Ruralidades

Paramilitares go home

Es lo que parece decir (amablemente) a esos fariseos que asesinan con el “estilismo” de la “inofensiva” sierra, la sesuda consigna hecha campaña y que también llama a la conciencia ciudadana, para que todo aquel que posea un arma la entregue, por voluntad propia, a un comité ad honorem después que, con la misma amabilidad, le hayamos pedido a los paracos que regresen a sus bases, cual corderitos del señor Santos, hoy en día el fariseo mayor manejado por el Mossad, brazo ejecutor de la CIA en cuanto al hermano y vecino país se refiere.

Por nuestra parte, por ahora, no señalaremos las veces que hemos alertado respecto del peligro que representa para la tranquilidad y la paz de los venezolanos y venezolanas, la proliferación de armas que superan la capacidad de fuego de nuestros policías. Del peligro al que exponemos a nuestros y nuestras camaradas de los barrios pobres, cuando se dice, o se informa, de una operación exitosa contra el crimen, como resultado de una combinación de inteligencia con la “colaboración de la comunidad”, consejos comunales a la vanguardia.

Estos camaradas, precisamente, son la presa más fácil para los sicarios que, igual que el armamento de gran potencia, han proliferado en nuestros barrios y frentes laborales. Si no es creíble nuestra alerta, investíguense las muertes por cupos de empleo, sobre todo en los estados  Anzoátegui y Bolívar, donde las obras no progresan, o se quedan truncas, por la acción preponderante del pistolón en manos enajenadas del sicariato.

Como es lógico, el imaginario de quienes nos leen debe estar claro en cuanto a que, no obstante la altivejez revolucionaria afín al proceso socialista liderizado por Hugo Chávez, no estamos al cabo se saber los intríngulis de la estrategia militar (a quien corresponde) ni policial, en cuanto a la posibilidad de una campaña de Estado que conduzca a un desarme general. Esto, por supuesto, no es óbice para quitarnos de encima la inquietud y preocupación, al sentirnos acogotados por la presencia en nuestras zonas y barriadas más pobres, donde cala con mayor cinismo el chantaje, por una parte, aunque no seamos reos de complicidades, y por la otra, del terror que significa la amenaza de una “fuca automática” y de 12 tiros en las manos de quienes se prestan para “…impedir la organización de la gente a nivel comunitario en los barrios”. Esto, según reportaje de Carlos Barreto Castillo en el diario VEA del 08-08-2008, titulado “Barrio Adentro Paramilitar: Avance  de la Narco-guerrilla en Venezuela”.

Como quiera que nos sentimos ignorados en nuestra preocupación por el cada día incrementado armamentismo en manos de los anti-patria, los defensores de la Nación hacemos un llamado al Vice-Presidente Carrizales, a los Ministros Rodríguez Chacín (Relaciones Interiores y Justicia) y Gustavo Rangel (Defensa) para que tomen en cuenta el reportaje citado, que en uno de sus párrafos dice: “Hoy por hoy, no se conoce de alguna política de Estado para atacar y contrarrestar esta terrible e inminente amenaza del Estado y del Gobierno venezolano”.

Por nuestra parte, y para cerrar, hacemos memoria para reactualizar la queja de una de las tantas camaradas de uno de los tantos barrios de la Patria, después de la merma de la votación reformadora del 2-12-2007: “Chávez, hijo mío, no fue que me negué a bajar a darte mi voto. Fue que los malditos me pusieron una raya en el suelo con el cañón de sus pistolas…”.

Sin embargo, camarada Chávez, decimos nosotros: Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos! 

pedromendez_bna@yahoo.es    



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2098 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor