Ya no pueden seguir jugando a ser “venezolanos”

"El camino aparece sólo cuando comienzas a andar"

REFRAN POPULAR

"Camarita, camarita, camarita…" fue de nuevo el saludo de Anacleto, aunque esta vez con cierto dejo de tristeza en su rostro. Y sin esperar respuesta, típico en él, continuó: "Cada vez que hablamos de la política injerencista de los gobiernos gringos, europeos y hasta latinoamericanos, entendemos que son gobiernos extranjeros, no pueblos, que están en contra del legítimo gobierno que nos dimos, en elecciones libres y soberanas, en las que mayoritariamente decidimos votar por Nicolás. Son gringos, españoles, italianos, belgas, ingleses, franceses y hasta vecinos latinoamericanos a los que tanto hemos ayudado en el pasado. Son soberbios porque se creen superiores y «desarrollados» y dueños de la verdad absoluta. Sin embargo y a pesar de todo, los hemos tratado con consideración y respeto. Algunos se consideran ellos mismos, nuestros enemigos y hasta han participado en planes de magnicidio. Hemos enfrentado con honor a todos aquellos que se nos han opuesto. También se cobijan bajo la bandera de la «y que libertad» tratando de protegerse allí y siempre han apoyado a quienes se nos oponen dentro de nosotros y nos ponen en una situación difícil. La Constitución que ellos siempre han deseado era y es para destruir al Estado, camarita. Sobre todo porque saben que con la vieja Constitución no podría vivir la Revolución ni los cambios que ésta necesita. El jalón de orejas que les dio nuestro canciller Arreaza, a sus representantes diplomáticos, los puso en su lugar, para que anden derechitos. Independientemente de la crisis circunstancial que vivimos, si hay luz al final del túnel, y eso es lo que más les duele. A paso lento pero seguro las cosas van cambiando para mejor, sin querer tapar el sol con un dedo acerca de los problemas que aún existen. Tampoco podemos olvidar, camarita, a la «malinche», todos esos cipayos criollos que deben decidir de una vez por todas de qué lado están y dejar de «seguir jugando a ser venezolanos». En momentos como estos, en que no sólo las ilegales y unilaterales sanciones nos afectan sino también la inmisericorde pandemia que azota al mundo, deben decidir si estar al lado de su familia, de los que hasta ahora han sido sus vecinos y de sus amigos, o seguir pidiendo sanciones, bloqueos, intervenciones y hasta invasiones, que nos están haciendo cuadritos la vida. ¿O es que a ellos no les afecta todo lo que ocurre? A gente como Julio Borges, Poleo, el vampiro Ledezma, Vecchio, Pamperito Guanipa, el niño bomba López, la banda del pelanalgas autoproclamado, Carla Angola, el Matacuras, Arellano, en fin, a todo el que hable mal del país y del pueblo, se le debe quitar la ciudadanía venezolana, por apátrida. Se pueden oponer al gobierno, hablar mal de Nicolás y su gabinete, del PSUV, del Polo Patriótico, de la dirigencia política que no les apoya, es su derecho. Pero hablar mal de su país y de los venezolanos es demostrar su falta de amor patrio. Ya Chávez les dijo lo que le sobra a los venezolanos para defender la patria. ¡O sea!"

Sin duda alguna, la vida del venezolano ha sido afectada no sólo por las guerras a las que nos han sometido desde que Hugo Rafael Chávez Frías fue juramentado como Presidente de Venezuela, sino también por las nefastas, ilegales y unilaterales sanciones decretadas por el gobierno de EEUU y los de la Unión Europea. La lucha "contra la dictadura" ha sido un mero pretexto para apropiarse del legítimo patrimonio del pueblo venezolano. "La campaña de presión contra Venezuela está funcionando. Las sanciones financieras que hemos impuesto (…) han obligado al Gobierno a comenzar a caer en default, tanto en la deuda soberana como en la deuda de PDVSA, su compañía petrolera. Y lo que estamos viendo (…) es un colapso económico total en Venezuela. Entonces nuestra política funciona, nuestra estrategia funciona y la mantendremos", afirmaba bajo condición de anonimato, un comunicado del Departamento de Estado gringo.

Para la coalición de partidos antichavistas, la política ha sido una mera excusa para robar. Plegada a las directrices del imperio impulsó las medidas de bloqueo y pidió otras. Bajo la presidencia de Borges en la AN, se dedicaron única y exclusivamente a instigar más y más fuertes sanciones. Su "lucha contra la dictadura" ha sido "argumento" predilecto para tratar de apoderarse de todo el patrimonio venezolano en el extranjero, en esos países que los apoyan. Pero también han usufructuado y malversado la gran cantidad de recursos aportados por sus jefes (mil setecientos millones, según sus declaraciones propias del Departamento de Estado). Aseguraba la Vicepresidenta Delcy Rodríguez (sic): ""Acciones de Juan Guaidó contra la República tenían como objetivo el despojo de los recursos del país. Es una banda criminal que se decidió a satisfacer el mandato de Washington para robarse los recursos de Venezuela". Hasta el mismo servil de Luis Almagro ha solicitado una minuciosa investigación al manejo sumas millonarias a raíz de la supuesta "ayuda humanitaria".

El daño, que la banda de ladrones del autoproclamado ha ocasionado a Venezuela y a su pueblo, es enorme. Claro, sus jefes son de la misma calaña. Quieren regresar a juro y que a "ayudarnos", para saquearnos. La mismísima vicepresidenta de EEUU, Kamala Harris, admitió en rueda de prensa que las guerras no han sido, como suele justificarse, por la "libertad" ni para "garantizar la democracia y bienestar" de los países a los que EEUU ha invadido, sino simplemente "por petróleo" y advirtió que el próximo recurso sobre el que se accionará bélicamente será "el agua potable". A confesión de parte relevo de pruebas. Desde hace tiempo el gobierno de EEUU nos amenazó con "Todas las opciones están sobre la mesa", si no nos dejamos "torcer el brazo". La majunchería sigue pidiendo invasión, en la que esperan "sólo mueran" chavistas. Ah, pero chillan si se les advierte que, "al momento que un marine pise suelo venezolano, serán tratados como enemigos de la patria y los primeros en caer. "Nos están amenazando" salen a chillar, sin reconocer el daño que nos quieren hacer.

La malinche sigue tratando de proyectar la idea que "los venezolanos en general" piden más sanciones, como mecanismo de ayuda para restaurar la "democracia" y de defensa de los "derechos humanos" para los "presos políticos" (en realidad políticos presos por delincuentes). Han aplaudido las siete órdenes ejecutivas firmadas por Obama y por Trump, que han convertido nuestra economía en el centro de la guerra, buscando su total destrucción para que el pueblo "explote y saque a Maduro". Entonces, ¿dónde está la venezolanidad de esos majunches? En octubre del 2018, el ex embajador de EEUU en Venezuela, William Brownfield, afirmaba: "(…) en este momento la mejor solución sería acelerar el colapso aunque produzca un periodo de sufrimiento mayor por un periodo de meses o quizás años". Eso es precisamente lo que ellos siempre han solicitado. Se saben una minoría ínfima sin otra manera de llegar al poder; que otros hagan el trabajo sucio y se lo pongan en bandeja de plata.

¿Qué se puede esperar de quienes se alegran de las miserias del pueblo para poder sacar provecho político? "Se les quitaron todas las fuentes de ingreso, que es un trabajo que venimos haciendo desde hace varios años. Vienen sanciones adicionales en el tema del oro, hay las sanciones petroleras, se le ha quitado el manejo de la industria", declaró Borges textualmente. El pelanalgas autoproclamado dijo (sic):"Yo sigo definitivamente ejerciendo funciones, nombrando "embajadores" en el mundo, solicitando ayuda humanitaria, congelando fondos de Venezuela para poder recuperar rápidamente nuestra industria petrolera", y Carlos Paparoni confesó, como si fuera una gracia "Porque esta AN es la que les bloqueó los fondos". Bueno, lo peorcito de la majunchería vive fuera del país desde donde hacen el trabajo sucio contra la imagen de nuestra patria y nuestro pueblo. Ya basta de que jueguen a ser venezolanos y los reconozcamos como compatriotas. ¿Hasta cuándo vamos a seguir considerando venezolanos a esos mamarrachos sin que los toque la ley? Amanecerá y veremos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1140 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: