Alimentar las ciudades

La cadena CBC NEWS, comunica en un informe basado en las Naciones Unidas, que casi 8 de 10 estadounidenses viven en alguna ciudad. Lo que convierte al imperio en el país con mayor porcentaje de población urbana, cuya densidad demográfica oscila los 300 millones de habitantes; fieles representantes del sistema capitalista, consumista y explotador. Sistema que desde la segunda guerra mundial impulsa con más fuerza; modelo neoliberal que esta encajonando a las tres cuartas partes de la población mundial en ciudades, aumentando la violencia, el individualismo y la miseria.

Hace 55 años, las únicas ciudades con mas de 10 millones de personas eran New York y Tokio, hoy son 20, México, Rio de Janeiro, Sao Paulo, Bogotá, Lima, Yakarta, Bombay, Calcuta, Pekín entre otras, ciudades que no terminan de reformar sus leyes municipales y sus políticas económicas sociales para equilibrar la infraestructura sanitaria, la planificación urbana y la alimentación, para que la gente pueda llevar una vida digna.

Capitalismo que esta matando al planeta, con ella la alimentación. En este mundo globalizado por el calentamiento global, los cambios climáticos por la contaminación, son producto en un 25 a un 35%, de la industria pesada estadounidense, sin ninguna normativa ecológica, desde hace unos 60 años, periodo en el que la tierra ha acelerado sus problemas ambientales como nunca antes, las sequias, inundaciones, deforestación, polución, crisis económica, como la que hoy afectan a los EEUU, repercuten especialmente en el tercer mundo, disturbios civiles, revueltas, guerras, producen ineficiencias e interrupciones de los servicios con gran frecuencia, y estas son estrategias imperiales asimétricas, usadas para el sometimiento de los pueblos.

Según el documento, “alimentar a las ciudades” de la FAO, cuando esto ocurre la población pobre del planeta es la que mas sufre las consecuencias. Y tanta es la indiferencia ecológica, que los habitantes de las ciudades, asumen con absoluta tranquilidad, que cuando vayan al súper mercado, a la bodega, al abasto o a la tienda, encontraran suficientes víveres a precios asequibles, ya estamos viendo que no es así. El pueblo no le da importancia a la distribución de alimentos, pero en estos tiempos de crisis, es necesario pensar en todo lo que se necesita para que el alimento llegue al estomago de cada uno de nosotros, habitantes de las ciudades. Si por alguna razón el suministro de alimentos falla las consecuencias son desastrosas, no solo políticamente, Somalia, Etiopia, las mujeres en estos países de África, se la pasan de sol a sol en la línea férrea recogiendo uno a uno los granos de trigo que caen del tren para intentar alimentar a sus pequeños hijos. Los 4 millones de niños que mueren por la desnutrición, son causas de un sistema capitalista explotador e inhumano, racista, xenofóbico para los afroamericanos, indígenas, latinos, y árabes, perjudicando la dignidad de la vida.

El rápido crecimiento urbano, implica enormes retos a los proveedores de alimentos. Un estudio anterior proyectaba que para el 2007, mas de la mitad de la población mundial viviría en ciudades, según la ONU, proyección realizada hace 15 años, esa cifra prácticamente se igualo en el 2004, hoy esta rebasando el estimado para el 2010. Proporcionar alimentos frescos, asequibles, ejerce en la cadena alimenticia una enorme presión, en el suministro, transporte, distribución, son retos que constantemente rebasa la planificación.

Falta de alimentos producida no solo por el abandono del campo, causado por la migración interna, también esta el desplazamiento forzado de campesinos e indígenas por la violencia, en algunos sitios del mundo, el feudalismo desde la época medieval, por la grandes extensiones de tierras cuyos propietarios era, es la iglesia, si no también por el envenenamiento del agua subterránea, de ríos y lagos, de la capa orgánica del suelo, por fertilizantes, plaguicidas químicos, que han terminado por cansar el suelo, por las mismas ciudades que utilizan las corrientes de agua para uso humano, comercial e industrial, agua que luego es devuelta a sus causes, sin permitir la auto regeneración. Sistemas agrícolas, que han salinizado, erosionado la tierra cultivable, hasta en un 16% en cada país, también influye el cambio de técnicas tradicionales por la mecanizada, los cambios de semilla naturales por las transgénicas, subiendo el costo económico de la actividad agrícola, imposible para el campesino o el indígena que prefiere abandonarla.

Revolución verde, impuesta para América Latina, monocultivos promovidos por el capitalismo, solo para la exportación de sus productos, como es el caso del maíz, soya, frijol, transgénicos sembrados en Brasil, Argentina Uruguay y Paraguay, primeros exportadores mundiales de agricultura transgénica del mundo junto con los EEUU. Tecnología y herramientas mecanizadas acarrean mayor pobreza, por la no utilización de mano de obra, otra causa que influye en el abandono del campo, a eso debemos sumarles los biocombustibles cuya materia prima son productos agrícolas, caña, maíz, soya en Brasil, Paraguay, Uruguay para producir etanol, monocultivo que terminara agotando la capa cultivable, y en los países pequeños afectara la producción agrícola, por el capital de las trasnacionales. Algo parecido, cuando la revolución verde del sistema capitalista incentivo la siembra del eucalipto, árbol de crecimiento rápido, cuya raíz necesita tanta agua que al cabo de 6 cosechas, dos veces por año, la tierra queda completamente seca, sin nutrientes por los próximos 50 años, o cuando con los mismos fines la industria papelera introdujo el ciprés y el pino, erosionando millones de hectáreas (laderas) en menos de 10 años. Trasnacionales maderadas que buscaban ganar mas dinero con el papel moneda, para no importarlo de Japón o China, ahorrándose el transporte, afectando a países como Ecuador, Bolivia, Perú, acelerando la migración interna, al matar las tierras de por vida.

Estas son unas de las causas de la crisis de alimentos, a escala mundial, los especialistas temen que para el 2050 la crisis tocara fondo si no se para al sistema capitalista, década en las que los cambios climatológicos llegaran a la cúspide según científicos de la ONU, organización que ha promovido los últimos foros ambientales, sin conseguir nada, mas allá de la preocupación, latente desde 1949, año del primer foro, por la bomba nuclear. Fríos y calores extremos, agujero de la capa de ozono llegando al trópico, la población mundial habrá superado las 8 mil millones de personas, basados en las proyecciones de 1974, tres mil 100 millones, 2000, 5800 millones, 2008, 6200 millones de personas que necesitan alimentos, y este será el mayor problema humanitario de este siglo, según expertos de la FAO, calculan que la población urbana se incrementa a un ritmo de 1.9% anual, lo que significa que se duplica cada 38 años. El número de ciudades que superaran los 5 millones de habitantes, aumentara en 50 en el 2006 a 67 en el 2015.

Algunas ciudades del mundo ya son grandes y continuaran creciendo, Bombay para el año 2015 se proyecta alcance los 23 millones de habitantes, Delhi, 21 millones, México, 20.5, Sao Paulo 20 millones de habitantes. Es necesario entender que una ciudad de 10 millones como Manila y Rio de Janeiro y otras, necesitan 6000 mil toneladas de alimentos por día, con sus embases y líquidos llegan a las 12 o 14 mil toneladas diarias. Al ir creciendo las ciudades, absorben los campos agrícolas, estos quedan cada vez mas lejos, pues en las periferias de las ciudades se construyen, fabricas, bodegas, calles, carreteras, como consecuencia los campos de cultivos se desplazan cada vez mas lejos.

Suministrar tanto alimentos no es fácil, cada año se complica mas, por el rápido crecimiento urbano, Europa por ejemplo, con un índice de natalidad del 3.6% y con un índice de emigración calificado como alarmante, dificulta la planificación alimenticia considerada estándar, por no disponer de nuevas zonas agrícolas. Lahore en Pakistán tenía índices similares a los europeos reciben emigración de India y Afganistán que sobrepasa la producción alimenticia de este país. Dhaka, Bangladech, proyectan su crecimiento a un ritmo de un millón de personas por año, lo cual es una locura, considerando vivienda, salud, educación, infraestructura sanitaria y alimentos. China, población mayoritariamente rural, proyecta su crecimiento urbano para el 2025, década cuya población cambiara a las ciudades en sus dos terceras partes. Para ese mismo año, en las ciudades de la India vivirán 700 millones de personas.

La configuración poblacional esta cambiando rápidamente. África en 1960, el 14% de la población vivía en las ciudades, para 1997 este porcentaje aumento al 46% y para el 2025 llegara al 63%. En los países en vías de desarrollo, la población en crecimiento que vivirá en las urbes se incrementara al 90%, si no cambiamos de sistema político económico.

Alimentar todas estas bocas, exigen una coordinación de millones de campesinos, embazadores, manipuladores de alimentos, comerciantes, así como miles de vehículos, en algunos lugares, los mercados, mataderos, almacenes fríos y el mismo transporte no dan abasto.

Pero el mayor problema del grave problema de la alimentación, es la pobreza, en ciudades como Dacca, Calcuta, Lagos, Guatemala, La Paz, Freetown, la pobreza es superior al 43%, es un hecho muchas veces demostrado, que el aumento de precios en los alimentos, la falta del mismo, genera malestar político e inestabilidad social, como por ahora aquí en Venezuela.

En 1999, considerada la peor década en los últimos 100 años en cambios climáticos, causaron en el Caribe y América Central grandes prejuicios estructurales públicos, afectando las actividades normales, provocando escases de alimentos. Ecuador 1999, Inglaterra 2000, el aumento de combustible genero escases de alimentos, y todos los problemas naturales, políticos, energéticos, económicos, repercuten en los alimentos creando inestabilidad social.

Reflexionar nos lleva a concluir, que desde los cambios climáticos, la pobreza, la escasez de alimentos, son efectos directos de sistema capitalista. El imperio es una plaga, arrasan con todo, a su paso dejan miseria y muerte. En América Latina hoy tenemos que apoyar los gobiernos de izquierda, con política socialistas, tenemos, debemos apoyar la revolución, sostengamos a Chávez, urgentemente necesitamos un cambio de modelo, libre humano y digno.

La tierra esta cansada y enferma, la humanidad la inmensa mayoría sobrevive a duras penas, este pequeño lugar en el globo llamado Venezuela debe ser el ejemplo de un modelo socialista para el mundo. Empecemos ya

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4646 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: