Nuevo militarismo político

¿Cómo llego a adquirir tal poder los ejércitos Latinoamericanos? En una región poseedora de una tradición que condenaba permanentemente el militarismo, por medio de la subversión, y las rebeliones constantes desde la época de la liberación del imperio europeo y después de 1947 cuando constitucionalmente Costa Rica abolía las fuerzas armadas, creando un clima pacifista en la región después de la segunda guerra mundial. 

El nuevo militarismo político es una consecuencia negativa de la segunda guerra mundial, inmediatamente después, los ejércitos norteamericano y europeo se adiestraron para combatir una ideología, la comunista, justificativo que llego a jugar un papel político decisivo en la economía mundial, contribuyo a originar y a disponer de una participación significativa del capitalismo global, acentuando la explotación en Sur América, mediante las dictaduras militares, por medio del proyecto de seguridad nacional de principios de los 60, originando que los militares participen activamente en política, al tomar el mando de sus respectivos países por medio de las dictaduras militares, hasta bien entrado los 80. 

Dentro del capitalismo militar, el balance del poder se distribuyo en bloques, las agencias que manejaban el poder militar, con el pasar del tiempo se transformaron en los brazos armados de los partidos políticos de las oligarquías, como agencias de inteligencia, grupos contra inteligencia de cada una de las ramas militares, así los militares paulatinamente acumularon cada vez mas poder civil, al mezclarse en los negocios civiles con sus militares retirados del servicio activo, de ahí a los partidos políticos solo había que cruzar la calle y de a poco dejaron de ser subordinados a la democracia, para pasar ha negociar políticamente con esta, cada vez ocurría un cambio de gobierno. 

Las dictaduras militares cambiaron radicalmente el balance del poder en la región, así como las guerras la política mundial, impulsando el poderío militar, gran negocio la compra de armas, llamado presupuesto de defensa, impulsado por los EEUU principalmente, los militares supieron sostener su poder sin un conglomerado electoral, a una posición de mando sobre los recursos de toda la sociedad y gobiernos, redefiniendo las tareas tradicionales de los militares. Las tradicionales barreras semánticas entre las funciones políticas y militares paulatinamente se desgastaron, para ser renovadas, con el desarrollo y ejecución de ciertas estrategias impulsadas desde la escuela de las América en Panamá, los militares salían embebidos por la política de la guerra, las de mas evidente impacto para el control regional, eran proyectadas por los presidentes, el estado mayor conjunto, preparados para conferencias diplomáticas, negociaron con el imperio los escenarios de  explotación de recursos minerales y energéticos, hoy proyectan la explotación y comercialización de los recursos naturales, con gobiernos lacayos de las multinacionales y del gobierno norteamericano. 

Cada comando conjunto de cualquier país latino, tiene el suficiente poder para negociar con los gobiernos civiles oligárquicos y decidir sobre el futuro político de la nación, la censura también es su potestad, a través de estos controles, los militares están en posición de estar informados, advertidos, por lo tanto planifican con anticipación su próxima jugada, manipulando a los pueblos y sus gobiernos con  sus servicios de inteligencia al servicio del imperio, utilizando los medios de comunicación,  moderna y poderosa arma utilizada para la influencia masiva a un grado tal que ninguna agencia civil esta en condiciones de igualar. 

Durante 60 años el mundo estaba dividido en dos grandes bloques, el pacto de Varsovia y la Organización del Atlántico Norte OTAN, de esta se derivaron otras organizaciones y tratados netamente políticos de los cuales dependía la sobre vivencia de la humanidad, como la Unión Económica Europea, la OEA, les siguieron acuerdos muy importantes, los SALT I y II en la década de los 70, luego los START I y II también relacionados con las armas nucleares, sin que esto signifique que estos organismos como la ONU, justifiquen su creación al servicio de los pueblos, mas bien son intervenidas por la influencia de los Estados Unidos, pero mucho antes que eso, en 1938, antes de entrar a la guerra mundial, ya los EEUU, habían empezado a programar una gigantesca maquinaria militar para la post guerra, en proyectos de larga duración llamados “seguridad nacional” y sin importar quien sea el presidente. Exigió una fuerza de tierra capaz de expandirse a los 4.5 millones de hombres y mujeres, la marina con 2 millones, 400 barcos  de combate de tipo mayor, incluidas sus fuerzas elites, la fuerza aérea exigía 8 mil aviones, con planes específicos para su armamento nuclear, con 800 mil soldados, con esa fuerza los militares estadounidenses, dejaron en claro, que su objetivo es el control mundial. 

Militarismo imperial que derivo en  el control mundial del comercio con el dólar, desarrollando nuevos instrumentos políticos, para manejar otros países. Con expresiones como esta: “nunca tendremos paz, hasta que el ejercito mas poderoso y la marina mas poderosa, estén en manos de la nación mas poderosa, los EEUU, es ahora el turno de los norteamericanos de ser el numero uno en el mundo y terminar el histórico papel de anteriores imperios, seremos el nuevo imperialismo político militar que gobierne el mundo.”Lo dijo el primer secretario de defensa James Forestal, frase que colgó de un cuadro en su oficina. 

Los EEUU, con semejante fuerza militar, dominaron los otros ejércitos del mundo, con el argumento que necesitaría de ellos, manipulándolos con la venta de armas, entrenamiento, cursos, repuestos, cualquiera sea la circunstancia política, así los norteamericanos sostuvieron con éxito el sostenimiento de las bases militares, inclusive aumentaron su número para el control mundial. Movilizaron ejércitos a través de los océanos, para invadir y gobernar naciones a su antojo, dar protección a las multinacionales petroleras, finalmente lograr la comercial rendición de dos de las naciones industriales que competían por el primer lugar en la tierra, Rusia y China, sin haber tenido soldados ni misiles en sus territorios, sin haber menoscabado su riqueza, solo afectando su dignidad y soberanía, con el poder económico y militar, entregando patentes en el caso de China y desestabilizando con la ayuda del Vaticano al pacto de Varsovia, para disolver la URSS. Luego el mundo observo con asombro la increíble pobreza y destrucción mundial, ocasionada por el poder militar, en 60 años de capitalismo globalizado, 

Los militares imperiales han sido capaces de extender y mantener su poder en el periodo de post guerra, durante los años de Truman, Eisenhower, y la administración de Kennedy, se estimulo a los oficiales militares para que recorrieran Europa, Asia y América Latina especialmente, alertando, reclutando políticos y miembros de las fuerzas armadas, para luchar contra el comunismo, en una guerra que no termina de justificar el asesinato de millones de personas con ideología de izquierda, hasta pretender terminar con la idea misma, el encargado de ejecutar este proyecto diplomático militar, fue el general Arthur Trudeau jefe de investigación y desarrollo del ejercito imperial y  mentalizador de las dictaduras militares en toda la región Latino Americana, proyecto que se ejecutaría inicialmente por veinte años, apoyando, no como parte del proyecto de seguridad nacional, su arma mas importante, las invasiones, masacres y asesinatos, con la creación de sucursales aprendices de asesinos y terroristas como Israel y Colombia, encargados de la desestabilización de sus vecinos siempre con apoyo del nuevo poder político militar, explotando al máximo el secreto, la dependencia y el temor. 

El poder militar ha hecho un uso efectivo de su monopólico terrorismo  militar, para luego dar paso al terrorismo mediático, o cualquier tipo de terrorismo, que sirva a sus intereses, interviniendo abiertamente bajo amenazas, escogiendo las oligarquías para evaluar su propia situación, en la común defensa de su seguridad nacional, comprando gobiernos y ejércitos para aceptar los mandatos de la CIA y del pentágono, para controlar el mundo. Lo hicieron impulsando más de cuatro mil sangrientos discursos en un año, exigiendo la victoria total, a cargo del almirante Radford, principal mentalizador de la NSA, agencia de seguridad nacional de los EEUU, para que “ayude”a la CIA con los propósitos políticos de la casa blanca, siempre bajo la premisa que la ex URSS, trataba de controlar el mundo, impulsando la subversión 

Los ministerios de la defensa se transformaron en ministerios del miedo, cuyos titulares pasaron por la “Escuela de las América” emitiendo amenazas, advertencias, para provocar un clima de temor, hasta afectar la tranquilidad de la población, este manejo psicológico de masas, permitió al militarismo político, arrendar las naciones a las multinacionales, sometiéndolas a la esclavitud económica de por vida, Los mismos ejércitos de nuestros países fueron totalmente influenciados por la compra de armamento y repuestos, elementos utilizados para la manipulación ideológica de sus miembros y de los gobiernos, convertidos en lacayos del imperio, arbitrados por las oligarquías, dueñas del poder político arrendado a los militares. 

Fuerzas Armadas convertidas en una casta burguesa, mirando siempre a los oligarcas como meta final de sus aspiraciones sociales, luchando contra el pueblo del cual salieron, acentuando el status quo, entre oficiales y tropa, gobierno y pueblo, ideología de extrema derecha trasmitida de mando en mando, de generación en generación, por el nuevo capitalismo militar político estadounidense, a nuestros ejércitos. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4893 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: