Vencer las infecciones con naturopatía

  1.  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar en su portal WEB un mensaje nada alentador para la gran mayoria: "(…) los antibióticos y otros medicamentos antimicrobianos se vuelven ineficaces, por lo que las infecciones son cada vez más difíciles o imposibles de tratar."

Esta afirmación, en un mundo que se ha vuelto dependiente de los antibióticos sintéticos, además de generar alarma, tiene varias lecturas, es una señal de agotamiento de un modelo anti-natura, se reconoce la debilidad de la lógica del antibiótico sintético como panacea y es un grito de "sálvese quien pueda" ante una situación cotidiana como son las infecciones.

Sobrevivir a las infecciones pasa por conocer cómo se desarrollan, cual es la causa-raíz del trastorno, así como como cuales son las medidas preventivas y curativas que existieron (antes de la aparición de la penicilina) y las que existen desde el enfoque de la Naturopatía y otras medicinas naturales.

La infección comienza cuando se incrementa la población normal de algunos "organismos diminutos" (visibles e invisibles) de diferente tipo (virus, bacterias, hongos, parásitos y otros) y variado tamaño (micro, nano, gigaorganismos y mas pequeños), tanto de los que están perennemente en el cuerpo humano, como de otros que vienen del entorno.

En los primeros momentos de este acontecimiento, el cuerpo humano activa todos los mecanismos de defensa para controlar la situación y volver al equilibrio. Si las defensas están bajas, no se activan oportunamente o el cuerpo está enfermo y débil, la población de "organismos diminutos" seguirá creciendo y haciendo que la persona pierda salud, inclusive pudiera morirse.

Entonces, que la situación se agrave va a depender mayormente de la debilidad del cuerpo humano (del sistema inmunológico y de su constitución), cuya potencia no es suficientes para defenderse ni para asimilar los complementos (antibióticos) que generalmente se le suministran.

No es que el "organismo diminuto" (del tipo que sea) se ha vuelto invencible ante los antibióticos sintéticos como dicen, ocurre que los humanos se han vuelto débiles. Si el "organismo diminuto" fuese todopoderoso, entonces toda la humanidad se infectaría al mismo tiempo y con la misma gravedad.

Ante las infecciones, lo que garantiza la vida a plenitud es un sistema inmunológico que funcione, un cuerpo saludable, una mente sana, un arsenal terapéutico natural y un Protocolo Naturopático.

II.

No esta demás ratificar que existen muchos tipos "organismos diminutos" que constituyen parte del entorno y del cuerpo humano, que conviven con nosotros, son inofensivos e incluso útiles. Solo causan alteraciones si se rompe el equilibrio respecto al tamaño, posición y duración de sus comunidades o colonias.

También es importante saber algo de los tipos de infecciones para orientar la solución en caso de presentarse.

Infecciones bacterianas que se originan cuando el exceso de organismos unicelulares (bacterias) producen toxinas que afectan los tejidos: amigdalitis, tuberculosis, infecciones urinarias, meningitis, conjuntivitis (puede ser viral o bacteriana), botulismo y neumonía.

Infecciones virales causadas por microorganismos mucho mas pequeños que las bacterias y los hongos, que invaden las células para mantenerse y multiplicarse: virus de papiloma humano, hepatitis C y B, resfriado común, influenza: sarampión, herpes genital, sida, herpes zóster, entre otros.

Infecciones por hongos (mas de 500 mil especies) causadas por organismos que pueden ser unicelulares o pluricelulares, generalmente en forma de esporas que afectan mayormente la piel y los pulmones: Pie de atleta, cándida, tiña.

Infecciones parasitarias ocasionadas por organismos (parásitos) que llegan al cuerpo humano a través del agua o alimentos contaminados, por contacto sexual, por superficies sucias, por la picadura de un insecto o convivencia con animales: Mal de Chagas, Leishmaniasis, Piojos en la cabeza y paludismo.

Para todas estas condiciones irregulares, la humanidad ha tenido y tiene soluciones en el marco de las leyes de la naturaleza humana, protegiéndose con su arsenal terapéutico y nutritivo, mayormente herbal.

III.

Para vencer las infecciones, que siempre pueden presentarse, hay que garantizar condiciones saludables, tener disponibles los antibióticos naturales, manejar protocolos naturistas anti-infecciones y practicar medidas higiénicas en todo momento.

Las condiciones saludables son deseables que siempre estén presentes (prevenir es mejor que curar) pero si es en medio de la crisis por infección hay que buscarlas, en ambos casos se logran con la oxigenación corporal mediante respiración profunda. Le sigue la hidratación con agua a temperatura ambiente. Luego Ph alcalino para evitar la reproducción o supervivencia de "organismos diminutos" que nos alteran la salud. Cantidad adecuada de vitaminas, minerales y oligoelementos (principalmente Vitaminas A, B, C y E, Selenio, Zinc, Acido Fólico, Q10, Glutatión). Suficiente y oportuna cantidad de hormonas. Hígado y riñones limpios. Nivel de emoción apropiado (sin depresión, ni estrés ni ansiedad). Todas estas condiciones pueden medirse con Bioescaner y sus niveles dependen del Estilo de vida saludable, la sana alimentación, la salud social, los ejercicios físicos y mentales.

Hay que tener a la mano y conocer el poder curativo, fortificante y reconstituyente de productos naturales de uso y consumo mundial como el Ajo, el Jengibre, la Sábila, la Cebolla, la Miel, el Propileo, el Limón, la Zanahoria, la Pimienta, la Naranja, la Arcilla, así como de otros del ámbito local y regional.

Recomendamos leer Bibliografía Referencial Orientadora como: "Manejo de Infecciones sin Antibióticos" del Dr. Rafael García Chacón; "Herbolario Tropical" del Dr. Keshava Bhat y nuestro libro El Arte de Ser Saludable".

Siempre es posible vencer las infecciones con Naturopatía.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1051 veces.



Alexis Adarfio Marín


Visite el perfil de Alexis Adarfio Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Adarfio Marín

Alexis Adarfio Marín

Más artículos de este autor