Venezuela… un país que se negó a entregar su dignidad

"Los arboles jamás se entregan. Mueren de pie. Solo sucumben, desaparecen o se caen, cuando la mano del hombre interviene y lo derriba por algún interés. Así aprendí de ellos, tal dignidad" I.M.

Dice un refrán que "Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde". Quizás muchas personas pensaran que lo único que se puede hacer en Venezuela en estos momentos, es irse a otro país, y quizás eso sea lo más "conveniente" para esos coterráneos. Así es la vida, una conveniencia constante. Convenimos que es mejor ir a buscar un empleo en un país extranjero haciendo cualquier tipo de trabajo –el que sea-, pero que nunca lo haríamos en este nuestro país. Para esos paisanos, quedarse en estos momentos en nuestro país, no es rentable porque el país no está dolarizado ¿O si lo está? ¿Pero no cómo ell@s desean? Para esos conciudadanos ¿Será preferible cumplir y acatar la constitución de esos países, que aceptar Nuestra Carta Magna? ¿Se habrán leído y entendido por ejemplo el artículo 57 de la CRBV? "Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión, y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecerse censura…." ¿Tendrán la misma oportunidad de ese privilegio por esa libertad o… mi libertad síquica y anímica cuánto vale? ¿Podrán hacer esto en los países a donde se fueron? Esos familiares, vecinos, conocidos que se encuentran a cientos de miles de kilómetros de cada ser que los vio nacer, crecer y trabajar junto a tantas personas a su alrededor ¿Que estarán sintiendo, pensando y viviendo espiritualmente en estos momentos? Eso debe preocuparnos a tod@s. Somos corresponsables. Lo dejo hasta ahí

¡Es posible capitular con facilidad ante una situación país como la que estamos viviendo, abandonando toda nuestra vida, la calle, el barrio o urbanismo, los bienes comprados, regalados o heredados y dejarlo solo para el recuerdo de los años venideros debido a las tormentas que nos han creado en esta guerra sin soldados! ¿Qué pasaría si realmente las tropas norteamericanas o mercenarios contratados por ellos, incursionaran en algún momento en nuestro país? ¿Acaso todos los seres amados dejados en un país como el nuestro, que son la otra parte de nuestra vida, los dejamos a cual voluntad? ¿Qué estarán pensando los que se fueron de ello? ¿Pero si la "verdadera" guerra no ha comenzado? ¿Nos rendimos ante esta circunstancia adversa sin hacer lo que decidimos o fuimos a hacer en ese otro país? ¿Entregar toda nuestra fuerza de trabajo y voluntad en lo que sea necesario con tal de recibir pago en moneda extranjera para transformarla en billete verde? ¿O nos entregamos para combatir esta guerra que el único color que tiene es el verde? ¿O preferimos subordinados a cumplir con todas las normas y leyes de ese otro país aun cuando no lo hacemos en el nuestro, como pagar los servicios e impuestos por ejemplo? ¿Nos sometemos a los designios del buhonerismo extranjero con tal de conseguir ese monstro verde?

¿Quién debe arreglar este nuestro pais? ¿Los mismos buhoneros, obreros, artesanos, técnicos que vinieron de las guerras, dictaduras, persecuciones y desplazamientos de esos sus países, a los mismos que los nuestros se han ido? ¿Cómo se construye una nacion si no es trabajando cada día con tesón y con dignidad en cualquier tipo de trabajo porque todos somos la fuerza y el motor que pone en marcha al país? ¿Si no, preguntémosle a cada colombiano, ecuatoriano, chileno, argentino y otros extranjeros que se vinieron a esta Tierra de Gracia y que no quieren volver por esas mismas razones? ¿Porque aman esos extranjeros tanto a nuestro país y much@s nosotros no? ¡Esos foráneos, esos extranjeros, saben lo que a ell@s les pasó! ¿Y porque siguen aquí si pueden irse a los países de donde vinieron? "No le hablamos de esas historias a nuestros hijos que se fueron!

Los que nos quedamos, somos millones que apostamos a la superación de todas las dificultades y vicisitudes que tenemos, por la falta de sentido de pertenencia de much@s por este hermoso país, por la falta de amor por nosotros mismos y por los que se quedan sosteniendo lo que much@s no son capaces de hacer aquí en este nuestro extraordinario país, por las razones que sea, que tengan, que argumenten. Por la falta de valentía y coraje para enfrentar lo que de afuera han logrado conseguir los que quieren tomar el control de nuestros recursos, consiguiendo que much@s dejen el país que los vio nacer, crecer y formarse a imagen y semejanza de un proceso social, y así, perdieran esa su propia identidad

Yo tambien quisiera irme de mi pais, pero a llevar su nombre, sus bondades y su grandesa a otras naciones del mundo muy en alto, con dignidad venezolana y venezolanista. Esta es la Tierra de la cual me siento muy orgulloso de mi gentilicio, de mi gente, de mi familia. Mi país se merece que yo siga en él y que muera de pie como los árboles, por ÉL.

¡Otro país es posible! Mucho depende de mi

Nuestro legado… también es sagrado

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 429 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a262570.htmlCd0NV CAC = Y co = US