La Mirada de Todos: “Tenemos Patria pero no hay papel toilette”

No voy a entrar a considerar este razonamiento de la gente opositora en el contexto de su perspectiva de la cotidianidad, en ese nivel establecen sus empatías, por otro lado nosotros los chavistas nos molestamos por la insensibilidad de comparar el espíritu de Patria con un producto estigmatizado. Más allá de estas posiciones, nos preocupa algo más grave que se centra en una revisión de nuestra propia nacionalidad, de cuánto amor y cuánta dolencia sentimos por nuestro país, en fin, si estamos en capacidad de decir que somos verdaderos venezolanos. Para ser venezolanos no basta decir que no somos cubanos y amamos la democracia.

Revisemos el problema del "bachaqueo" como un ejemplo claro del desamor por nuestra PATRIA. Bachaqueros hay tantos chavistas como opositores. Todos ellos realizan una actividad que les provee beneficio individual en detrimento del beneficio general y colectivo. Esto no sería lo nuevo porque todas las nacionalidades poseen apátridas e inconscientes. Lo novedoso y sumamente grave es el carácter generalizado de esta actividad irregular que mantiene a nuestro Estado Táchira en un permanente "Estado de emergencia".

Les pregunto a los "bachaqueros": ¿No tienen claro el daño que le están haciendo al pueblo del Táchira y al país con esta práctica delictiva? ¿Acaso las personas que realizan esta práctica no se afectan también con el desabastecimiento? ¿Les duele el Táchira y Venezuela que es o será la tierra de sus hijas e hijos? Por si estas interrogantes no les llegan, permítanme agregar el análisis siguiente:

Venezuela y Colombia, una economía solidaria frente a una economía de libre mercado

La diferencia de precios de los productos en ambos países es la causa fundamental que estimula el "bachaqueo". Ese diferencial no es poco significativo tampoco encuentra su explicación sólo en el funcionamiento de la economía venezolana, cuya tradición de subsidio se explica por su carácter petrolero, por el cual el Estado es el gran distribuidor de la riqueza. El subsidio como mecanismo de protección a los pobres siempre ha existido –tanto en 4ta. Como en la 5ta. República- sólo que con la Revolución se asume como una política central en el espíritu de nuestra Constitución Bolivariana por el cual nuestro Estado asume como responsabilidad primordial la justicia social.

Ahora bien, el cumplimiento de este mandato constitucional se ha convertido en un problema gracias a las personas que sin importarle nada ni nadie, se dedican a destruir nuestra economía por una generalizada práctica delictiva que se produce en un país como Venezuela con menos índice de desempleo (8%) que Colombia (10,5%) con menor índice de pobreza (27,4%) frente a la Colombiana (32,7%) por citar nada más dos indicadores y hacer menos justificable aún, esta aberrante y antinacional actividad. Ahora bien, por más esfuerzos que hagan el gobierno y la Fuerza Armada Nacional este problema no desaparecerá si la sociedad tachirense como un todo, no genera un cerco moral y un rechazo general a todas esas personas que se dedican al "bachaqueo".

Tal vez no faltarán quienes replicarán con la idea del fracasó de nuestro modelo económico que es lo mismo decir, el fracasó de nuestra Constitución Bolivariana. Es decir para ellos deberíamos pagar los productos al mismo precio que en Colombia, incluyendo la gasolina. Para algunos –no pocos- un alto nivel de desempleo es conveniente porque "hay mucho de dónde escoger". Para los ideólogos idólatras del mercado todo es negocio incluyendo la educación, el agua, la electricidad y todos aquellos bienes y servicios que nuestra Constitución Bolivariana reivindica como derechos económicos y sociales. Para ellos esa sería la única solución eficiente contra el "bachaqueo". Pero pregunto a la gente del pueblo, a la mayoría beneficiada con las políticas sociales de la Revolución, incluso a los que consciente o inconscientemente se dedican a lesionar gravemente al país con esta nueva modalidad de contrabando: ¿Estarían ustedes conformes con vivir en una sociedad como la colombiana, pagar los precios de allá, incluyendo los de combustibles, los servicios de salud, de educación, electricidad y transporte? No lo creemos. Si eso fuese así, el movimiento binacional migratorio fuese al inverso, millones de venezolanas y venezolanos estuvieran allá, así como millones de colombianas y colombianos no vivieran aquí.

Es por ello que, hago un llamado a la reflexión y a la defensa de nuestras conquistas sociales de las cuales nos beneficiamos todos, incluso aquellas y aquellos que sin querer a la PATRIA "bachaquean" o denigran de ella comparándola con el "papel toilette".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6068 veces.



José Gregorio Vielma Mora

Gobernador del estado Táchira. Ex-Superintendente Nacional Aduanero y Tributario.

 jgvielmamora.opinion@gmail.com      @vielmaestachira

Visite el perfil de José Gregorio Vielma Mora para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: