La Casa Blanca del Vaticano

Hablar sobre la casa blanca y el vaticano es descubrir una misma tendencia que describe la misma situación: globalización, explotación, neocolonialismo, pobreza, hambruna, contaminación, drogadicción, dependencia económica, en todo el mundo. Esta es la situación de los países que dependen de los organismos económicos imperiales en todo el planeta.

La homogenización de las culturas por parte de las misiones cristianas promovidas por el Vaticano y los Estados Unidos es el principio de la invasión imperial incluso antes de lo económico y lo militar, es parte del desborde de fronteras estadounidense.

Estas dos estructuras son más duraderas que otras. La iglesia católica es una armazón de acero que perdura desde hace dos mil años y que posee estructuras internas que no han cambiado en varios siglos, pero que la casa blanca siempre las trae al presente, para utilizarlas como cabeza de playa para la domesticación de los pueblos, mucho antes que los huéspedes de la casa blanca decidan invadir un país que por lo general es siempre pequeño, pobre y mal armado, bañando de sangre a todo el mundo. A pesar de que Estados Unidos es un joven país, aprendiz de monarca, que a pesar de su tecnología avanzada no alcanza el desarrollo mental para pretender ser una potencia mundial.

Por otra parte así como las organizaciones duran más o menos tiempo, lo propio ocurre con los huéspedes de ambas estructuras que tienen un lazo de afinidad que unen a estas dos instituciones en un principio que se remonta desde hace dos siglos, allá por la década de los 40s¨ de los 1800 cuando surgieron en Europa los grandes ideólogos del socialismo como: Lenin, Engels, Marks, Troski, surgió la oposición de la iglesia con el Papa Leon XIII y sus 86 encíclicas en contra del comunismo. Desde esa época surge la amistad de estas dos estructuras que mutuamente se prestan ayuda para que sus inquilinos a su turno manipulen a las masa psicológicamente para mantenerlas dependientes, ignorantes, adormecidas de toda protesta que la dignidad exige. Dentro de esta estrategia de dominación, de esos aproximadamente 1.170.000.000 católicos que representan el 17% de la población mundial, religión que por otra parte no ha podido impedir que sus fieles busquen otras alternativas de fe por la alta incidencia de corrupción de los sacerdotes de la iglesia católica, así el Vaticano lanza una nueva estratégia cuya política es proteger los bienes feudales con movimientos o partidos políticos demócratas cristianos que utilizan a Dios como pretexto para solapar la pobreza de siempre con la desigualdad de hoy.

En América latina estos políticos cristianos tienen decisiva importancia en mantener el capitalismo cristiano con una gran repercusión electoral en esos países, seducidos por la doble moral del la iglesia católica, esto implica una alianza estratégica entre la casa blanca y el vaticano con la nueva cristiandad, la oligarquía mundial, reafirmando las tradiciones católicas, aceptando la modernidad sobre conceptos morales familiares, sexuales, centrando sus acciones y actividades en las invasiones y la caridad. Así las iglesias locales se transforman en religión de estado y, consideran a los movimientos sociales de izquierda como enemigos a los cuales hay que destruir según mandato de la casa blanca del Vaticano.

La influencia de la iglesia en moral familiar y social disminuyo así como el presidente norteamericano es el más impopular en toda la tierra. Tal para cual.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2641 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: