La inflación, especulación y acaparamiento

No soy economista ni me interesa serlo, es más, soy un neófito absoluto en la materia. La inflación en Bolivia cerró el 2011 en 6,9 %, en Venezuela supuestamente cerró en 27% y digo supuestamente porque no creo que sea verdad, estuvo y largo por encima del 30% y no se necesita ser un experto para darse cuenta de ello, de paso, en el gobierno boliviano hay preocupación por esa tasa de inflación.

En Venezuela, todo el mundo sabe que inflación, especulación y acaparamiento andan como trillizas tomadas de la mano. ¿Por qué sucede esto?, sencillamente porque no ha habido en este país quién le ponga un hasta aquí a dicha situación.

Pregunto: ¿Por qué partir de la entrada en vigencia de la Ley de Costos y Precios Justos no se han congelado los precios de todos los productos y servicios mientras se crea un mecanismo idóneo que haga una evaluación seria de las estructuras de costos que no se hizo por cierto, durante el tiempo que se estableció para dar un lapso más o menos razonable para dicha entrada en vigencia de la ley, en primer lugar porque no fue suficiente?.

Ahora resulta si mal no entendí, que la estructura de costos va a depender de la información que las empresas entreguen al gobierno, es decir, Un trabajo que debería hacerlo el organismo competente del estado, lo va a hacer el mismo empresario, ¡Que golilla!, es decir, van a seguir pagándose y dándose el vuelto. En muchos países del mundo, en la grandísima mayoría, existen controles para evitar que la inflación se les escape de las manos y un ejemplo más que práctico que es el que más gusta a mucho "demócrata", son los Estados Unidos de América, a ver si a algún comerciante se le ocurre vender sus productos al precio que a él se le dé la real gana.

Desde hace mucho tiempo se crearon en Venezuela figuras perniciosas como "Productos de la canasta básica" o "Artículos de primera necesidad" que supuestamente han estado sometidos a regímenes de regulación, por si alguien no lo sabe esto quiere decir que sus precios han estado "controlados" para que no se disparen. Además, esto ha traído como consecuencia que aquellos productos que no han estado dentro de esos regímenes de regulación, sus precios han sido manejados al libre arbitrio de los comerciantes y les han colocado los precios que a ellos mejor les ha convenido, sin que ningún gobierno haya hecho nada para evitarlo. Es por ello que aquí en Venezuela no se puede hablar de competencia, primero por los monopolios de los productos que existen y segundo porque los empresarios que los comercializan, todos se ponen de acuerdo para equiparar entre ellos, los precios a su antojo.

No se puede entender como es posible que una camioneta que en Panamá cuesta 27 mil US$, en Venezuela, la misma camioneta cuesta 500 o 600 mil bolívares y en el mejor de los casos 450 mil.

Antes en Venezuela, en el momento cuando un automóvil abandona un concesionario, ya costaba menos, es decir se depreciaba, ahora la vaina es al revés, saliendo del concesionario su valor se multiplica. Es algo desde todo de punta de vista absurdo, así sucede con muchos productos y cuando digo muchos me refiero a todos, no es posible que un champú que en otro país cuesta 20 o 24 bolívares al cambio en Venezuela cuesta 44 y 46 bolívares.

Entonces, de eso se trata, del abuso permanente por parte de los comerciantes en Venezuela y que los precios que hoy se manejan en nuestro país fácilmente permiten ejecutar ese congelamiento de los precios mientras se sientan las bases de un organismo serio con un personal altamente eficiente para establecer un sistema de estructura de costos y a su vez proporcionar un régimen de ganancias razonables a todos los productos y servicios sin excepción.

Por otro lado, está más que probado, que las multas y los cierres de establecimientos son medidas que no resuelven el problema. La verdadera sanción para el especulador y el acaparador debe ser la cárcel, porque a estos delincuentes, si les cierras el negocio por 3 días, eso es un asueto para irse a la playa a disfrutar y si le impones una multa, con sus prácticas especulativas, recuperan lo de la multa en poco tiempo, ¿Entonces? y lo peor es que eso, les causa risa. En Venezuela no se justifica una inflación, ni siquiera del 15% anual.

arnomartinez@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5280 veces.



Arno Rafael Martinez Ochoa


Visite el perfil de Arnó Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: