Los trabajadores, los asalariados; entre las sanguijuelas de arriba y las garrapatas de abajo

"Esta comprobado que la masa trabajadora, los asalariados, son la parte mas fundamental de una sociedad para convertirla en un país desarrollado, ella es su sangre, y sin ella, toda economía se derrumba" I.M.

Algunos conceptos previos:

Sanguijuela; Gusano anélido dotado de una ventosa bucal que utiliza para succionar sangre a los que se agarra

Garrapata: Ácaro parásito con un aparato bucal perforador que utiliza para chupar la sangre de su huésped

En esta guerra que tenemos en Venezuela, ningún aumento que haga el presidente Nicolás Maduro Moros, jamás será suficiente para salir de abajo y llegar arriba como estábamos, para lograr tener el poder adquisitivo que disfrutábamos, porque es… ¡una guerra de todos contra todos! Por un lado tenemos a los empresarios y grandes comerciantes que se "comprometen" delante de las cámaras ante todo el pueblo, con el gobierno, a cumplir las reglas del juego de los precios justos, pero que misteriosamente cuando llegan a los supermercados, abastos, bodegas y por los caminos verdes, esos precios son tan injustos como ilegales. Burla sin castigo.

Todos esas sanguijuelas que tienen dinero de más; empresarios, grandes comerciantes -los de arriba- y las garrapatas que hacen mucho dinero a nuestra expensa; los bachaqueros, revendedores –los de abajo- nos succionan y chupan el dinero de los aumentos salariales que da el presidente compatriota Nicolás Maduro, que en cuestión de horas, los "Gusanos anélidos y los Ácaros parásitos" de arriba y de abajo, acaban en un dos por tres, incluido los bonos extraordinarios que esta dando. En Venezuela, los trabajadores, los asalariados, estamos a merced de esos abusadores, embaucadores, vividores, negreros, explotadores, usureros y en la espera de los funcionarios e instituciones garantes de las políticas del estado/gobierno que deben darle apoyo irrestricto al soberano y a defender la gran intención del presidente Maduro para que el poder adquisitivo vaya en aumento y sobrepase la hiperinflación que estas sanguijuelas y garrapatas generan cada día astronómicamente volviendo el salario de los trabajadores como sal y agua.

Venezuela se podrá desarrollar en primer lugar, si se dignifica su masa trabajadora, la asalariada en todos los aspectos. Las políticas del estado están para eso, existen, pero las sanguijuelas y garrapatas que tenemos en Venezuela seguirán succionado y chupando la savia sanguínea de nuestras venas, la que aun sostienen con dignidad nuestra nación, con los que estamos y permanecemos aun en ella, de nuestra revolución bolivariana y nuestro pueblo para que no caiga en la anarquía. Muchos dicen que tenemos las leyes. Otros dicen que lo que no tenemos son funcionarios probos. En fin ¿Qué nos sigue faltando? que los venezolanos aun no terminamos de entender como los trabajadores, los asalariados por las razones que sea, "no sabemos" ser industriales, empresarios, banqueros, comerciantes, corruptos, bachaqueros, revedendores, ni ser de arriba, ni mucho ser de abajo, solo sabemos mantener pura nuestra sangre trabajadora, asalariada, para mantener nuestras familias con dignidad. Nuestro trabajo, nuestro sudor, lo que esta es enriqueciendo lamentablemente a las sanguijuelas y garrapatas que nos succionan y chupan nuestros salarios,y porque somos organismos victimas de estos parásitos.

Los trabajadores, los asalariados, son la sangre que bombea el corazón de una nación para que llegue a todos los sistemas que la conforman, pero si se succiona y chupa esa su sangre, todos sus sistemas se enferman y colapsan llevando el cuerpo de la nación al colapso como estamos en estos momentos ¡y todo lo que esta sobre ella! tarde o temprana se puede derrumbar. En Venezuela hay que mejorar la calidad de la sangre a como de lugar para que pueda sostener a los miembros de arriba y a los miembros de abajo, pero no como sanguijuelas y garrapatas, si no, como otros organismos del tejido viviente y social de un sistema humano digno, no animal y bestial como el que tenemos. Maduro hace malabarismos para equilibrarnos en esta suerte de supervivencia en esta guerra de 4ta y 5ta generación.

Solo con decisión política, sin dejar solo a Maduro, con autoridad ética y moral de los funcionarios e instituciones, podremos superar el desangramiento que tienen los trabajadores, los asalariados. Con esta actuación, con este comportamiento, con esta conducta, lograremos quitarnos a las sanguijuelas y garrapatas que desangran la vida diaria de esta mí Gran Nación, Venezuela, la que el comandante eterno Hugo Chávez conquisto de nuevo y nos dejó como legado

¡Otro país es posible! Mucho depende de mi

Nuestro legado… también es sagrado



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1033 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a265382.htmlCd0NV CAC = Y co = US