Ruralidades

Los pranes sin rostro

Luis Marcial Ojeda y el tiple Ismael García no son más que unos intrigantes del micrófono. Pantalleros que se asoman para que el Pran mayor los vea como los “héroes” del embrollo. Como dirían los privados de libertad y sus familiares que si saben de los acontecimientos aunque no de las intrigas: “metiches”, que no les importa encharcar. Para eso cobran las mulas. 

Entrépitos a los que la realidad de lo que está sucediendo en las cárceles del país, en nuestra incambiable Venezuela, no es de ahorita. Ni siquiera desde el momento cuando Chávez gano la presidencia en 1998. Menos que menos, desde que fue reemplazado el armamento oxidado que dejaron adecos y copeyanos con el que, ellos sí, habían masacrado a miles de compatriotas encarcelados en sus mazmorras, que nunca fueron mejores que el retén de Catia ni que el infierno de El Dorado, en el Estado Bolívar. 

Y al hablar de “pranes sin rostro”, no podemos pasar por alto las cárceles ubicadas en los estados donde el pueblo dio un traspié y votó por los más empedernidos antichavistas. Nos atrevemos a enumerarlas para que las comunidades juzguen: Miranda, con su súper pran n° 1; Zulia, pran dos y Mazuco en el rastrillo; Táchira, nº 3, donde se robaron una camioneta y el pran hizo masacrar a los ladrones; Carabobo nº 4 en el que el pran matón Makled cometió el error de huir a Colombia. En este caso la justicia nacional agarró el asesino por los cachos. No irá a Tocuyito hasta que el clan que allí gobierna no sea desplazado. Y, donde menos se escuchan los pujios, sale una lombriz, como es el caso del enfermito Morell en Margarita, con su pran que le entrega los partes menos visibles cada mes. Y pensar que los rebaños, como toda la isla, podían dormir, a “pierna suelta” y puerta abierta, antes que llegaran los adecos. 

En beneficio de la página periodística, no hacemos comentarios detallados a cada uno de los cinco estados señalados. Sospechamos que, como el Rodeo II, alguien de esos que mal gobiernan “su” entidad puede estar amarrado, entre cacho y quijá… “por los otros cuatro que, a su vez, reciben ordenes, junto con los verdes billetes, de allende los mares (el imperialismo yanqui es un pelele). Para ello y mucho mas tienen su enclave en la quebrada honda” donde Petkoff administra y suministra. 

Ahora bien, cuando decimos que los embrollos (conflictos) fueron pregonados por los peleles Ojeda y García, no asomamos nombre, ni lo asomaremos. La nación entera vio cuando el pran mayor, el mismo que se encaramó erecto en la tarima de Chuao, después que a Carmona le entró culillo, ahora le dio el pitazo por televisión a Radonski, el mismo que, con su segundón, el inestable Leopoldo López, martirizó todo el día 12 de Abril de 2002, al personal de la Embajada de la República de Cuba, donde había niños y niñas a quienes, en todo el universo, se les deben respetar sus derechos humanos.  

Y que no se nos diga que esta acción no tiene nada que ver con las masacres carcelarias provocadas por los pran en prisión. Búsquese el comportamiento fascista a los dos tipos que aquella vez se vanagloriaron de su acción. Y, por su parte, la de López, analícese el programa que lleva para tratar de obnubilar a los pocos que le hagan caso, para tirar una cortina de humo que niegue lo innegable de la participación de los dos ligaditos (Radonski-López) en los sucesos lamentables de El Rodeo. Y uno por acá llama, emplaza: ven Leopoldo. No podrás negar que, por más que te menees, siempre se te verá el bojote… de fusiles.

Patria, Socialismo o barbarie. 

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3693 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor