¡Cuidado! con los sofistas aprovechadores y oportunistas de la Revolución

El término sofista procede del vocablo latino sophista, aunque su origen etimológico más lejano se halla en la lengua griega. Se conoce como sofista al experto en retórica que, en la Antigua Grecia, se dedicaba a la enseñanza del sentido de las palabras.

Para profundizar en el concepto, algunos empezaron a acusar a los sofistas de arrogarse una capacidad para la enseñanza de virtudes. Hubo sectores que señalaron a los sofistas como tramposos que, haciendo uso de la retórica y de la dialéctica, engañaban a las personas.

Así iniciaron muchos llamados teóricos del Socialismo en Venezuela, incluso jurando lealtad al Comandante y a la Revolución, utilizaban y manipulaban el discurso del Comandante para elaborar cualquier teoría, plan o acción que según su interpretación muy personal eran las correctas, el cual debían aprobarse sin ninguna espera engañando al pueblo con sus beneficios y por detrás el gran negocio para ellos, muchos de ellos queriendo ser alcaldes y gobernadores manipulaban al pueblo diciéndoles que no tenían las capacidades técnicas para ejecutar un proyecto comunitario y mandaban sus empresas y contratistas, el cual les otorgaban un porcentaje, muchos de ellos llegaron por esa vía, por la vía de la mentira y manipulación y lo que son es lo que en realidad hacen, unos ladrones miserables y mediocres que aprovecharon el proceso revolucionario para obtener los recursos del Pueblo.

Siguiendo en lo teórico del concepto, en Grecia comenzó a calificarse como sofistas a quienes apelaban a los sofismas para desarrollar sus razonamientos y convencer a los demás. Un sofisma es una falacia: algo que, en apariencia, se presenta como válido, aunque en realidad resulta falso.

Analizando esto pregunto; ¿cuántos no engañaron al Comandante y a la Revolución? ¿Cuantos se hicieron pasar por los más revolucionarios y resultaron ser unos falsos? Esto necesita de un análisis más profundo y crítico porque es la realidad de muchas instituciones, que existen infiltrados y en muchos casos son cargos de confianza y están por un interés y cuando ya obtienen lo que quieren resultan ser los más opositores que el propio Ramos Allup. Por esos mismo elementos, del engaño y la falacias de muchos disfrazados de Revolucionarios, hicieron que fracasaran en muchos planes de trabajo, muchas políticas que iban a los más necesitados, revisemos en nuestras filas que no estén presentes ningún disfrazado y atiendan a cada uno de nuestros cuadros, muchos se marean en los cargos, otros caen en el discurso de la contra, otros ven la oportunidad de adquirir recursos por la vía fácil, todo esto pasa porque no hay control y seguimiento, porque no están haciendo lo que deben hacer como verdaderos revolucionarios.

El Che también lo decía en lo que era los cargos burocráticos y las tentaciones del poder el cual podían encontrarse los dirigente y decía: Así hemos ido encontrando multitud de nuevos cuadros que se han desarrollado en estos años; pero su desarrollo no ha sido parejo, puesto que los jóvenes compañeros se han visto frente a la realidad de la creación revolucionaria sin una adecuada orientación de partido. Algunos han triunfado plenamente, pero hay muchos que no pudieron hacerlo completamente y quedaron a mitad del camino, o que, simplemente, se perdieron en el laberinto burocrático o en las tentaciones que da el poder.

Así que atender a nuestro relevo ese joven del barrio, ese muchacho del liceo, el de la universidad, que todos los días es manipulado a través de los medios de comunicación y de otras formas de coacción, que recrean la condiciones económicas, políticas y sociales desfavorables para implantar descontento y miedo generalizado en toda la población.

Promover nuevos líderes con moral y ética en las instituciones públicas, pero también, formar y capacitar a él joven de los Movimientos Sociales, el de las Comunas, al de los Consejos Comunales para que día a día estén dando la batalla de ideas y luchen contra la guerra económica en las bases de nuestro Pueblo. Así no podrán vencernos nunca, porque tenemos a una Juventud Heroica, una Juventud capaz de llevar las riendas de la Patria.

¿Qué debemos hacer?

1. Reconocer las bases del pueblo para la creación del conocimiento a través del debate crítico, generando acciones que transformen la realidad.

2. Revisar constantemente nuestra praxis política, que permita corregir la forma de atender las necesidades políticas, económicas, sociales y culturales de la población.

3. Incorporar a la juventud a todas las tareas emanadas por el ejecutivo para crear sentido de pertenencia de lo que estamos haciendo el Socialismo.

4. Utilizar el potencial humano profesional y técnico de las mismas comunidades, para la ejecución de los distintos proyectos y políticas que lleva a cabo la revolución.

5. Masificar los círculos de lecturas revolucionarias incorporando a la juventud como principales responsables de llevar a cabo esta política en conjunto con el Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

6. Realizar debates sobre la Economía Socialista en todas las Comunas del país, generando propuestas productivas transformadoras a corto y mediano plazo.

7. Desmontar el Estado Burgués, a través de la transferencia de competencias y otras atribuciones al Poder Popular.

Revolución y más Revolución.

Chávez estas en mi corazón, Hasta la Victoria Siempre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



Eduar Enrique Cuello Ospino

Lic. Director Nacional del Movimiento Ernesto Che Guevara. Estudiante de la Maestría de Ciencia para el Desarrollo Estratégico. Ex Director General de Seguimiento y Evaluación Estratégica de las Comunas y Movimientos Sociales

 eduarmppdme@gmail.com

Visite el perfil de Eduar Enrique Cuello Ospino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduar Enrique Cuello Ospino

Eduar Enrique Cuello Ospino

Más artículos de este autor