Derechos Humanos ¿Para quién?

Antes de ofrecer mi opinión crítica ¿para quién los derechos humanos? Hay que destacar que los derechos humanos según la página oficial de la Naciones Unidas en Materia de DH, son como aquellos inherentes a los seres humanos sin distinción de sexo, origen y raza. Los derechos humanos establecen las obligaciones que tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos.

Sin embargo, Boaventura de Sousa Santos, en su artículo (Hacia una concepción multicultural de los derechos humanos) Plantea, "Los derechos humanos deben descansar sobre un conjunto bien conocido de presuposiciones, todas las cuales son indistintamente occidentales, a saber: que existe una naturaleza humana universal que puede ser conocida por medios racionales; que la naturaleza humana es esencialmente diferente y superior al resto de la realidad; que el individuo tiene una dignidad absoluta e irreducible que debe ser defendida de la sociedad o del Estado; que la autonomía del individuo requiere que la sociedad sea organizada de una forma no jerárquica, como una suma de individuos libres".

Hay que destacar, que los países anti-imperialistas están luchando para contrarrestar el fenómeno del capitalismo mundial que se disfraza con una envoltura compuesta de moral y justicia, aparentemente para salvar el mundo ante gobiernos con regímenes autoritarios y dictatoriales, ofreciéndole una oferta engañosa de una supuesta defensa de los derechos humanos; así, Estados Unidos y los países que componen la OTAN, actualmente están destruyendo todo a su paso, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se hacen los ciegos y sordos, y entonces ¿para quién son los derechos humanos?

Los supuestos derechos humanos en la sociedad actual, dominada por un capitalismo más salvaje que nunca y por una minoría de países ricos cuyas clases dominantes y cuyos gobernantes están a servicio de las grandes transnacionales de la economía que son igualmente dueños de los medios de comunicación, lo que vemos a diario son agresiones y crímenes de guerra cometidos por esos países y grupos dominantes contra los países débiles a los que quieren dominar y saquear, o contra pueblos que niegan a someterse "Barbaros", a ese dominio expoliador. Claro que esto no es nuevo, porque tiene una larga historia asociada desde hace siglos al capitalismo, al colonialismo y al imperialismo, pero nos resulta nuevo solo porque esos crímenes y esas masacres de pueblos se llevan a cabo ahora, de manera más descarada y cínica, en nombre de la defensa de los mismos derechos humanos que esas potencias atropellan como a los pueblos de Palestina, Afganistán, Irak, Libia y ahora Siria.

En el libro (Los Derechos Humanos desde el enfoque crítico), prólogo escrito por Vladimir Acosta, toma en cuenta, "El neoliberalismo que hoy domina por doquier intenta por cierto reducir el tema de los derechos humanos a los derechos individuales. Es claro que los derechos humanos son esencialmente derechos individuales. Pero es igualmente claro que no pueden reducirse a ellos porque no todos son meros derechos individuales".

Mientras, Boaventura de Sousa Santos, "El sello liberal occidental en el discurso dominante de los derechos humanos puede ser rastreado en muchas otras instancias: en la Declaración Universal de 1948, que fue preparada sin la participación de la mayoría de los pueblos del mundo; en el reconocimiento exclusivo de los derechos individuales, con la única excepción del derecho colectivo a la autodeterminación que, no obstante, fue restringido a los pueblos sometidos al colonialismo europeo.

En este sentido, en estas últimas décadas de dominio hipócrita del pensamiento neoliberal ha intentado con bastante éxito dejar de lado, siempre con la complicidad del poder capitalista y de sus medios.

Vladimir Acosta, también indica que "La Combinación de un poco de ignorancia con cinismo; los neoliberales pretenden remitir el tema al derecho natural, diciendo que los derechos humanos, como el derecho a la vida o a la libertad personal, son inmanentes, inherentes o propios de los seres humanos".

Es decir, que han estado presentes siempre, que son eternos, que constituyen una suerte de derecho divino, queriendo así hacer del capitalismo, que acepta esto en el plano declarativo aunque lo viola a cada paso, un sistema también eterno, capaz de borrar la historia humana tanto en su pasado como en su futuro.

Teniendo en cuenta que todas estas presuposiciones son claramente occidentales y liberales, si miramos la historia de los derechos humanos en el periodo de posguerra, no es difícil concluir que las políticas al respecto han estado claramente al servicio de los intereses económicos y geopolíticos de los Estados capitalistas hegemónicos. El discurso generoso y seductor de los derechos humanos ha permitido atrocidades inenarrables, evaluadas y manejadas de acuerdo con estándares dobles que resultan expulsivos.

El problema central del tema de los derechos humanos es entonces que hay que decidir, colocar al individuo con sus derechos absolutamente por encima de la sociedad, a la que se despoja en nombre de ese individualismo extremo de todo derecho, o si se trata de reconocer que el individuo es un ser social, y que entonces se hace inevitable admitir que los derechos individuales tienen sus límites en los derechos sociales, en los derechos de los otros.

Ahora bien, se puede tomar interesantes evidencias que todas estas situaciones; el fenómeno del imperialismo, se ha expandido en todo el planeta, como un virus mortal con una capacidad destructora de las diversidades étnicas (África, Medio Oriente), en nombre de los derechos humanos imponiendo su supuesta moral y razón, solo para someter pueblos y robarles sus riquezas, e imponiendo un modelo a seguir y denunciar como barbaros a quienes lo rechazan.

Cuando el neoliberalismo habla de derechos humanos, que no solo los reduce a derechos individuales (y más particularmente a derechos políticos), sino que los pensadores neoliberales han dividido esos derechos humanos en generaciones distintas y sucesivas, que pueden ser tres, o hasta cinco, partiendo siempre del modelo de la Revolución francesa y de su famosa propuesta de Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Para debilitar el fenómeno tradicional de los Derechos Humanos euroccidental se deben de crear visiones descolonizadoras y emancipadoras de los derechos (no sólo humanos). Así, deben ser entendidos (los derechos) como espacios para la inclusión de nuevos desafíos y de construcción social e institucional, a favor de un mundo realmente justo y pacífico, edificar las legítimas luchas contra-hegemónicas, de naturaleza anticapitalista y antiimperialista. Con la finalidad de fomentar la reinvención de los derechos humanos desde perspectivas socialistas, no eurocéntricas ni anglocentricas, emancipadoras, es decir, decididamente desde una epistemología del Sur.

Citas Electronicas

Visión crítica de los Derechos Humanos y de la CIDH, para una nueva emancipación continental Por: Erick Gutiérrez García http://www.aporrea.org/internacionales/a166089.html

Página Oficial de la ONU http://www.ohchr.org/SP/Issues/Pages/WhatareHumanRights.aspx

Hacia una concepción multicultural de los derechos humanos BOAVENTURA DE SOUSA SANTOShttp://www.uba.ar/archivos_ddhh/image/Sousa%20%20Concepci%C3%B3n%20multicultural%20de%20DDHH.pdf



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2580 veces.



Marvin Mijares


Visite el perfil de Marvin Mijares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marvin Mijares

Marvin Mijares

Más artículos de este autor