Los dichos de la fiscal

La verdad es que el devenir político de Venezuela brinda diariamente ejemplos sorprendentes de sinvergüenzura, de liviandad, de cinismo o de cualquier babosada, y eso es así porque en general nuestros políticos no se les reconoce por sus virtudes, ni son personas muy cultas ni muy curtidas en la dura actividad política con P mayúscula sino que son oportunistas que acceden a posiciones de poder gracias a trampas, amiguismos o manejos dolosos.

Por eso no es de extrañar casos como el de la inefable Fiscal General de quien uno no sabe si reír o deprimirse por la falta de seriedad o lo impúdico de su proceder y sus estúpidos dichos.

En primer lugar se ha lanzado, lanza en ristre, contra todo lo que sea la institucionalidad existente, como si estuviera buscando la aprobación de alguien, descuidando sus responsabilidades al frente de su despacho.

En segundo lugar sus palabras son lugares comunes, tan vacíos y trillados que parece cosa de niños:

"el día que repartieron el miedo yo no llegué", es una bravata muy barata y sin sentido; el que no tiene miedo no anda diciéndolo, actúa y ya; por otro lado provoca decirle: si, probablemente no llegó porque estaba haciendo cola donde repartieron la abyección, la bajeza y la falsedad.

"hago responsable al ejecutivo de lo que le pueda pasar a mi familia.." este es un estereotipo para seres insignificantes que quieren victimizarse y figurar junto a personas que si tienen figuración.

Hay otros ejemplos que podremos revisar en otro articulo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1237 veces.



Jesús Requena G.


Visite el perfil de Jesús Requena G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Requena G.

Jesús Requena G.

Más artículos de este autor