Obama: “nos retiraremos de Afganistán en 2011”. Chávez hasta el 2012. ¡Y ojalá se acaben pronto los apagones!

¡Qué tal, camarada! Firmes en las convicciones, fuertes con los propósitos de cambios dentro de la tres “R” propuestas por el Líder-Presidente.

Esperanzados en que, algún día, se conseguirá llevar el poder al pueblo organizado. Y que debemos profundizar su participación, lo más colectiva y difundidamente posible, otorgándole fuerzas y responsabilidades a las “contralorías sociales”, potenciadas.

La concepción de “contralorías sociales” marcó al principio una intención que llenó a todos de ilusión. Ilusión de que, entre otras cosas, se reduciría la corrupción. Una corrupción cuya práctica común en la democracia bobalicona se profundizó a muchísimos niveles, al extremo de hacerse tuetánica. Hasta nuestros días.

La corrupción, como el cáncer burocrático-privado, es el gran mal a vencer. Burocrático, y nos duele, porque queremos hacer unos gobiernos diferentes a los tradicionales de la IV. Y privado porque es quien contamina a nuestros burócratas.

Escuchamos de camaradas: “coño, camarada, fulano (funcionario) anda encompinchao con sutano (representante de empresa privada); o “este compatriota entró en cero y mira los carros que tiene, no entendemos cómo sus superiores no lo ven”. Sabemos que, en muchos casos, es porque esos supervisores son más “echaosaperdé” que ellos y, por el contrario, los aupan para autoprotegerse.

La carne tienta… la plata tienta.

Los escuálidos, que también todo lo ven, que andan con amigos camaradas burgueses; que comparten comentarios de negociados y tejemanejes, saben más de corruptos en nuestras filas que nosotros, que andamos aislados, ajenos a los mecanismos de poder. ¡Guayaberas, pues!

De ahí la gran importancia de las contralorías sociales, bien formadas y apoyadas. Tal vez le echaríamos un parao a los negocitos que dicen haber por las contrataciones de obras.

Ni se diga cuando aparecen los “obligados” decretos de emergencia, bien como invento para evadir mecanismos legales de contratación, o bien porque en realidad se requieren, como para la actual emergencia eléctrica.

En ambos casos se facilitan o se estimulan o aparecen las negociaciones con sus respectivas corruptelas.

¡No hay pele! En río revuelto ganancia de pescadores.

Y hablando de río, que cómica tristeza nos trasmitieron las nuevamente vistas imágenes de la explotación salvaje de nuestros recursos minerales. Nuevamente vistas porque mire que hemos visto reportajes que nos mostraron esos ecocidios. Nada nuevo.

Ojalá, ahora que Chávez le metió el ojo y el pecho, veamos a unos cuantos delincuentes de cuello blanco o camisa roja, o uniforme verde, sometidos primero al escarnio público y luego a prisión.

Desde hace años hemos venido proponiendo que el Ministerio del Ambiente debe contar con equipos de vigilancia efectivos, que incluyan avionetas y helicópteros. Y si no, que exista una estrecha colaboración con las fuerzas, militares o policiales, que los posean.

Las cabeceras de los ríos, los perímetros de las represas, en fin, todas las cuencas, altas y bajas, actualmente dominadas por conuqueros, invasiones, etc., las riberas de los ríos, de lagos, playas escondidas y sus periferias, deben estar bajo una estricta vigilancia y protección. Además, son para el narcotráfico.

Actuar conjuntamente autoridades y contralorías sociales, porsia.

Parte del título: Chávez hasta el 2012, se refiere a la meta que persigue la “oposiyanki”, íntegra. Piensan que Chávez no puede pasar más allá de esa fecha porque: “se nos vendrá encima un movimiento independentista-igualitarista, como el que está iniciándose en toda la América, hasta en África y si nos descuidamos, hasta en USA”.

Por eso está vigente el magnicidio. ¡Súper Ojo Pelao!

La opción, que no podemos descuidar aunque se perciba como flojita, son las elecciones parlamentarias. De lograr, supuesto negado, una mayoría, no sólo frenarían leyes y obstaculizarían la acción de gobierno, sino que buscarían cómo derrocar al Presidente Chávez.

Digo flojita porque solamente los escuálidos duros están todo el tiempo con la mariquera antiprogresista y con sus medios de comunicación quieren mostrar un país al revés.

Los “escuálight” –que viven mejor que en otros períodos y no lo quieren reconocer– andan medio confundidos y sólo responden automáticamente a los estímulos de sus mayores. Unos venaos.

Por eso, y no sé si estaré equivocado, no creo conveniente, como estrategia, el estar destacando a través de los medios masivos, y que le llegue a todo mundo, la importancia de ganar con holgura porque perjudicaría totalmente a Chávez.

Empezará a generar conciencia escuálida masiva al voto en contra.

Debemos hacer énfasis de ello en las campañas de cada uno de nuestros candidatos. En el persona a persona. Despertar conciencia de su importancia, sí, pero en nuestras filas rojitas.

Por cierto, al felicitar a todos los delegados del PSUV que lograron los documentos que orientarán al partido y lo fortalecerán, debo sugerir que se planifique una política de captación, o reversión de tendencias, en las comunidades populares –ya que no entendemos y no se acepta que gente humilde esté en contra de un proceso que es, justamente, para ellos–. Y por eso, entre tantas sugerencias, está en la que nuestros patrulleros deben ser humildes.

Humildes para dejar de jactarse de chavistas, de súpermanes, que genera rechazos, y abrir las puertas a quienes –por asuntos de cantidad de necesidades y necesitados, y por algunos ventajismos psuvistas– no les llega ningún beneficio social de los muchos de nuestra Revolución, y con los que quiere se beneficien.

Se debe hacer, a mi humilde entender, un máximo esfuerzo por resolver o minimizar el asunto de los racionamientos de electricidad ya que son lo más incómodo y antipático que le puede ocurrir a cualquier ciudadano en esta época en que dependemos casi al 100% de dichos servicios.

Es interrumpir clases en las universidades –peor en la pagadas ya que esos reales duelen más–, es no poder realizar trabajos en las computadoras –peor cuando son urgentes–, es no poder estar en restaurantes, inclusive areperas y cuando estás esperando tu comida y, zás, se interrumpe y se escucha cualquier garganta irónica que grita: ¡viva la revolución! Y es la única oportunidad en que debemos callar e internamente asentir.

Estimo que al regular, medio emparejar, reducir la esa incomodidad un par de meses antes de le 26 de setiembre podamos mejorar nuestra imagen –que aunque sea por asuntos climáticos, o de una mala gestión planificadora sin culpables– apoyados en la característica popular del pronto olvidar.

Y, las palabras mágicas, para terminar, la fecha que coloca Obama para retirar 100.000 hombres de Afganistán, 2011, no es más que una torpe excusa para mantener la fácil posibilidad de invadir a Irán, por ser países limítrofes.

Tienen 100.000 hombres –que es una cifra considerable de tropas, con sus respectivos equipos militares sofisticados, de aire, mar y tierra, y de larga distancia– a tirito de cualquier loca decisión. Como las tantas de las que acostumbran y con las que por años han invadido. Asunto que no nos aleja de recibir la misma dosis.

¡Patria o muerte! Y Socialismo gradualmente. ¡Seguiremos venciendo!

NOTA: Hay un cobarde que me lee, debe ser “muchacho de mandao” o un afectado por mis críticas en esta especie de contraloría social virtual que ejercemos, que me envía unos correos estúpidos. Cualquier día los anexo, con su correo y todo, para que vean tamaña mediocridad.


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2369 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor