Un sueño de hadas de los majunches y la contrarrevolución

El apagón del 7 de octubre

Las elecciones del 7 de octubre en Venezuela constituyen toda una aventura golpista para los majunches y la contrarrevolución; una operación militar para el ejército norteamericano. En este sentido, cabe imaginarse que pasaría si “casualmente” se produce un apagón el día de las elecciones. Uno de esos que se producen por un “accidente” en el suministro de gas o fuel oil en las plantas de generación eléctricas o en la transmisión de energía a las grandes ciudades. Un apagón que comience en la tarde mucho antes de cerrar las mesas de votación, la totalización y transmisión de datos y que no pueda restablecerse de inmediato, sino que se extienda por varios días. Pues, crean la ficción de que el proceso electoral presenta dificultades y no hay transparencia en la votación, transmisión de datos y la recepción de datos. Si a esto se agrega otros “accidentes” a las operadoras telefónicas, el no haber radio, ni televisión y todo está a oscuras. Entonces, la mesa está servida para que en la oscuridad de una noche, cual ladrones y asesinos, los trogloditas representantes de la mesa de la unidad canten a los cuatro vientos un fraude ya adelantado desde hace dos meses. Parodia hollywoodense con la que pretenden sacar a las calles a sus disociados homicidas entrenados en la escuela de globovisión, junto a sus paramilitares y delincuentes. Y juntos intentar desconocer el resultado de las elecciones y provocar un golpe de Estado en Venezuela. Pero, si la parodia no les sale bien todavía les quedan sus organismos internacionales u organismos coloniales (OEA, ONU) para aprobar acciones militares contra Venezuela para según, el ejercito norteamericano, defender el derecho a su democracia en Venezuela. Estas acciones como en Siria contarían con el apoyo de sus mercenarios (paramilitares), sus grupos de disociados anti nacionales y su importante grupo de contrarrevolucionarios.

De lo expuesto se deduce que la contrarrevolución avanza y que las parodias de los majunches no son simple politiquetería sino acciones militares de soldados norteamericanos entrenados en estas acciones. Pero, también se deduce que la inmensa masa de pueblo que está con el proceso bolivariano debe estar preparada para tomar las calles con entusiasmo antes durante y después de las elecciones y con ello evitar cualquier desorden de los majunches. Pero, como la pelea es peleando también debemos derrotar a la contrarrevolución que en estos días trabaja arduamente desde sus puestos de trabajo para crear el caos el día de las elecciones. Por ello alzamos nuestra voz y profundizamos nuestras acciones revolucionarias, hasta la Victoria siempre, venceremos. Que viva el socialismo.


nestoraponte310@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1363 veces.



Néstor Aponte


Visite el perfil de Néstor Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: