, separatistas para otros, aumentaron considerablemente con la ayuda de la OTAN, CIA y ONU. Chechenia se declaro país soberano en el mismo año, en 1994 Rusia invadió a los chechenos para desarticular el separatismo, pero en 1996 Boris Yeltsin, ante el fracaso militar convertido en masacres de civiles declaro unilateralmente el alto al fuego, Chechenia se mantuvo independiente hasta el 2000, año en que los rusos volvieron a invadirlos hasta Grozni, su capital, colocando un gobierno títere del Kremlin.

Según un estudio de la BBC de Londres, de la cual tengo mis reservas, no así de la crueldad de la guerra, dos guerras chechenas: 1994 y el 2000, con toda la bestialidad de sus acciones, y, ahora, con más de 24000 soldados rusos estacionados allí, la venganza que despierta la matanza de parte y parte, las barbaries contra los seres humanos, en donde casi siempre las mujeres y los niños son los más afectados. Según ese estudio de la BBC, el 75% de las mujeres chechenas perdieron a sus maridos o algún familiar, 60% quedaron sin hogares y la mitad de ese porcentaje fue violada por soldados rusos.

10 Años después, esa situación poco ha cambiado según periodistas que recorren el Cáucaso. “El único sueño que tengo es hacerme explotar en algún lugar de Rusia, para matar tantos rusos como sea posible” dice una guerrillera vestida con su burca negro, convertida en la punta de lanza de Duku Umarov, líder independentista o separatista checheno que aspira a crear un Estado islámico único en el Cáucaso Norte, con el cómo Emir, proclamado en octubre del 2007.

Proyecto que reuniría entre 11 y 14 millones de musulmanes de los 30 millones de habitantes que tiene la región, con 7 Repúblicas autónomas dependientes de Rusia: Daguetan, Ingusetia, Kabardino-Bakaria, Karachevo, Cherquesia, Andiguea, Chechenia, contradicción política como muchas otras de la geopolítica mundial que está convirtiendo al Cáucaso, en un nuevo polvorín sobre un mar de petróleo que apetece al imperio ruso y a sus 24000 soldados estacionados allí, quienes no enfrentan a un ejército sino a fantasmas que atacan y desaparecen en la frontera con Turquía y cerca de las tropas de la OTAN, quienes junto a la CIA, con toda seguridad, ”apoyan” esas acciones.

“Los dos ataques al metro de Moscú, el 29 de marzo, fueron en venganza por la masacre que los soldados rusos cometieron contra los habitantes más pobres de Ingusetia, en la población de Arshty, campesinos que se encontraban recogiendo ajo para alimentar a sus familiares”, dice Duku Umarov, a él se le atribuyen los secuestros de los funcionarios de la fiscalía de Chechenia en el 2002, las bombas en la sede del servicio federal de seguridad, heredero de la KGB, en Ingusetia, 2003, la toma de la escuela en Beslam, Osetia del Norte 2004, donde murieron 384 niños y padres de familia.

Tras la muerte de los líderes chechenos Aslam Majasdoy y Abdul-Jalim Sadolaev, Umarov se convirtió en líder al que toda la región musulmana protege y apoya. Hace dos meses atrás, Umarov declaro la guerra santa, JIHAD, contra Rusia, EEUU, Israel y Gran Bretaña, junto a Bin Laden son los más buscados del mundo por el imperialismo mundial.

Tres semanas antes de los atentados en el metro de Moscú, comandos rusos mataron a 8 guerrilleros acusados del descarrilamiento al Nevski Express, tren que viaja de San Petersburgo a Moscú, en donde murieron 28 personas, acto que sirvió para la declaración de la guerra santa “que solo terminara con la creación del Emirato del Cáucaso”, según Said Buriatski, ideólogo del terrorismo suicida, muerto en la operación comando, declara el general Alexander Bortinikov de la FSB a los periodistas. La esposa de Bortinikov, es una de las viudas negras que se explotó en el metro de Moscú

“Ya no enfrentamos a grupos ubicados geográficamente, enfrentamos a radicales que se han multiplicado y repartido en las diferentes Repúblicas del Cáucaso Norte y en las Repúblicas del Sur: Armenia, Georgia, Azerbaiyán”, a propósito, meta de la Nueva Europa y en donde operan activamente la CIA, OTAN y la UE, trabajan incansablemente por la desestabilización, solo parada por la situación económica de esas naciones catalogadas como pobres y de poca utilidad para la UEE, hasta que no resuelvan su situación política, después, con la ayuda del petróleo en su subsuelo serán absorbidas por la ONU y la UE.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3142 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales