Se desató la picazón electoral

Venezuela es una tierra de espantos, de brincos, de apúrate que viene el último tren, aunque no lo hayan construido, y sus estructuras languidezcan ante el sol, la lluvia, y tanta incapacidad oficial

Si, y no se trata de este virus que dolorosamente golpea a la maltratada normalidad de millones en el mundo, aquí nos referimos a la desesperante urticaria emocional que ha estallado en no pocos políticos, ávidos de "ser alguien", como le decían a uno en la familia para que estudiara

Ellos, los políticos casi no duermen. En la noche un bicho les recorre el cuerpo, se voltean, se abrigan, se descubren, la noticia electoral los desvela

Ahora, muchas reuniones, convocatorias, llamadas a los compadres, tocayos, y paisanos olvidados, se les alborotaron las lombrices por el país, y que ¡de país ¡ y que sensibles amanecieron desde que anunciaron que algo de escrutinio pudiera suceder en diciembre

Demasiados quieren ser candidatos, ven cerca la posibilidad de algún poder, de saborear el hemiciclo, se imaginan levantando la mano muy solícita, ellos, sumamente perfumados, sin 1 sola arruga en sus trajes, realmente ocupados en otros menesteres de la patria o de la matria, depende del amor propio que para ese instante le conmueva su fibra, suficientemente acicalada a la oportunidad

Pues sí, aparecerán variedad de representantes, para que, a través de ellos, ¡el pueblo llegue a la asamblea ¡ es decir, pueda pasar a veces por la acera cercana, cuando se lo permitan los militares soberanamente armados contra la ciudadanía

Veremos desfilar candidatos del Ecologismo, y del Ambiente; aunque nunca hayan emitido ninguna opinión sobre la destrucción del arco minero y sus terribles consecuencias para el equilibrio planetario, o, que tampoco fijaron posición el año pasado en febrero 2019, cuando los cuerpos militares asesinaron a una pareja de montañistas que se solidarizaban con la comunidad pemon de santa Elena de uairen, esos ambientalistas que cierran los ojos y la boca ante la pésima calidad del agua que se consume en Venezuela, ellos aspiran dormir un rato en las butacas de cualquier sitio donde no llegue la contaminación sónica, ni siquiera el bostezo que provocan a la mayoría, y si hay pajaritos en la esquina, mejor

Habrán candidatos O B R E R O S, muy obedientes, de esos que circulan en vehículos de alta gama, los que no han respaldado a las enfermeras en sus gloriosas luchas, ni dicen nada cuando a los maestros le lanzan heces, obra de los gloriosos hijos de la patria que circulan en motocicleta y se cubren el rostro impunemente, como sucedió en la protesta en la esquina de Salas a Caja de Agua, muy cerca del Ministerio de Educación, menos hablan, sobre la injusta prisión del dirigente ferrominero Rubén Gonzales, y ni les quita el sueño el salario más bajo de América, solo 4 dólares, suficiente para adquirir 10 panes campesino, esto son algunos de los rasgos identitario de esos heroicos futuros candidatos

Candidatos campesinos, que no saben cuántas patas tiene una vaca, y que tal vez se imaginen que la yuca crece guindada de una rama, claro, serán individuos fuertes porque se nutren de cambures

O voceros de los pescadores, que tal vez crean que el archipiélago de los Roques es el lugar ideal para el cardumen, o donde las embarcaciones cabriolan sin testigos

Sin dudas, delegados de los Cultores y Artistas, excelentes cultivadores del silencio frente al atropello a la muchacha del violoncelo, que fue llevada de paseo a la cárcel de mujeres en los Teques, los desmemoriados, frente a los teatreros que fueron detenidos por la PNB , cuando escenificaban una obra de teatro en Chacao, frente a los artistas plástico sin lienzo, sin pinceles, sin saldos en sus teléfonos para registrar algún detalle de interés pictórico, sin salas ni museos, los futuros elegibles que prefieren pasear por las tascas caraqueñas, en claro desprecio por los artesanos y tejedoras de aguasay o los tallistas de la mucuy, a los que no les importa que la producción editorial en Venezuela se haya reducido al 10%, los candidatos que ignoran que hubo un sistema nacional de imprentas, y que con su sordera son incapaces de escuchar el lamento y reclamo de los trabajadores culturales, muchos viven en grosera pobreza

Esos candidatos que aspiran a que el único acorde preciso es el del relincho de algún caballo blanco

Bueno, sin dejar de lado a los autonombrados voceros de los Derechos Humanos que tienen una noción renovada de la tortura, a esos, que consideran ser prisioneros políticos de verdad, y nada más, a los que reconocen cuando se refieren a los que piensan similar al régimen, o que inventaron otro concepto de masacre, mas allá de los cadáveres expuestos al sol

En plena madrugada, se les ocurre, que además de rascarse el lomo, y en ausencia de pesadilla, que ellos pueden ser diputados, a pesar de la tormenta y los malos augurios, sin importarles para nada que este territorio aun llamado Venezuela se haya ido por un despeñadero, mas allá de sus mezquinas apetencias, serán candidatos contra todo pronóstico, alcanzarán una vaina, llamada cielo por los prelados enredados en la estafa, y, hazaña histórica, por los cronistas del contrabando memorial, hasta que por obra de alguna brisa que bata las ramas, su terrible e ilusoria picazón desaparezca, mientras se anuncian los votos a su servicio, y el país los mire con sobria sospecha.

Venezuela es una tierra de espantos, de brincos, de apúrate que viene el último tren, aunque no lo hayan construido, y sus estructuras languidezcan ante el sol, la lluvia, y tanta incapacidad oficial

Si, y no se trata de este virus que dolorosamente golpea a la maltratada normalidad de millones en el mundo, aquí nos referimos a la desesperante urticaria emocional que ha estallado en no pocos políticos, ávidos de "ser alguien", como le decían a uno en la familia para que estudiara

Ellos, los políticos casi no duermen. En la noche un bicho les recorre el cuerpo, se voltean, se abrigan, se descubren, la noticia electoral los desvela

Ahora, muchas reuniones, convocatorias, llamadas a los compadres, tocayos, y paisanos olvidados, se les alborotaron las lombrices por el país, y que ¡de país ¡ y que sensibles amanecieron desde que anunciaron que algo de escrutinio pudiera suceder en diciembre

Demasiados quieren ser candidatos, ven cerca la posibilidad de algún poder, de saborear el hemiciclo, se imaginan levantando la mano muy solícita, ellos, sumamente perfumados, sin 1 sola arruga en sus trajes, realmente ocupados en otros menesteres de la patria o de la matria, depende del amor propio que para ese instante le conmueva su fibra, suficientemente acicalada a la oportunidad

Pues sí, aparecerán variedad de representantes, para que, a través de ellos, ¡el pueblo llegue a la asamblea ¡ es decir, pueda pasar a veces por la acera cercana, cuando se lo permitan los militares soberanamente armados contra la ciudadanía

Veremos desfilar candidatos del Ecologismo, y del Ambiente; aunque nunca hayan emitido ninguna opinión sobre la destrucción del arco minero y sus terribles consecuencias para el equilibrio planetario, o, que tampoco fijaron posición el año pasado en febrero 2019, cuando los cuerpos militares asesinaron a una pareja de montañistas que se solidarizaban con la comunidad pemon de santa Elena de uairen, esos ambientalistas que cierran los ojos y la boca ante la pésima calidad del agua que se consume en Venezuela, ellos aspiran dormir un rato en las butacas de cualquier sitio donde no llegue la contaminación sónica, ni siquiera el bostezo que provocan a la mayoría, y si hay pajaritos en la esquina, mejor

Habrán candidatos O B R E R O S, muy obedientes, de esos que circulan en vehículos de alta gama, los que no han respaldado a las enfermeras en sus gloriosas luchas, ni dicen nada cuando a los maestros le lanzan heces, obra de los gloriosos hijos de la patria que circulan en motocicleta y se cubren el rostro impunemente, como sucedió en la protesta en la esquina de Salas a Caja de Agua, muy cerca del Ministerio de Educación, menos hablan, sobre la injusta prisión del dirigente ferrominero Rubén Gonzales, y ni les quita el sueño el salario más bajo de América, solo 4 dólares, suficiente para adquirir 10 panes campesino, esto son algunos de los rasgos identitario de esos heroicos futuros candidatos

Candidatos campesinos, que no saben cuántas patas tiene una vaca, y que tal vez se imaginen que la yuca crece guindada de una rama, claro, serán individuos fuertes porque se nutren de cambures

O voceros de los pescadores, que tal vez crean que el archipiélago de los Roques es el lugar ideal para el cardumen, o donde las embarcaciones cabriolan sin testigos

Sin dudas, delegados de los Cultores y Artistas, excelentes cultivadores del silencio frente al atropello a la muchacha del violoncelo, que fue llevada de paseo a la cárcel de mujeres en los Teques, los desmemoriados, frente a los teatreros que fueron detenidos por la PNB , cuando escenificaban una obra de teatro en Chacao, frente a los artistas plástico sin lienzo, sin pinceles, sin saldos en sus teléfonos para registrar algún detalle de interés pictórico, sin salas ni museos, los futuros elegibles que prefieren pasear por las tascas caraqueñas, en claro desprecio por los artesanos y tejedoras de aguasay o los tallistas de la mucuy, a los que no les importa que la producción editorial en Venezuela se haya reducido al 10%, los candidatos que ignoran que hubo un sistema nacional de imprentas, y que con su sordera son incapaces de escuchar el lamento y reclamo de los trabajadores culturales, muchos viven en grosera pobreza

Esos candidatos que aspiran a que el único acorde preciso es el del relincho de algún caballo blanco

Bueno, sin dejar de lado a los autonombrados voceros de los Derechos Humanos que tienen una noción renovada de la tortura, a esos, que consideran ser prisioneros políticos de verdad, y nada más, a los que reconocen cuando se refieren a los que piensan similar al régimen, o que inventaron otro concepto de masacre, mas allá de los cadáveres expuestos al sol

En plena madrugada, se les ocurre, que además de rascarse el lomo, y en ausencia de pesadilla, que ellos pueden ser diputados, a pesar de la tormenta y los malos augurios, sin importarles para nada que este territorio aun llamado Venezuela se haya ido por un despeñadero, mas allá de sus mezquinas apetencias, serán candidatos contra todo pronóstico, alcanzarán una vaina, llamada cielo por los prelados enredados en la estafa, y, hazaña histórica, por los cronistas del contrabando memorial, hasta que por obra de alguna brisa que bata las ramas, su terrible e ilusoria picazón desaparezca, mientras se anuncian los votos a su servicio, y el país los mire con sobria sospecha.

freddyrojas18@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 633 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter