¡Barack Obama NO es un socialista ... NO es un revolucionario ... NO es anti-capitalista!

Por supuesto, a lo largo y ancho de nuestro planeta azul, actualmente están comenzando a surgir serias dudas, impaciencia democrática y temores apocalípticos en el estado de ánimo de los trabajadores de América del Norte y sus homólogos en otros lugares, especialmente en los países metropolitanos. A Tío Sam no le gusta esto en absoluto. Como nunca antes, en todas partes la maquinaria tóxica del lavado de cerebros, del control mental y de la destrucción sistemática del verdadero pensar y la reflexión humana relacionados con verdaderas acciones emancipatorias, está trabajando a máxima velocidad de noche y de día. El Imperio de World News, Hollywood, CNN, Fox News, el carnaval político y los shows de Leviatán, los grandes medios de comunicación internacionales y la infinidad de emisoras de música, el consumo codicioso físico y mental, el pantano de alienantes canciones de "amor" y la industria del entretenimiento masivo, todos están trabajando horas extra para alimentar al Murdoch y al Moloch orweliano, el holocausto mental internacional 'transcapitalista'.

El Behemoth político central actual en esta 'transhistorica' tragedia global "transimperialista" son los gemelos siameseses democrático-republicanos norteamericanos, es la cabeza de Janus industrial-militar del globo fascismo, que ya ha devorado un millón de víctimas "terroristas" en el Medio Oriente en las últimas dos décadas.

Sin embargo, como nos ha enseñado el gran filósofo marxista de la esperanza, Ernst Bloch, incluso después de que las parasitarias ratas clonadas capitalistas han abandonado el Titanic hundiéndose ... si sería posible aún, con "platillos voladores", como lo reveló San Juan, transportando a 144.000 miembros elitistas de la Casa de Israel, ... incluso entonces, la bandera humana, humanitaria y humanista, en la cual está escrito ESPERANZA aleteará felizmente en los vientos galácticos aulliendo y lloriqueando. Incluso entonces, se mantendrá Trotsky con su: ¡dum spiro spero! Mientras respiro, espero.

El cambio cualitativo en los EE.UU. se refiere a lo anterior, la otra cara proletaria de Obama: ¡Malcolm X!

Se refiere al optimismo militante, a la militancia optimista, a la solidaridad concreta-praxica e intelectual-teórica de los trabajadores del mundo explotados, dominados y discriminados, que aún en esta última hora fantasean acerca de un mundo mejor, un mundo en el cual vale la pena vivir.

¡Ningún amo de escalvos podrá jamás destruir esta quintaesencia!

Este profundo sentimiento humano, esta verdadera alma humana, ni el propio Frankenstein globo fascista republicano-democrático ni el Drácula industrial militar podían chupar de la clase obrera mundial.

Los pobres significan Malcolm X, trajeron a la vida Malcolm X como Barack Obama.

Muchos no se dan cuenta de esto, sin embargo, la máxima élite política, ... que organizó este carnaval internacional, con la ayuda de los medios de comunicación globales ... sabía lo que estaba en juego. Ellos saben lo que la actual recesión mundial podría llevar más adelante.

Tuvieron que jugar esta carta, ¡el as de corazón negro!

No debemos olvidar que en Alemania, en el epicentro de la Gran Depresión, los comunistas ganaron las elecciones, pero poco después, las mismas masas trabajadoras, con los ojos vendados por el carnaval político y la maquinaria de propaganda de Goebbels, Goering y Hitler, hablando de "socialismo nacional ", sobre nuestra "gran nación", causaron que los nazis ganaron las elecciones, sometiendo a Europa y al mundo al fascismo más atroz, que terminó con una guerra nuclear.

Las masas de América del Norte, en particular la clase media sin hogar, perciben y sienten un peligro inminente, una venidera existencia precaria, una época de guerras de destrucción masiva, un gran período megalómano para salvar el capitalismo, para adaptarse de nuevo.

En el pasado el costo de esto eran guerras mundiales devastadoras, la destrucción de las infraestructuras, de capital y mano de obra, y esta vez el sacrificio global será titánico. Este temor subconsciente de peligro inminente, de una venidara carnicería, como lo fue preparado en los diversos proyectos de guerra, en los arsenales de armas de destrucción masiva y en los actos patrioticos, todo esto forma parte del "milagro" de la victoria política de Obama.

Pronto más de un demócrata norteamericano se sentirá frustrado, se desilusionará con la democracia norteamericana, perderá la fe en el capitalismo. Obama no es un socialista, no es un revolucionario, no es anti-capitalista.

Los que le dieron su voto para el poder conforman las diferentes piezas de la dinamita emancipatoria. Las clases dominantes norteamericanas, los republicanos y los demócratas, ahora dirigidos por Obama, están armados hasta los dientes, para evitar la conquista del poder proletario en los países metropolitanos.

Es tan claro como la luz del día que Obama no puede cambiar el curso de la historia contemporánea norteamericana. Si tratara de hacerlo, entonces, lógicamente, se uniera con Malcolm X, y si eso sería posible, entonces tendríamos ya el socialismo mundial.

Si los norteamericanos lo sabían o no, votaron a favor de Malcolm X, por Fidel Castro, por Che Guevara, por Chávez, por Marx, no como individuos, sino como vanguardia social emancipatoria de la lucha de clases proletaria a nivel global.

franz@franzlee.org.ve
http://www.franzlee.org.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2081 veces.



Franz J. T. Lee


Visite el perfil de Franz J. T. Lee para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franz J. T. Lee

Franz J. T. Lee

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a66845.htmlCd0NV CAC = Y co = US