Amenazas, palacios republicanos, petróleo, indios y vacas

Venezuela es una República Independiente que fundamenta su origen como Nación en las luchas e ideas de los patriotas venezolanos y extranjeros que lucharon contra la condición de Colonia Ultramarina que nos imponían desde comienzos del siglo XVI las Monarquías Españolas. Entre 1811 y 1823 nuestro territorio fue el escenario de duras batallas y conflictos que significaron graves daños y pérdidas de muchas vidas humanas, sacrificio de animales de cría, tierras y cultivos, las actividades productivas y comerciales, la integración familiar, el desplazamiento de seres humano y animales con fines comerciales y la afectación de todas las acciones culturales en general. Luego de la derrota definitiva de las tropas españolas y venezolanas defensoras de la monarquía en nuestro territorio, nuestros soldados, mujeres e hijos salieron a conformar y consolidar los ejércitos republicanos, independentistas y patriotas suramericanos que se requerían para lograr la independencia de otros territorios de América del Sur donde finalmente se lograron construir las actuales Repúblicas de Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú. Todas estas duras, crueles y también costosas guerras, así como los desplazamientos se hicieron con la participación de republicanos de todos estos territorios y bajo el liderazgo de Simón Bolívar, además de muchos oficiales y tropas surgidos desde los diferentes componentes sociales y étnicos que conformaban la denominada Provincia de Venezuela.

En la actualidad de acuerdo al artículo 1° de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela somos  una República…”irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador. Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.” Tenemos más de 200 años ininterrumpidos, con sus altos y bajos, avances, retrocesos y estancamientos construyendo una Nación Republicana Independiente. Hoy nos acechan graves peligros de cercos económicos, diplomáticos, institucionales, provocaciones fronterizas y una evidente amenaza de intervención militar internacional, promovida por quienes no aceptan la conformación de un mundo multipolar y la aplicación republicana de políticas públicas sustentadas en el soberanismo, la integración regional solidaria y la inclusión social y étnica. La condición de Nación Republicana Independiente se encuentra en peligro efectivo. Desde nuestras instituciones  estatales republicanas, con sus directivos  y funcionarios, como desde sus sedes o edificaciones republicanas nacionales, regionales y locales construidas durante estos 207 años por gobiernos republicanos, es necesario asumir la defensa inteligente, amplia, dialéctica, inclusiva de la sociedad y la nación venezolana. Me parece pertinente y adecuado identificar nuestras instituciones públicas y sus sedes emblemáticas como escenarios físicos republicanos alejados de la narrativa de la existencia de los denominados PALACIOS que se corresponden con las Monarquías y sus imaginarios de reyes, reinas, príncipes, duques, duquesas, pajes, arbitristas, siervos, bufones, etc.

Los ataques pueden ubicarse desde diversas áreas de la economía, la diplomacia, los organismos multilaterales, los organismos de financiamiento y créditos internacionales, las provocaciones fronterizas, la escasez, la especulación con los precios, la captación del dinero efectivo, las acciones violentas y entre estas las denominadas guarimbas, la captación de integrantes de las FANB para conspirar y el manejo de líneas y matrices de información/desinformación desde muchos centros de elaboración de materiales para los medios de comunicación convencionales y telemáticos. Todos estos aspectos unidos a otros mecanismos de desestabilización y presión nacional/internacional que se vienen aplicando desde hace varios años contra la Nación Venezolana, han encontrado un escenario propicio para avanzar con mayor eficacia y efectividad entre los años 2015 y 2018.

Nosotros tenemos el privilegio como venezolanos de contar con la existencia de grandes yacimientos de petróleo y gas en nuestro subsuelo. Gracias a la explotación y exportación de esos recursos energéticos (en particular el petróleo) denominados en los mercados internacionales como importantes commodities (materias primas como mercancía) este país ha logrado unificarse e integrarse territorialmente, construir grandes obras de infraestructura, crear sistemas nacionales de educación, salud, seguridad social, empleos, viviendas, financiamiento para los diversos sectores públicos y privados de las actividades económicas, estructurar y financiar las más diversas expresiones del Poder Público, subsidiar con divisas a bajos precios a todos los sectores públicos y privados, así como también lograr la permanencia voluntaria en nuestro territorio de la mayoría de sus habitantes. Somos un país petrolero, rentista, que ha obtenido grandes ingresos en divisas durante estos últimos 94 años (1924-2018) y no debemos sentirnos avergonzados, acomplejados y disminuidos por contar con esta inmensa fortaleza económica.

El petróleo es como nuestro riego sanguíneo que recorre todo el cuerpo de la Nación, llevando el oxigeno y una variedad de componentes vitales para que el cerebro se oxigene y cumpla con sus múltiples actividades al igual que el corazón y todo el organismo humano. Lo extraño, lo difícil de explicar es como llegamos a descuidar las inversiones indispensables en todas las actividades relacionadas con la explotación del producto estrella de nuestra economía. Como se descuidó durante años las inversiones para garantizar el aumento de la producción de gas y la explotación de la industria petroquímica asociada al petróleo y el gas. Las cifras que se conocen públicamente sobre Venezuela pueden evidenciar lo terrible de esta situación:

Año 2008 3.442.000 barriles de petróleo diario (BDP). Año 2014 2.894.000 barriles de petróleo diario (BDP).Año 2018 1.278.000 barriles de petróleo diario (BDP) Mes de Julio.

Basándonos en estas cifras es que nos atrevemos a señalar que este escenario de reducción progresiva de las inversiones en el área y luego como consecuencia inevitable la caída de la producción petrolera nacional, han servido como el ingrediente fundamental para que las acciones de desestabilización, afectación, caotización, hiperinflación y cerco económico tuvieran el impacto que hemos padecido la inmensa mayoría de los habitantes de este país. Es como el lubricante sobre el cual comenzaron a desplazarse con mayor facilidad y obteniendo mejores resultados todos los planes y acciones que venían aplicándose desde 2002-2003. Es importante tener siempre claro que la venta del petróleo ha garantizado el ingreso del 97 % de las divisas que entran al país. ¡¡¡Una Peluza….Una Guara!!!.

El petróleo es para los venezolanos el equivalente a la vaca para los Indios, esos más de 1.240 millones de habitantes que conforman ese inmenso país conocido como la India, quienes derivan esa definición toponímica de ser gente que vive cerca del río Indo. Por cierto Cristóbal Colón, quien realizó 3 viajes de exploración y conquista hasta nuestros territorios, murió creyendo que había llegado a la India y por ello definió a todos los habitantes de estos territorios como Indios. Por acá existían variadas culturas o grupos étnicos como los Caribes, Arawacos, Incas, Mayas, Aztecas y otros con diversas subdivisiones internas que se expresaban en sus diferentes construcciones linguisticas, organizacionales y culturales en general. A partir de ese error, el discurso de dominación europeo construyó toda una narrativa que hasta hoy ubica a los Indios en estos territorios de América y los califica como seres inferiores. Toda esa construcción ideológica de la dominación sirvió para justificar la sobre explotación, el exterminio, la imposición de culturas y acomplejar/doblegar a los dominados.

En el inmenso territorio de la India coexisten varias expresiones o prácticas religiosas, siendo la más importante el hinduismo, seguido por el budismo, el jainismo, el sijismo, el zoroastrismo, el islamismo, el cristianismo y el judaísmo. Entre los seguidores del hinduismo, a los cuales perteneció el líder del independentismo de la India, el Mahatma Gandhi, es fundamental la defensa radical de la preservación de la vida del ganado vacuno (prevalece la variedad cebu) y particularmente de la vaca. Siendo un país extenso, con amplia población rural y con mucha pobreza, este animal aporta más beneficios mientras este con vida. El propio Gandhi comenzó a expandir su liderazgo por medio de la defensa de las vacas a través del hinduismo. Afirmaba este líder Indio …”Por qué se eligió a la vaca para la apoteosis es algo evidente para mí. La vaca era en la India la mejor compañera. No sólo daba leche, también hacía posible la agricultura.” En ese país se protege con medidas especiales estos animales, no sólo se veneran y se le colocan collares de flores, también existen especies de asilos para vacas o bueyes viejos y enfermos. El sentido común que han desarrollado los Indios Hinduistas, con el apoyo de sus liderazgos locales, regionales y nacionales, los lleva a preservar la vida de estos animales porque sencillamente mientras

 

están vivos son aportadores de beneficios sustentables. Pueden ser usados como fuerzas para jalar las carretas de transporte, arrastrar los arados en los cultivos, obtener  la leche que permite elaborar mantequilla, suero, yogurt y quesos, las excretas su utilizan como abono y combustible para cocinar y alumbrar. Pero además la vaca siempre puede parir un buey que es la principal fuerza de tracción rural en ese país. Actualmente la India es el principal exportador de carne de ganado en el mundo, utilizando la cría del búfalo de agua para lograr este objetivo económico, animal que permite también ser utilizado en los arrozales por su capacidad para moverse entre las aguas de estos sembradíos. Un ejemplo también interesante de invertir en las actividades sustentables es el Uruguay que cuenta con una población de alrededor de 3.290.454 habitantes y mantiene una cría de ganado bovino o vacuno de más de 12.000.000 y más de 6.500.000 ovinos.

Nosotros podemos seguir explotando y vendiendo oro, coltán, diamantes, cobre, plata, hierro, cerámicas, yeso, cal, cemento y otros minerales o productos diversos, pero jamás estos pueden ser equiparados a las ventajas y beneficios de extraer, procesar y vender petróleo, sus productos derivados y el gas. La relación costos / beneficios de estas actividades son abrumadoramente favorables para todos los venezolanos. El problema hoy es como lograr recuperar la producción de petróleo y gas. El Presidente Hugo Chávez ganó las elecciones de diciembre 2012 con un programa de gobierno que ofrecía elevar la producción en un primer momento hasta los 5.000.000 de barriles diarios (BDP) y luego llegar hasta los 6.000.000 millones. El petróleo y el gas para los venezolanos es el equivalente a la vaca, el buey y el búfalo de agua de los Indios que conforman ese enorme país de 29 estados y 7 territorios. En estas circunstancias es donde las élites que gobiernan demuestran su capacidad táctica, estratégica y en particular convertir lo efímero en perdurable, lo no renovable en SUSTENTABLE.

 

Germán Yépez Colmenares

Historiador



Esta nota ha sido leída aproximadamente 487 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Germán Yépez Colmenares

Germán Yépez Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a269054.htmlCd0NV CAC = Y co = US