Cómo ganar la guerra económica al fascismo

En primer lugar, debemos reconocer que los sectores extremistas que controlan el mercado, vienen ganando esta guerra económica. Mientras tanto, del lado revolucionario se actúa con la lenta tarea del desenmascaramiento de esta maquiavélica acción golpista, en una sociedad vacía de contenido ideológico socialista y llena de vicios y costumbres de una vida desigual e injusta, como la que defiende el capitalismo, como un estado natural de las cosas.

Del otro lado, el fascismo criollo, bien asesorado y con la precisión de relojero suizo, profundiza la crisis económica para alcanzar crisis de gobernabilidad, con: desabastecimiento programado, ralentización del acceso a bienes y servicios, acaparamiento de productos de primera necesidad, sobreprecio y especulación, mercado negro de dólares, campaña sistemática de terrorismo y zozobra, no solo en los medios de comunicación tradicionales, sino también, en las campañas de rumor, al detal.

En este escenario, en donde la derecha juega sucio contra la democracia, tanto el gobierno, como el Pueblo, que somos mayoría, debemos jugar rudo y poner punto final a esta guerra económica.

En primer lugar, lanzar (no mediáticamente), sino en la calle, de manera masiva y avasallante, un operativo conjunto, de supervisión y verificación de precios, productos de existencia y calidad del servicio, con INDEPABIS, Guardia del Pueblo, Milicias Bolivarianas, estudiantes de la ENH y de las escuelas o carreras de administración, contaduría y aduanas, fiscales del seniat y voceras y voceros de las Comunas, en toda venta y centro de servicios, supermercados, en las ventas de repuestos, artefactos eléctricos y electrónicos y servicios, autolavados, clínicas, aduana aérea y marítima, clubes, mercados populares, etc.

En segundo orden, apoyarse en la legislación existente, en ordenanzas contra la guerra económica y en defensa de los derechos humanos y decretos de los gobiernos regionales y sus concejos legislativos, que sancionen rigurosamente los delitos que comprenden esta guerra económica, con medidas ejemplarizantes y sin caer en la trampa del cierre temporal de locales comercios, sino en vender a precios justos y confiscar el 15% de productos, pasándolos a comedores estudiantiles, albergues, hospitales, depósitos de transporte, etc., sancionar las reincidencias y negar dólares de cadivi a quien infrinja la ley, especule, etc.

En este sentido, urge que la Ley Habilitante sea concedida al Presidente Nicolás Maduro. Pero, también urge quebrar esta anarquía económico-comercial que nos impusieron sectores fascistoides y parasitarios, amantes de la riqueza súbita especulativa, que han disparado la inflación, hasta ahora, con total impunidad.


sipango60@hotmail.com
Profesor
@l2pino2


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1400 veces.



Luís Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a176089.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO