Jesús es la insurrección y la vida

En el año 33, Jesús fue capturado y sentenciado a muerte por el gobernador Poncio Pilatos. Jesucristo fue el primer revolucionario que no se doblego a un imperio, el romano. Murió fijado a un madero.

Suetonio historiador romano, en su libro, “vidas de los doce cesares” dijo sobre el emperador Claudio: ¿Por qué en Roma los judíos causaban perturbaciones continuas instigados por Cherstuos (Cristo)? Los echo de la ciudad. Suetonio no expresa duda de la existencia revolucionaria de Cristo. Sobre esta base real y concreta, y a pesar de la persecución que amenazaba su vida, los cristianos primitivos estuvieron siempre activos proclamando su ideología. Difícilmente, igual que ahora, se puede arriesgar la vida por un mito. Se lucha y se arriesga por los cambios necesarios y útiles para mejorar sistemas corroídos por los imperios.

El historiador Durant llega a esta conclusión: El que unos cuantos hombres del pueblo, sencillos, en una sola generación inventaran una personalidad tan poderosa, para mejorar la ética sobre la igualdad, es el mejor sistema para la hermandad humana. Practicarlo, sería un milagro mucho más increíble que cualquiera que nos relata la Biblia.

Es un acto de completa hipocresía llamar terroristas a un puñado de gentes, que reclaman libertad, dignidad y justicia, luchando hasta morir por conseguirlo. A lo largo y ancho de la historia, los imperios crearon mujeres y hombres consagrados a la causa revolucionaria contra la opresión de estos. Estas poderosas naciones, según sus intereses del momento los llamaron bandoleros, bandidos, revolucionarios, guerrilleros, hasta llegar a terroristas, nombre impuesto por el imperio predominante, los Estados Unidos. Nueva excusa desde el 2001 para expenderse en el mundo. Esta la actividad principal de los imperios, las conquistas.

Sabemos que naciones como Inglaterra, España, Francia, Portugal, Japón, Rusia y EEUU, tienen una larga historia de expansión imperialista y colonialista. Practicaron el terrorismo, estrategia que incorporo cantidad de pueblos y enormes masas de personas reducidas a la esclavitud, con ellas explotaron sus recursos. Extraordinaria expansión territorial. Rusia incorporo, por citar un imperio, 80 kilómetros por día, durante 400 años, desde el siglo XVI hasta el siglo XX, lo dice Alex Níkeles en el capitulo la expansión de los imperios. Algo similar lo hace desde 1992 la OTAN, pues ya llega al mar Negro, Caspio y Báltico, en lo que se conoce como la nueva Europa.

En este punto haremos bien en recordar que hay varios tipos de terrorismo practicado por los imperios. El actual, modernizado por los estadounidenses. Terrorismo económico, produce alta dependencia por las deudas externas impagables, mejor dicho, varias veces canceladas. Terrorismo alimentario, por los productos agros tóxicos para la agricultura intensiva. El terrorismo político, basado en la guerra sucia, constante intromisión en los asuntos internos de otras naciones, secuestrando, asesinando, a lideres y poblaciones enteras, incluso dictando leyes constitucionales a cambio de “ayuda” militar o económica. La economía de la guerra y el negocio del narcotráfico, forman la tercera pata en las finanzas de EEUU. Todos estos tipos de terrorismo persiguen un fin, la explotación de los recursos de las naciones en vías de desarrollo, prácticamente gratis, Así, se transformaron en imperios. Terrorismo de estado, practicado a través de los siglos para y por el imperialismo económico-energético y militar que sostiene el capitalismo.

En su proceso, más de tres mil millones de personas se encuentran en la pobreza, con una altísima mortandad infantil anual, entre 10 y 11 millones de niños menores de 9 años, mueren por enfermedades en su mayoría evitables con acceso al agua potable. Hasta hoy, EEUU practica el colonialismo a distancia, herencia de sus primos hermanos los europeos. 8 Naciones que dominan el mundo. Se dirigen al Asia, con la excusa de combatir a un puñado de gente en Afganistán y Pakistán, acusados de terroristas, con ese pretexto, controlar el 32% de la economía mundial en ese lado del mundo.

Definitivamente, el terrorismo, es un concepto equivocado. Hay que actualizarlo. Y es que siempre que los EEUU quieren “ayudar” a algún país, este es estremecido por atentados. Paso con Colombia, sucede con México, resurgió la violencia contra civiles en Afganistán e Irak, y desde hace un mes, recrudece la violencia en Islamabad, Pakistán. Llena de atentados preparados por la CIA, para justificar la intervención estadounidense. Ya, con Corea del Norte, la alianza conseguida en la cumbre del G20 y en la reunión de la OTAN, coalición liderada por Japón y Corea del Sur para norcorea, solicito una reunión del consejo permanente de seguridad de la ONU. ¿Coincidencia? No, de ninguna manera, estrategia prevista de antemano. La llegada de EEUU a Afganistán, requiere de terrorismo para expanderse. Irán, Corea del Norte, India y Rusia están en su menú para los próximos años. Este el entretenimiento para sus fuerzas armadas, en la administración Obama.

América Latina desde el año 1500 hasta la actualidad es un continente insurrecto y revolucionario. El catolicismo es la religión predominante. Igual que Jesús, el pueblo está con el látigo en la mano, castigando a los deshonestos jerarcas de la Iglesia Sudamericana aliados del imperio y arrimados a la economía de las oligarquías. La insurrección tiene sus raíces en la injusticia practicada por los imperios. Nunca han podido doblegarnos, solo nos han exterminado. Pero nuestros hijos nacen con genes revolucionarios trasmitidos a los hijos de estos. Por eso, en nuestra voluntad y convicción no podrán vencernos. La búsqueda de libertad, paz, justicia, dignidad, no es otorgada, es natural. Esa voluntad es perenne, no se detiene jamás…

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5571 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad