Zapatazos de Destrucción Masiva

Al fín se encontró las armas de Destrucción Masiva que posee Irak, y que dejó bien escondidas Saddam Hussein. Muntazer Al- Zaidi, periodista Iraquí a quien se le había confiado el secreto de resguardar las armas, no pudo mas, no aguantó la presión a la cual estaba sometido, y, finalmente, en un gesto de desesperación , puso al descubierto (para satisfacción de Bush, Aznar, y el premier Inglés, Tony Blair) las armas de destrucción masiva que poseen los Iraquíes, y que durante años las tropas Internacionales que están en Irak habían estado buscando. ¡Claro! ¿Cómo sospechar que cada zapato de cada Iraquí es REALMENTE un poderoso instrumento de destrucción que atenta contra la paz mundial? Afortunadamente el Sr Al-Zaidi no activó la espoleta especial de cada zapato, y este olvido evitó la catástrofe que hubiese sido de alcances sorprendentes. Está, pues, bien justificada la invasión que Estados Unidos promovió en Marzo del 2003,al margen de las resoluciones de la ONU y en contra de toda la opinión internacional y se salva el honor del Comité Especial que investigó la supuesta carrera armamentista que el Sr. Hussein había emprendido velozmente, contraviniendo las Leyes Internacionales en esa materia.


El gobierno americano, liderado por Bush, ha gastado millones de millones de dolares en esta guerra sin causa, y ha buscado afanozamente por todo el territorio Iraquí una "pista" que le conduzca al arsenal de Químicos, ojivas nucleares, y laboratorios clandestinos llenos de locos científicos Iraquíes trabajando sin descanso para producir "bombas", "robots", "mutantes", misiles de alcances espaciales, y todo lo inimaginable. Y todo este esfuerzo sin ningún exito. En esa cruzada, las tropas mixtas internacionales lideradas siempre por oficiales americanos, han asesinado a millones de civiles, miles de niños y niñas, mujeres, ancianas y ancianos, y tambien a combatientes nacionales a quienes luego llaman "insurgentes" o "terroristas". Es común ver informes, videos, fotos, de oficiales americanos describiendo cómo las tropas "dieron de baja" a tales o cuales INSURGENTES o TERRORISTAS, y lo que usted ve son niños y niñas tirados en el suelo.

El terror sembrado en Irak por este moderno Hitler llamado Bush no tiene comparación. Él no podrá dormir tranquilo por el resto de sus días, porque le asaltará sus sueños los gritos desgarradores de tantos niños destrozados; le quitará el sueño las miles de miradas muertas de tantos ancianos, de tantas mujeres, y le perseguirá la soledad de las calles de Falluja. Y despertará confundido todos los días al pensar que los zapatos de los Iraquíes es la única arma que ellos poseen y que no fué sino hasta hace poco que la utilizó Al-Zaidi y la dió a conocer al mundo. La tormenta de saberse autor de tantos desmanes, de tantos crímenes, de tantos engaños, no le dejará conciliar el sueño, y ese será su peor castigo.
Nosotros, desde cada trinchera, seguiremos denunciando al mundo que la guerra de Irak es una invasión Americana en busca de apropiarse del pétroleo de ese país, y apoyaremos la iniciativa del presidente Chávez a favor de la protección de nuestro suelo patrio, porque estamos en la mira del anciano Bush. ¡Tenemos las mayores reservas de crudo y eso nos hace "blanco" de envidias y de deseos. ¡Mosca, compatriotas! En nuestra cultura no lanzamos zapatazos. ¿Qué le lanzaremos?
¡Patria Socialismo o Muerte!.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1496 veces.



Oswaldo Abarca

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor