Docencia Amena

En tiempos de pandemia hablemos de la infografía

Quienes desde algún tiempo hemos leído prensa escrita y distinguido cada una de sus secciones reconocemos la variación que han tenido sus páginas al momento de ser diagramadas. No hay publicación en estos tiempos en que la infografía periodística haya sido colocada en un espacio para complementar una nota de prensa u otro género periodístico.

Desde que el hombre primitivo intentara comunicarse entre sí por medios de símbolos con tal pudiera "decir algo" se estaría considerando el lenguaje de las imágenes, las formas y los colores a manera de informar que, con el transcurrir de los tiempos, se ha venido transformando.

Prueba de ello son los dibujos que indican los animales a cazar y cómo debía hacerse para que los más jóvenes captaran el oficio sin que tuviera que emplearse el habla. Así, pues, un buen número de estas iconografías que se han hallado en cavernas como las de Altamira, España, son referencia del lenguaje de símbolos antes del empuje de las grandes civilizaciones.

Posteriormente en la era del Renacimiento las ilustraciones explicativas cobrarían mayor impulso para que fueran descifradas por expertos en áreas como las matemáticas, la ingeniería, la astrología y de esta forma la información no estuviera tan recargada de letras y las imágenes facilitaran la comprensión de lectores. Leonardo Da Vinci es su máximo exponente.

Asimismo para cuando se crea la imprenta la infografía tendrá un lugar donde afianzarse aún más pues los resultados de los viajes marítimos de ultramar hacia tierras no exploradas se darán a conocer con detalles mucho tiempo después. Desde luego dichas navegaciones no habrían sido de gran alcance como medio de transporte sino es gracias a las imágenes y datos con que los viajeros pudieron tomar rutas y acortar distancias entre un punto y otro a través del mar. Es decir, los mapas y cartografías se convirtieron en especie de infografía.

Es importante señalar que una vez se establecieran nuevas rutas de navegación tras las conquistas de españoles, portugueses e ingleses se dio un gran impacto en Europa, por lo que naciones con posibilidades de navegación surcaron los mares en procura de llegar al Nuevo Mundo o bordear al África hasta llegar al otro lado del hemisferio oriental atraídos en todo momento por las riquezas de la que tanto se divulgó. No en vano para ello fue necesario que dibujantes y cartógrafos se aplicaran en la confección de mapas y se guiaran por elementos naturales que sirvieron a la hora de incorporar imágenes a su trabajo gráfico.

Hoy por hoy la infografía obedece a unos cánones informativos en el que la narrativa, los colores, las formas invitan al lector a documentarse en breve tiempo sobre un hecho noticioso o un tema en particular. De igual manera lo completo de la ilustración se evidencia en las 5 WH, permitiendo de este modo, que en las redes sociales el género periodístico tenga otros espacios para ser visualizado y no ser una mera publicación de folletos, revistas o periódicos.

Para las décadas de los 80 y 90 el boom de la infografía revolucionaba las páginas de revistas y periódicos y eran los diseñadores gráficos quienes se ocupaban de trabajar por medio de computadoras las síntesis e imágenes que brindaría a miles de lectores la oportunidad de enterarse de algún suceso de gran impacto sin necesidad de profundizar en el texto. Actualmente periodistas graduados están dando la talla al prediseñar y montar sus propias infografías con tal sean publicadas junto a sus notas.

Durante la pandemia del coronavirus que azota al mundo desde finales de 2019 cuando hizo su aparición en Wuhan, China, la infografía periodística ha sido una herramienta muy efectiva para poder explicar por medio de ilustración lo letal del virus y las recomendaciones con tal evitar su contagio y propagación.

También durante la presente situación de emergencia de salud pública mundial la infografía nos ha permitido comprender temas económicos y políticos como es el caso de la realidad crítica de potencias que han visto diezmar parte de su población, especialmente pobres, ancianos, indefensos producto de negar atención gratuita y oportuna ante un virus que no reconoce condición social, política o cultural. En el caso de EEUU en donde la infografía goza de una gran utilidad y en donde sus diseños asombran por lo estético y su confección, el drama en las calles es espeluznante. De ese mismo modo nos enteramos por medio de gráficas en la que se incluyen cifras, estadísticos, textos, fotos, dibujos, entre otros elementos visuales.

El periodismo moderno va en avanzada. La infografía periodística también se asiste en tiempos de gran respeto por la vida y la salvación de la humanidad. Es por eso que se exige utilizar este recurso en función de orientar e informar con veracidad, oportunamente, sin sesgo, sin desvirtualismo. No solo pensando en el emporio organizacional de una determinada editorial sino en el resguardo de la raza humana. Muchas personas han preferido guiarse y enterarse por una infografía porque una imagen dice mil palabras. Digamos son tiempos de cambios pero también de un gran compromiso en pro de informar con ética y alta responsabilidad social.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 945 veces.



Brígido Daniel Torrealba


Visite el perfil de Brígido Daniel Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas