Formación al Día

La Formación y la mediatización en el proceso de socialización

¿Es realmente la formación y el aprendizaje un problema que requiere solución? ¿Qué papel juega la formación ideológica en la resolución de los problemas en un contexto caracterizado por la confrontación de clases? ¿En manos de quien dejamos la defensa de los logros y alcances de la revolución? ¿Cómo asumir la defensa de los planes de desarrollo en el proceso revolucionario? ¿Cuándo hacerlo?

Estas preguntas quedan al criterio de los lectores y cada quien podrá responderlas en la medida de sus posibilidades. Con ellas pretendemos prefigurar un escenario posible, donde se ponga en práctica las capacidades resolutivas de los sujetos identificados con el proceso revolucionario, ante situaciones cotidianas que suceden en el día a día. Con este planteamiento, presentamos algunas afirmaciones que puedan ayudar a responder partes de las interrogantes planteadas.

-Estudios recientes divulgados por CONATEL (1), afirman que en Venezuela, más de un 90 % de emisoras FM y las plantas de TV, y un 87,62% de emisoras AM, están en manos de los grupos privatizados. Igualmente sucede con la prensa escrita, la cual en su mayoría, es dominada por grupos opositores. Estos indicadores son realmente alarmantes, cuando después de un conjunto de evaluaciones, se llega a la conclusión de implementar iniciativas orientadas a mejorar los indicadores sociales y a promover el cambio en el sistema de relaciones existentes hasta ahora y las primeras reacciones de quienes controlan dichas plantas y emisoras, es la de organizar y adherirse a los planes conspirativos de los grupos opositores y a los planes y estrategias de las oligarquías y las empresas transnacionales.

En Venezuela, debido a la influencia que ejercen esta mayoría desproporcionada de medios privatizados, se percibe una impresión contraria a la existente. Los medios privados han logrado vender la imagen, que existe un Estado totalitario que mantiene una inmensa influencia en la opinión pública y que en el país se violan y se persigue la libertad de información. Este imaginario ha trascendido las fronteras, entre otras razones, por la conexión que mantiene dichos medios nacionales, con las transnacionales de la información, convirtiéndose en un grave riesgo el hecho que los receptores de otros países perciban una matriz de opinión negativa y descalificada del proceso transformaciones revolucionarias que vivimos en el país.

Más allá de la supremacía comunicacional que tienen los grupos privados, existe una realidad que refleja el agotamiento del sistema de relaciones, basado en criterios de desigualdad en la producción, distribución y consumo de los bienes y servicios. La presencia de tales grupos comerciales, que obedecen a esquemas y orientaciones ajenas al Estado venezolano, se convierte en un factor de resistencia, en relación a los objetivos de inclusión y justicia social y a los planes de crecimiento y desarrollo que se llevan a cabo en Venezuela. Esta realidad se perfila más grave aún, cuando el agotamiento de este sistema de desigualdades, se refleja en el reciente desmantelamiento del conjunto de partidos políticos que a lo largo de la historia han servido de soporte al sistema de desigualdades y que en esta coyuntura buscan mantener su hegemonía, mediante métodos sanguinarios de mediatización de la realidad, para convencer con mentiras y lograr así un acompañamiento ingenuo, poco sustentable en el tiempo, de parte de amplios sectores de la población. Es aquí donde se presentan los fenómenos, cuando el sistema de partidos políticos tradicionales, es sustituido por algunos medios de comunicación, que transfigurando su esencia en el cumplimiento de objetivos de formación, información, entretenimiento y diversión que les corresponde, se convierten en factores de oposición política, de resistencia y en multiplicadores de sentimientos de odio, de planes agresivos y promotores de violencia abierta y encubierta, contra las familia venezolana y las instituciones del Estado.

Algunos elementos que definen el contexto de mediatización actual en el país, son los siguientes:

-Reproducción de los principios y valores del Capitalismo. La mayoría de los concesionarios de los medios de comunicación, son reproductores de los principios y valores del capitalismo inhumano: individualismo, oferta y demanda, mercado excluyente, competitividad, división social del trabajo y acumulación de ganancia. Por acción y omisión, quienes administran los medios de comunicación privatizados, multiplican el modo de producción existente y sus tendencias actuales en términos de comunicación y dominación.

-Existencia de una plataforma comunicacional basada en el uso de tecnología de punta, como lo son las redes de internet, plantas de radio, T.V, cine. Video, prensa escrita, telefonía, etc., lo cual permite que la información llegue a los distintos sectores sociales de la geografía nacional y más allá de las fronteras, sin embargo, el principal reproductor de las culturas de dominación, sigue siendo el propio ser humano.

-Nivel formativo de los grupos receptores de la información: sujetos sociales en proceso de inclusión. El esquema comunicacional empleado por los adversarios del proceso bolivariano, incide básicamente en la formación, principalmente de niños y niñas, adolescentes y jóvenes, a quienes culturalmente les resulta relativamente fácil transfigurar su sentido de identidad y pertenencia y por ende, sus valores éticos, morales y culturales. Vale decir, la estructura de los medios informativos privatizados, desde el punto de vista de la producción, de la generación de aprendizaje y del conocimiento científico, y la capacitación laboral, están desconectados de los planes de crecimiento y desarrollo locales, regionales y nacionales existentes, hasta el extremo de restringir y excluir a las grandes mayorías de la población, de los derechos de formación que les corresponde a los venezolanos.

Aunque la composición social de los receptores de la información que proviene de los medios, son diversas, existe un denominador común: la carencia y exclusión social de quienes actúan como receptores. Un receptor puede ser un obrero, una ama de casa, un humilde agricultor, un pequeño o mediano propietario o un profesional universitario; pero si dichos receptores están desprovistos de herramientas que les permitan identificar y comprender la realidad y la complejidad de los procesos que subyacen en su sistema de relaciones, automáticamente se convierten en presas culturales y comunicacionalmete indefensos, debido a las limitaciones que se les presentan, para identificar y analizar los objetivos estratégicos existentes en los mensajes que emiten los medios. La carencia de herramientas e instrumentos de análisis, generalmente se traduce en dificultades para identificar cuando un mensaje es agresivo, violento o cuando -por encima de las apariencias- un mensaje conlleva otros fines y propósitos distintos a los expuestos explícitamente. Inclusive, un sujeto influenciado por algún medio de información, le cuesta diferenciar y trascender la realidad de su propio entorno y la mediatización implícita que llevan la mayoría de los mensajes, llegando a presentar trastornos en su estabilidad mental y afectación en su sistema de relaciones.

Algunos Efectos de La Mediatización.

Diariamente estamos expuestos a mensajes comunicacionales, tal es el caso de los medios de comunicación, la T.V, el cine, internet, video, o sencillamente cualquier persona que pueda generar o multiplicar una información. Muchos de estos mensajes terminan “mediatizando” a los receptores, generando alteraciones en su comportamiento y hasta transmitiendo los juicios de valores, las impresiones y las percepciones “ajenas”, de quienes actúan como reproductores de informaciones. Hoy en día, como parte del proceso de globalización y la velocidad con la que se transmite la información, la formación, el sistema de relaciones y el comportamiento de los sujetos sociales, está condicionada por elementos mediatizadores, que deben ser conocidos por los colectivos sociales y particularmente por quienes actúan como receptores, como una primera iniciativa orientada a ampliar los criterios de equidad, justicia e igualdad social .

Las estrategias de mediatización utilizadas por los grupos opositores, pudieran producir tanto en los sujetos individuales, como en los sociales, sentimientos de odio, frustración, traumas y psicosis mediáticas, hasta llegar a un estado de inducción y llevarlos a cometer potenciales actos de homicidios, suicidio, y hasta magnicidios. Las influencias y efectos causados por la mediatización, pueden ser subsanados solo con tratamiento psiquiátricos, psicológico, y/o a través de terapias colectivas; así como también con las respuestas que de manera imperativa, deberán asumir la Asamblea Nacional y otros órganos jurisdiccionales, con la elaboración y aprobación de nuevas leyes, reglamentos y normas y con la aplicación de justicia, tal como les corresponde en el marco del modelo humanista.

-Influencia de Los Procesos de Socialización en el comportamiento de los sujetos sociales. En los esquemas comunicacionales, operan varios procesos simultáneos, entre los que destacan el proceso de socialización, el cual se refiere a la formación que reciben los sujetos desde su nacimiento, hasta su vida adulta. En la socialización, vista como proceso, intervienen diversas áreas del conocimiento. Algunos estudiosos explican que existen varios tipos de socialización: a) Primaria, referida a la etapa correspondiente a los niños en sus primeras relaciones y b) la secundaria: referida a los procesos experimentados por los sujetos a través de los roles y al papel que desempeñan las instituciones. Quienes se habitúan a la influencia de algún medio de socialización, tendrá como resultado un comportamiento social derivado de las normas y las pautas establecidas por dicho medio y por el contexto donde se desenvuelve. Este proceso explica las diferentes formas de conductas que mantienen los sujetos, tales como afectividad, disciplina, agresividad, adscripción religiosa, conducta violenta, liderazgo, etc.

¿El anterior esquema de la influencia que ejercen los medios de comunicación en el proceso de socialización de los sujetos sociales, se aplica solo en Venezuela? ¿O esto sucede en otros países?

Esto sucede tanto en Venezuela como en el resto de los países y ello obedece a los fines y propósitos establecidos por el capitalismo explotador. Actualmente el sistema de relaciones predominante en la mayoría de los países, se rige por el llamado modelo de Globalización, el cual le da supremacía a la existencia de los grupos económicos privados, por encima de las instituciones del Estado. En la globalización, la penetración de las compañías transnacionales a los espacios locales, a través del uso de los medios de comunicación, implica la doblegación y el sometimiento de los valores culturales y de las tradiciones existentes. Este concepto, es contrapuesto a los procesos locales, a las estrategias de Desarrollo Endógeno y a la soberanía nacional.

¿Cómo romper con el esquema opresor-globalizador que somete a los sujetos a niveles de dependencia y de exclusión?

Son muchos los retos planteados a las iniciativas exclusionistas, divisionistas, fragmentadoras y mediatizadoras que plantea el modelo globalizador, cuyos representantes locales y transnacionales, actúan desesperados ante el avance de iniciativas exitosas de localización, que se experimentan en países de América Latina y en otras latitudes del mundo. Venezuela, Bolivia y Nicaragua y el resto de países que conforman el ALBA, constituyen un caso emblemático en el impulso de estrategias de liberación y desarrollo, que rompen con los modelos opresores, impulsados por las empresas transnacionales.

Algunas actividades y tareas inmediatas:

-Incorporarse al apoyo de las Misiones Sociales y a los planes productivos y de desarrollos sustentables que promueven los entes del Estado.

-Promover el Modelo de Participación Protagónica, a través del impulso de los Consejos Comunales y las comunas socialistas

-Evitar el aislamiento y las conductas individualistas, para lo cual es de suma importancia generar conversatorios, participar en foros, simposios y otros eventos de formación y aprendizaje, que contrarresten las estrategias mediatizadoras

-Participar activamente en movilizaciones y marchas, ante los intentos desestabilizadores y subversivos de los grupos opositores.

-Desarrollar iniciativas de solidaridad activa con el pueblo de Honduras y denunciar por todos los medios existentes, los planes de instalación de las bases militares norteamericanas en Colombia.

-Organizar y activar las escuadras revolucionarias de lecturas, como un instrumento que rompa con los esquemas de fragmentación y división de la unidad de los sujetos colectivos e históricos sociales.

Finalmente, los dueños del modo de producción capitalista, tienen mucho temor a los procesos de conformación de los modelos humanistas, de equidad y justicia social, basado en principios bolivarianos y nacionalista -como el que se desarrolla en Venezuela-debido a que el mismo constituyen una amenaza para el capitalismo explotador-globalizador, que defiende y se identifica con los valores de la fragmentación, de la división social del trabajo y la exclusión.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡Hasta la victoria siempre!!!!!!

¡¡¡¡¡¡¡Viva la revolución bolivariana y el comandante Chávez!!!!!

¡¡¡¡¡¡VENCEREMOS!!!!!!!

(*) Sociologo
vielmajota4@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5701 veces.



José Miguel Vielma (*)


Visite el perfil de José Miguel Vielma López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: