Allí fue el comienzo

La Sociedad Patriótica

Para el año de 1811 en nuestra Venezuela, la Revolución que se avecinaba hacía necesaria la creación de una organización política que pudiera combatir ese mar de contradicciones que se tejían en la Independencia de nuestro país.

Los grupos independentistas hablaban de obediencia a España y su soberano, otras veces predicaban la disolución absoluta de las relaciones con la Patria Europea.

Los protagonistas de la Sociedad Patriótica que eran seguidores de la doctrinas que Miranda había traído de París, tenían en Simón Bolívar uno de sus más enconados fanático defensores como fundador de esta organización política.

En José Félix Ribas con su pasión desmedida un miembros que la defendió como era su costumbre en todas las causas que asumía. Integraban la organización figuras como Antonio Muñoz Tebar, Vicente Salías, el francés Leleux, Miguel Peña, Francisco Paúl, Carlos Soublette, Francisco Espejo, Lorenzo Buroz, entre otros. La Presidencia la tuvieron Miranda, Espejo y Muñoz Tebar.

De la Sociedad Patriótica surgen los símbolos patrios, el himno nacional y el primer proyecto de Constitución del país. También de esta organización política surgen los líderes y la mayoría de los valientes soldados que darán su vida en la guerra de Independencia.

La Sociedad Patriótica de Agricultura y Economía que fue fundada por un decreto de la Junta Suprema el 14 de agosto de 1810, resultando ser un club a la francesa cambio que hicieron Bolívar y Miranda.

En esta agrupación política en donde se hablaba de los derechos y deberes del ciudadano, los principios constitutivos del gobierno, se debatía con gran pasión la libertad de la recién creada Patria, logrando con esto que una gran cantidad de personas se inscribieron como socios.

Llegó a funcionar; si se quiere decir; como un Congreso Paralelo, en donde le exigían al nuevo gobierno un compromiso más fuerte. Miranda y Bolívar sabía de la importancia de la difusión de ideas a través de este tipo de sociedades, ya Miranda traía sus experiencias obtenidas en el París de la Convención y del Directorio, sabían que sus asambleas públicas podían ser muy desestabilizadoras que los tímidos brotes de algunas partidas españolas o americanas que estaba a favor del realismo.

Muchos ataques tuvo la recién formada organización que acusaban de reunión de jacobinos. El Ejecutivo fue atacado por la Sociedad Patriótica por su postura de tiranía, recordándole la actuación de los Belzares, los abusos de la Guipuzcoana y el despotismo de Emparan.

La Sociedad Patriótica tenía una junta directiva, integrada por un presidente, cuatro diputados, dos fiscales o censores, un tesorero, tres secretarios y un portero. Cada directivo durará en sus funciones un mes, erigiéndose cada primer día del mes.

La sesión de la Sociedad Patriótica comenzaba a partir de las 6 p.m, hasta altas horas de la madrugada, participando miembros de todas las clases sociales y mujeres de diferentes estamentos. Miranda al ser elegido Presidente introdujo a cuatro mulatos como miembros cosa que fue visto muy favorable por los amantes de la igualdad.

Se regían por un reglamento de debates para tener un orden preciso en las reuniones, sesionaron los martes, jueves y sábado en la casa de la familia Blanco y luego en la casa de los Jerez Aristiguieta, pero cuando los sucesos lo requirieron y aumentando sus miembros sus reuniones se hicieron diarias.

En ese momento el objetivo de la sociedad era lograr definitivamente la liberación de Venezuela y el establecimiento de un régimen republicano y democrático.

Tenían un órgano difusor llamado El Patriota de Venezuela que apareció a fines de 1810 y sus redactores eran Vicente Salias y Antonio Muñoz y Tebar, el siguiente año y en 1812 circularon siete números.

Tuvo la Sociedad Patriótica su propio himno llamado "Viva el Bravo Pueblo", música de Lino Gallardo y Letra de Vicente Salías, también tuvo su bandera que era compuesta por los colores amarillo, azul y rojo en franja horizontales de mayor a menor, con su escudo de armas ; una india sentada en una roca sosteniendo con la mano derecha un asta rematada por un gorro frigio; junto a la india emblema del comercio, de las ciencias, de las artes, un caimán y vegetales, más allá buques mercantes y por último el sol asomando sobre el horizonte marino.

Para el 5 de julio era su Presidente Miranda, pero aún no se había iniciado el Congreso Constituyente de 1811 ya debatían lo relativo a la declaración de la Independencia a pesar de que muchas personas alegaban que la Independencia podía abrir una puerta para la anarquía, idea debatida por Antonio Paúl que alegaba que la Independencia era la única salida.

En la ciudad se comentaba que existían dos Congresos que eran el Constituyente y la Sociedad Patriótica que supuestamente quería suplantarlo.

En la noche del 3 al 4 de julio el futuro Libertador Simón Bolívar pronunció su primer discurso político en donde niega la existencia de dos Congresos, expone su negatividad de comenzar una confederación, alegando que ya estaban confederados en contra de la tiranía.

Alegaba que a Venezuela no les importaba que le vendieran sus esclavos España a Bonaparte o si los conserve cuando el país está resuelto a ser libre.

En ese momento dijo sus famosas frases: "¡Que los grandes proyectos deben prepararse en calma! 300 años de calma, ¿no bastan?"

"Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad sudamericana, vacilar es perdernos."

El 5 de julio de 1811 se declaró la Independencia de Venezuela, los miembros de la Sociedad Patriótica que estaban presentes se pronunciaron con vivas a la libertad y encabezaron una manifestación encabezada por Miranda recorriendo las calles de Caracas, llegando hasta el Palacio Arzobispal para pedirle al Arzobispo llamado Narciso Coll y Pratt que jurase la independencia.

A los pocos días de habernos liberado de España estalló una insurrección en Valencia por parte de los realistas, para detenerla se preparó un ejército que estuvo integrado por miembros de la Sociedad comandados por Miranda y en esa acción murió Lorenzo Buroz, uno de sus miembros.

Así comienza una larga senda hacia la liberación que llenaría las tierras venezolanas de sangre y sufrimiento, pero también de heroísmo y valor.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1174 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: