Francisco un Papa Realista y Universal

Si hay algo que reconocerle a la extrema derecha mundial, es su capacidad para transfigurar cualquier crítica que se haga en contra de lo que ellos consideran su auténtico modo de vida. Hasta hace unos años era impensable que el emporio mediático de la derecha extrema mundial se activara contra una de las instituciones, sino la“institución” más tradicional y conservadora que haya existido: la iglesia católica. La atacan porque como toda institución tiene que adecuarse a los nuevos tiempos y exigencias que la humanidad reclama, se hace eco de lo que ya es una verdad inmutable, la decadencia económica y humana del sistema capitalista. El PapaFrancisco, cabeza de la iglesia y figura en la cual recae directamente el ataque ha sido enfático en su crítica no al capitalismo como tal, sino a las atroces y anticristianas consecuencia que este genera. La actual realidad capitalista está reñida con los principios más elementales de la doctrina de Cristo.

Sin hacer un análisis discursivo tomaremos solo 2 ideas de su intervención en la 70 asamblea de la ONU y en su reciente gira por Latinoamérica, y que para el sumo pontífice sintetizan la realidad del sistema. "Los organismos financieros internacionales han de velar por el desarrollo sostenible de los países y la no sumisión (…) lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia”. Para nadie es un secreto que el FMI y el BM son piezas de avanzada en el proceso de neocolonizacion por parte de los centros económicos y creo que los venezolanos sabemos muy bien hacia dónde van los denominados “paquetazos”. Apropiación de recursos, privatizaciones que irremediablemente terminan en una mayor exclusión y en la generación de pobreza. Para el Papa se “ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo este sistema no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores…no lo aguantan los pueblos”. Esto lo dijo el obispo de Roma en Bolivia. Las condiciones de vida trabajadores del mundo capitalista impuestas por las trasnacionales y el gran capital conducen a una deshumanización de la actividad laboral. El trabajo en su concepción más amplia, es la actividad más intrínsecamente acoplada a la condición humana, se trata de un proceso creador donde el hombre trasfiere sus potencialidades innatas para trasformar su realidad. La explotación el “hombre por el hombre” está reñida de plano con el “amad a tu prójimo como a ti mismo”.

Pero el amor al dinero y la condición de entreguista no conocen de banderas ni fronteras. El venezolano Ricardo Hausmann quien dirige el Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard y un experto fabricante de miseria, es la “prima donna”en el coro neoliberal que ataca a la cabeza visible de la iglesia católica. En nuestro país es muy conocido por sus desmanes y ser participe principal en el intento de vender nuestro país durante el último tramo de la “IV república”. Para este individuo “el problema no son los que trabajan en empresas formales, sino los millones que trabajan en la economía informal y no reciben ninguno de estos beneficios”. Pero no dice que son las mismas políticas que privilegian el establecimiento de estas empresas las que generan exclusión. Las empresas trasnacionales buscan las condiciones en las cuales puedan obtener mano de obra barata y gobiernos dóciles que le permitan evadir muchos de los beneficios sociales para los trabajadores explotados. Ahonda un poco más en su miseria al decir que “el problema en América Latina no es que las empresas formales, modernas, capitalistas son muy rentables. Si lo son, es por falta de competencia, por proteccionismo o por otras barreras. El problema es que no hay suficientes de estas empresas”. Como se ve la lógica de la ganancia a cualquier costo priva en la argumentación de este sesudo analista económico, por encima de cualquier consideración de la más mínima ética social. Todavía está muy reciente en la memoria colectiva nacional como individuos de esta calaña hicieron hasta lo imposible por eliminar las prestaciones sociales, privatizar la salud y la educación. No entiendo con qué moral este espécimen del pasado crítica ideas que no solo cobran relevancia en el contexto planetario, sino que están en concordancia con los principios éticos y humanos más básicos. No es que el Papa sea anticapitalista o comunista, no es que Francisco simpatice con el “Socialismo del Siglo XXI” es simplemente que el capitalismo está en contra de la especie humana y si no hacemos algo el daño será irremediable.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1161 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor