Departamento de Estado Travel Service

La mayoría de los venezolanos estamos convencidos de nuestra
responsabilidad histórica con la construcción de un modelo político
social cuya misión sea la erradicación de los males heredados del
capitalismo impuesto durante la segunda mitad del siglo XX.

En ese sentido, el país transita un camino cuyos obstáculos son cada
vez más duros, destacando en él, la presencia de unos medios de
comunicación casados con los valores del capital y por ende contrarios
a la revolución Bolivariana. En consecuencia desde 1998 a la fecha,
destaca en esos medios, la pobreza intelectual, la miseria crítica y
la inexistencia de una ética comunicacional, lo cual les impide
abandonar el laberinto demencial de sus alucinaciones paranoicas, con
la cuales inoculan mentiras en aquellos que a pesar de haber logrado
una posición de mediado nivel económica-social e intelectual, sus
maltrechas conciencias de cipayo, no le permite entender la magnitud
de los cambios que le son urgentes a la patria.

En consecuencia, los moderadores y locutores que han vendido su
dignidad a esos medios-partidos, hoy en satánica alianza defienden los
intereses del hegemónico imperial, ellos están encerrados en una
convicción disociada de la realidad, que intenta decir que vivimos en
una dictadura feroz, donde el trabajo periodístico es una hazaña
subversiva por su alto nivel de riesgo.

No voy a repetir las millones de veces que ha quedado mas que
demostrado que en Venezuela no hay ningún impedimento por parte de la
revolución bolivariana para decir a cualquiera los que se le venga en
ganas, pero es necesario destacar que la única restricción a la
libertad que existe, es la que ejercen los mentados medios
oposicionista, pues en ellos, es imposible que se transmita por lo
menos una noticia positiva sobre la gestión gubernamental.

Es mas, si no fuera por la ley resorte, la cual obliga a los
prestadores de servicio comunicacional a difundir la acción
gubernamental, al ver estas televisoras, pudiéramos pensar que vivimos
en dos países distintos, uno que se hunde en el abandono, vesus otro,
que resurge de los escombros de la cuarta república y su herencia de
pobreza, hambre y depresión, en el cual se construye ferrocarriles,
metros, casas, universidades, escuelas dignas, baja de las tasas de
interés, etc.

Y es que los llamados sectores democráticos del país con sus retazos
de partidos, los mismos que durante medio siglo expoliaron al 80% de
la población, traficaron con el poder del estado, se enriquecieron al
amparo de la corrupción e impulsaron el golpe del 11-A, no admiten su
derrota, no entienden que su tiempo terminó, que son una pírrica
minoría vendida a los intereses del imperio.

Ahora bien, los esfuerzos del imperio a través del departamento de
estado, por derrocar a Chávez en Venezuela, Fidel en Cuba, Evo en
Bolivia, Daniel en Nicaragua y Correa en Ecuador, son y serán
diversos, en algunos casos utilizado la acción directa de sectores
militares vinculados a sus designios, especialmente aquellos que en
otrora fueron formados en la escuelas de las Américas y West Point y
en otros, con la activación de planes de terrorismo mediático,
difundido por medios abiertamente enfrentados a los estados
nacionales y ejecutados por comunicadores sociales llevados a USA para
ser formados, ideologizados y tarifados para tal fin.

Cuidado, el problema no es si alguien ejerciendo su legítima libertad
viaja a USA (eso si es que el consulado de USA le otorgan visa para
tal fin), sino a que va. Viajar a ese país es una cosa, pero ser
invitado por el Departamento de Estado sugiere otra. Sobretodo, cuando
quienes fueron por "casualidad" en su mayoría son opositores jurados
y confesos de la revolución bolivariana (en nuestro caso). Por
supuesto, que entre los invitados también había periodistas afectos al
proceso, pero no nos llamemos a engaño, los que fueron sabían a que
iban. Lo mas seguro, es que los nombres de los citados comunicadores
afectos al proceso fueron puesto para camuflar el objetivo de la
invitación, y así decir que fue una invitación preñada de buenas
intenciones por parte del imperio.

Pero es importante señalar, que en todo caso la denuncia de Eva
Golinger y Mario Silva supera las especulaciones que se han tejido
alrededor de la mentada lista y sus invitados, pues lo importantes es
el fin con el cual fue diseñada la misma. La denuncia de estos
compatriotas, toca elementos de seguridad y defensa, advirtiendo sobre
un plan desestabilizador propiciado por el gobierno de George W. Bush
y sus secuaces, y prueba de su importancia, es el empeño de los medios
comprometidos con el imperio por banalizar la misma, caricaturizar el
trabajo contra revolucionario de la CIA y peor aun, ocultar lo
sustantivo del caso. Lamentablemente, muchos compatriotas
comunicadores se han quedado en la defensa de su inocencia y hasta
ahora no se han preguntado porque lo invitaron.

(*) Dr. Profesor Investigador de Públicas y Desarrollo Económico
Decanato de Postgrado UNERG
Analista Internacional
angeltortolero@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1853 veces.



Ángel Tortolero Leal(*)

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor