Este 5E, amenazada la dignidad de una mujer llamada Venezuela

Este 5 de enero será un día que marcará huella en nuestra historia contemporánea. A partir de este día, se iniciará el nuevo ciclo en el poder legislativo y por ende una nueva ruta que deberá recorrer el Pueblo de Venezuela por las atormentadas intensiones de la MUD en la Asamblea Nacional. Los resultados del pasado 6D una mayoría de la población votó por el "cambio" en los curules del hemiciclo legislativo. Ya es sabido por las lecturas, análisis y estudios de ambos lados, que la oposición aumentó alrededor de 300 mil votos su acostumbrado número, mientras que las fuerzas que integran al GPP disminuyeron alrededor de 2.5 millones de votos, resultado de un voto castigo por los acontecimientos que hasta el día de hoy nuestro portentoso país está viviendo por la guerra económica, psicológica y de toda índole para hacerla sucumbir a los intereses hegemónicos de los EE.UU.

Ahora bien, el centro de este artículo es la dignidad de la mujer y quiero comenzar por referir su dignidad que está amenazada, la que ha rescatado esa mujer venezolana en los últimos 17 años, y quien niegue este hecho histórico e inédito en la historia venezolana, entenderé que no ha estudiado o quizás leído nuestra historia y por tal razón está destinado a la negación o al fracaso en este planteamiento. Como feminista que soy desde que tengo uso de razón, creo que la dignidad de la mujer reside en su propio SER –me parió, me amamantó, me cuidó, me educó, me cultivó, me hizo ser lo que soy, oró por mi ante el Dios de todos los tiempos, para que en lo más profundo de su existencia, la vida humana continuara con DIGNIDAD y si esto no es suficiente… entonces solo diré por siempre, que a la mujer, a toda mujer se le debe dar amor, respeto y justicia. Ya el Comandante Eterno Hugo Chávez se había declarado feminista cuando dijo "Soy feminista, lucho y lucharé sin tregua porque la mujer venezolana ocupe el espacio que tiene que ocupar, en el corazón, en el alma de la Patria nueva de la revolución socialista", expresó el comandante Chávez el 16 de septiembre de 2010.

Luego nos reitera apasionadamente en muchas apariciones públicas "Sin feminismo no hay socialismo", después nos reafirma que "Sin la verdadera liberación de la mujer sería imposible la liberación plena de los pueblos y soy un convencido de que un auténtico socialista debe ser también un auténtico feminista" mayor aspiración humana para Chávez -y para mí-. El Gigante de América repitió hasta el cansancio sobre los antivalores del machismo, la violencia, la degradación de la mujer propios del sistema de dominación patriarcal imperante en el que él se reconoció y combatió.

La práctica cotidiana nos dice que si hay algo que extraordinariamente hay que reconocerle a la Revolución Bolivariana es su actitud y acción de reivindicar la dignidad de la mujer a través de diversos cargos de relevancia en los cinco poderes del estado. "De acuerdo con cifras del Banco Mundial, el número de mujeres en el parlamento venezolano se mantiene en 17% desde el 2010 hasta el 2014. Para la elección del año 2015, el Presidente Nicolás Maduro propuso que las candidatas y candidatos a la Asamblea Nacional fueran 50% mujeres y 50% hombres para garantizar la igualdad de género establecida en la Constitución de la República y promovida por el comandante Chávez". Si muchas mujeres desperdiciaron esta oportunidad de su dignificación, aún hay mucho por hacer en lo que viene después del 5E.

La mujer en Venezuela gracias a este proceso feminista, está integrada ejemplarmente a la vida social, económica, judicial, cultural y política en todas sus vertientes en el poder ejecutivo, legislativo, electoral, judicial, estadal y ciudadano. Ejemplos sobran y que son conocidos por tod@s, porque el eterno Chávez redefinió el papel de hombres y mujeres en la construcción de la Patria y nos lo dice en el 2008 aseverando "en un mundo signado por la explotación en distintas versiones, tenemos que dar pasos firmes en la conquista de la emancipación total del género, y ser más justos con nuestras mujeres". Chávez visibilizó con dignidad espiritualmente a la mujer venezolana, porque le dio vivienda digna para la felicidad de sus hijos por medio de la GMVV, la dignificó con su política alimentaria reconocida por la FAO -ONU-, la alfabetizó del oscurantismo capitalista, la levantó maravillosamente con sus dignos programas a través de las Misiones en Amor Mayor y mucha dignidad más que hoy día recibe la mujer de este suelo de heroínas, e indirectamente a la mujer latinoamericana, norteamericana y planetaria, porque demostró que con el ejemplo venezolano un mundo de iguales en género es posible para garantizar la supervivencia de toda especie sobre este extraordinario planeta a través del quinto objetivo su Plan de la Patria.

Si aceptamos estas premisas, entonces como un energúmeno como el recién electo malandro de la espoleta Ramos Allup y otros patriarcas de la oposición amarillista a la Asamblea Nacional a partir de este día 5E, quieren eliminar la LOTTT porque las mujeres son reposeras por sus consideraciones de SER y Madre cuando la revolución le reconoció con dignidad 26 semanas de pre-post y lactancia adicionalmente. Todas las mujeres sin distingo de colores: negras o blancas, originarias o caucásicas, rojas o amarillas, ateas o cristianas, deben ir este 5E a las afueras de la Asamblea Nacional para exigirle sin menoscabo alguno, a los diputadit@s de la oposición, que su dignidad no se negocia, que su voto castigo solo es para darle una lección al GPP, pero que de no haberlo entendido la MUD, se castigará con mayor fuerza, las pretensiones de Ramos Allud y todos sus secuaces

Si no entendemos que en el país de las maravillas que aún tenemos estamos en una guerra económica hecha por el imperio más hostil de todos los tiempos, el estadounidense, mucho menos podremos comprender que el neoliberalismo nos está achicando el ancho camino que labramos durante estos 17 años de Revolución Bolivariana y se estará llegando a un túnel donde solo caben pocos, muy pocos, y donde no hay posibilidad de salir ya que no se vislumbra una luz al final del mismo, porque la apagamos antes de entrar.

Si no aceptamos que nos equivocamos –para mí, la aceptación es el primer paso para empezar a curarse en cualquier enfermedad- la primera medicina para que uno se empiece a curar, lo demás es morir por no tomar la medicina que siga en este tratamiento

Si esto no es dignidad hacia ese SER llamado mujer, entonces seguiremos siendo manejados, manipulados y dominados por el patriarcado que tanto daño le ha hecho a la humanidad por la falta de amor de Madre, que es la única que sabe de verdad verdad lo que necesitan los hijos de la tierra.

Mujer llamada Venezuela, no te dejes quitar la dignidad que un apasionado arañero de Sabaneta llamado Hugo Chávez te diera con su vida, defiende la tuya en la Asamblea Nacional, porque está amenazada.

Nuestro legado… también es sagrado

ivanmendez2006@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 874 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a220476.htmlCd0NV CAC = Y co = US