Tomografía de un artículo motolito

Después de volver a sus andadas auto suicidas y ser denunciado apropiadamente en este foro endogámico, el PCV ha echado varios pollos en la gallera, raquíticos pero con opiáceos en las espuelas; y, a falta de gallos, también ha recurrido a gallinas finas, como la del conmovedor cuento de la muy curtida militante que se alejó del PCV dejando su corazoncito allí, y a pesar de haber abandonado el partido por “diferencias con Oscar Figuera”, le concede al personaje una infalibilidad casi papal, actitud que nos certifica que el culpable no era el Papa Figuera, sino la fugada del cuento. ¿Qué esa actitud de agente libre de la política la tomó por “ética y moral revolucionaria”? Yo te aviso, chirulí. Ese es el chiste político más risible de los contados por aquí y sus alrededores. Tanto, como la caricatura del “gallito del PCV” (¡pobre gallito!) vapuleado por otro gallo (el ave de rapiña es la de color rojo), como lo que le va a pasar en la historia inmediata. ¿Y llamar “asunto político” a una vulgar traición, y “pobreza intelectual” y “bajeza moral” a no usar neologismos y decir a las cosas por su nombre? ¿Qué se fumaría Figuera cuando decidió que en 19 estados no hubo dedo, sino que el pueblo decidió quién sería el candidato, y en cuatro no sucedió así, y por lo tonto decidió “no prestar su apoyo a las candidaturas a gobernadores” de Bolívar, Amazonas, Portuguesa y Mérida? Y en el caso andino, caerse a palos ideológicos para provocar amnesia total y reemplazar la historia de los infructíferos ocho años de la gestión de Porras con el cuento de Walt Disney, el centauro volador. Con asco los vimos, pertrechados de gríngolas y mascarillas, en la inscripción del centauro volador en el CNE, y prometimos que los esperaríamos en la bajadita.

De anteojito que no fue la intención de la autora dirimir si el PCV actuó de manera equivocada o correcta, sino todo lo contrario, ni le correspondía atacarlo o defenderlo, o si la mandaron o vino. Imposible atacar a un Partido, que está más allá del bien y del mal, en el séptimo cielo, infalible, dirimiendo sobre la lana caprina, la lucha de clases entre las cohortes celestiales y la vulnerabilidad de las “reglas de oro”, especie de mandamientos capitales.

Pero no todo fue peladera, de repente salta la verdad verdadera y descubre que "con vulgares enfoques” se puede buscar la destrucción del PCV, su aniquilamiento, y sabiendo que en todo este expediente político el más “vulgar” de los enfoques fue el de Figuera y CIA, ergo, ya sabemos a quién le corresponde en este país y en este momento histórico la destrucción y aniquilamiento del PCV. Pasará a la historia, como han pasado los dirigentes que lo destruyeron en otras latitudes, hasta en países donde tuvieron todo el poder.

Artículo adelante, catecismo bien aprendido, dogma parejo, como el “caso dramático” de la falta al segundo mandamiento: no “utilizar lenguaje indigno para referirse al PCV” (¡Pecaste mortalmente, camarada Silva!). Más adelante, nada que valga la pena, salvo la demostración del desconocimiento de las glorias históricas del Partido. No me voy a meter con “la ex Unión Soviética y la misma revolución rusa”, pero sí con la heroica República de Cuba, o más bien con la lucha que permitió que la Cuba colonia norteamericana se convirtiese en la heroica República de Cuba, preguntándole si conoce la historia de la relación del PCC con el Movimiento 26 de Julio y la necesidad que tuvo Fidel triunfante de lavar con creolina el PC para adecentarlo y convertirlo en el Partido de la heroica República de Cuba.

¡Qué vainas cuando sólo se quiere asumir la historia que conviene! Los comunistas de carnet (existe el carnet del PCV, con gallito y todo) y manual debajo del brazo (sobrevive el manual de economía política de la URSS) deben asumir su escabrosa historia, porque son producto de ella. Existen porque la historia de “las glorias” del Partido les antecede; existen porque en cortos períodos pudieron ser referencia de algo en el mundo, a pesar de aspectos que sólo pudieron analizarse posteriormente, como el verdadero papel del socialismo real soviético y su geopolítica con los movimientos insurgentes del “Tercer Mundo”.

Revisar la historia de los partidos comunistas en América Latina es destapar una olla de sancocho fermentado. Creo que después del 16-12 vamos a tener que dedicarnos a escribirles sobre el comportamiento de los PC con Sandino, Mariátegui, Perón, Fidel, Allende, El Che, … porque, lo prometemos (mos, porque no es sólo mi decisión; la hemos convenido en “aquelarres” “anticomunistas”), de condenarnos el PCV, REDES, los Tupa y CIA a vivir bajo un gobernador fascista, cada vez que sea necesario atacar a Lester Basura, le recordaremos también a sus madres, es decir, los partidos y “colectivos” culpables de su entronización. En ese caso sí que en artículos motolitos se nos podrán acusar de “solicitarle al Partido, a grito pelado y con una histeria digna de psiquiatras”, no “su desaparición”, sino la de los dirigentes sinvergüenzas, agentes libres de la política, subastadores de migajas, enconchados en una institución que convirtieron en escoria irrespetada por el pueblo, el PCV.

También, alertaremos permanentemente a Chávez de que, más temprano que tarde, ese PCV lo traicionará, montará capilla aparte para, como es su destino manifiesto, tomar las riendas de la revolución proletaria y conducirnos directamente, sin pasar por go ni pagar doscientos, al paraíso comunista.

Kokoroko, canta ahora

Esa gallinita traidora.

osoriof@cantv.net

osorioc@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1518 veces.



Fermín E. Osorio C.

Historifabulador socialista y antiimperialista.

 osorioc@gmail.com      @FrontinOso

Visite el perfil de Fermin E Osorio C para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a152733.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO