Resistir, pensando con la cabeza y empujando con el corazón

¨En esta guerra multiforme, nos disparan a repetición desde todos los ángulos posibles, hay quienes esquivan defensivamente a la izquierda, arriba, abajo, adelante y a la derecha¨

Esta notable parábola, aplicable tanto en la política, como en la guerra; muy buena para calibrar posiciones en situaciones como las que atraviesa el país; me la envió un apreciado y respetable camarada; es su opinión sobre el hecho político, que en lo humano me involucra, sobre la posición antibelicista que tengo en la actual coyuntura del país; la cual asumo convencido de que estoy con la mayoría del pueblo zuliano y venezolano en general, que mayoritariamente rechaza la violencia, las posibilidades de una guerra civil e intervención extranjera.

Afirma el camarada, que él suele ir adelante, posición que respeto por conocer su calidad revolucionaria y valentía; pero, tanto en la política, como en la guerra, es necesario combinar la valentía, la disposición emocional y la moral del combatiente con la inteligencia política; sobre todo cuando se trata de una nación entera, no es una disputa subalterna determinada por posiciones localizadas en pequeños espacios socio políticos y socio geográficos, se trata de considerar más de 30.000.000 de almas en el país, de las cuales, hoy no sabemos cuántas, estarían involucradas o en algunos casos comprometidas, víctimas potenciales de escenarios de violencia.

Ahora bien, en la política como en la guerra, también es aconsejable, de vez en cuando, citar a Sun Tsu, sobre todo, la consideración de que se debe ir a la batalla en el terreno y espacio que nos sean favorables, por lo tanto, si las condiciones objetivas y subjetivas, no nos son favorables, bien valdría la pena neutralizar esos disparos y buscar los mecanismos constitucionales, de consulta al pueblo, que en nuestro caso, eviten la profundización de la violencia, la guerra civil y la posterior intervención extranjera.

Para otros apreciados y respetados camaradas, esta posición es traición al Chavismo; cuando menos, para algunos, se trata de una posición más parecida a Rafael Ramírez que a Chávez, bueno bien, son puntos de vista considerables, pero profundamente respetados; creo estar al lado de la mayoría que rechaza el hambre, la violencia, la guerra civil y la intervención extranjera. Comparto plenamente una consigna que enarbolamos y practicamos con orgullo en el proyecto de construcción de los consultorios de Barrio Adentro I, ejecutados bajo mi conducción, entonces desde PDVSA/PALMAVEN: ¨ES PREFERIBLE ERRAR CON LA GENTE, QUE TRIUNFAR SIN ELLA¨

Definir persé que debemos ir adelante, en la coyuntura actual, en mi humilde opinión, es adoptar el síndrome del toro; que piensa con el corazón y empuja con la cabeza, por lo que la gran ventaja del torero se manifiesta y lo liquida, cuando lo que deberíamos hacer es: Pensar con la cabeza y empujar con el corazón.

Por otra parte, la rendición incondicional que busca el gran capital financiero transnacional, principalmente los Estados Unidos, para apoderarse de nuestros recursos, sería inviable hoy, si el pueblo estuviera en aceptables condiciones económicas, sociales, políticas y psicológicas favorables para resistir, triunfar política y militarmente.

La guerra económica, el bloqueo financiero y político del país, que se incrementan todos los días, fueron hábilmente instrumentados sobre la base de nuestros errores en materia de políticas económicas, fiscales y monetarias; corrupción descomunal, burocracia exacerbada y el entreguismo; lo cual nos presentan una coyuntura caracterizada por una hiperinflación indetenible; migración, principalmente de jóvenes profesionales; desmejoramiento acelerado de los servicios de salud, transporte, energía eléctrica, telefonía, internet, agua potable y educación; falta de medicinas, alimentos, efectivo y otros.

Ahora, bien. ¿Alguien, a excepción de los que ocupan altos cargo de gobierno, pudiera responsablemente demostrar que estamos preparados para resistir y vencer, política y militarmente, ante la estrategia de restauración neoliberal que en América Latina se ha planteado el gran capital financiero transnacional desde los Estados Unidos?

Considero que no estamos preparados, y es que, en los últimos 5 años al menos, la falta de una fuerza moral y ética en la construcción y ejecución de políticas públicas; la burocracia; la inexplicable resolución de los problemas de la economía, en un país con inmensas y variadas riquezas; el entreguismo a un sector del empresariado parásito del país, principalmente en las áreas petroleras y auríferas, así como, la inexistencia de un verdadero partido de la revolución; facilitaron la aplicación de una guerra económica y bloqueo financiero sin precedentes, que ha lacerado progresivamente las bases populares del proceso bolivariano, y generado un pueblo sin poder adquisitivo, escases de alimentos, de medicinas e insumos para aliviar la salud, sin efectivo para movilizarse en lo que queda de transporte público y de rodillas frente a la especulación sin una acción oportuna del Ejecutivo Nacional, Regional y Local.

Llevar al pueblo en esas condiciones a una inmolación, es al menos un acto de suprema irresponsabilidad, alejada de los valores del humanismo, donde privan, por encima del pueblo, los intereses de las cupulas políticas del gobierno, por mantenerse en el poder, de la oposición para conquistar el poder y de los Estados Unidos por hacerse de nuestras riquezas.

¿Dónde está el pueblo en esa madeja de intereses enfrentados que le tienen en un grado de devastación, digno de las peores pesadillas? ¿Por qué no se consulta al pueblo en un Referéndum Consultivo sobre la situación del país, Artículo 71? ¿Dónde reside la soberanía? ¿Por qué no fue posible que se impusiera al menos uno de los precios acordados? ¿Quién pudo comprar lingoticos de oro para ahorrar? ¿Cuántos pudieron ahorrar en petros, con un salario mínimo de medio petro? ¿Se pueden acumular tantas burlas juntas en tan cortos períodos de tiempo?

Considero que quienes mantienen un discurso belicista al interior del gobierno, y en general en el proceso bolivariano e injerencista/ intervencionista, en el seno de la oposición, lo pudieran estar haciendo, como suele ocurrir en la política, por razones ajenas a lo que predican.

En un vuelo de reconocimiento por geopolítica internacional, asociada a esta coyuntura, en una posible escaramuza de intervención, el gobierno del Presidente Maduro, cuenta con un núcleo duro de apoyo en Rusia, China, La India, Irán y Turquía, para referirme a los más notables en una estrategia disuasiva; por otra parte, a la falta de consenso entre los Neocom, liderizados por Bolton y los Halcones, empujados por Rubio, para una probable intervención, se suman el desacuerdo en el Congreso gringo y en la opinión pública norteamericana, además de la oposición hasta ahora, de una intervención militar por parte del Pentágono y los aparatos de inteligencia.

Ahora bien, quienes albergan el discurso belicista en sectores del gobierno, de acuerdo a lo planteado en el párrafo anterior, pudieran estar confiados en las pocas posibilidades de una intervención, considerándola una bufonada de los gringos, y se le responde con otra bufonada desde acá: si entran no saldrán.

Por otra parte, algunos sectores dentro de la oposición, bajo la coordinación de Necoms y Halcones, con el apoyo de la mayoría de los países que giran en torno a los Estado Unidos, dejan sobre la mesa las posibilidades de una intervención, como una forma de causar fracturas en el alto mando militar, que, sin dudas, hasta ahora sostiene al Presidente Maduro en la primera magistratura.

Mientras estas estrategias están en pleno desarrollo, el actor fundamental, el pueblo llano, recibe los coletazos generados producto de errores cometidos por la gestión pública nacional, la guerra económica, bloqueo financiero y sanciones que le afectan progresivamente sus condiciones de vida y hacen interminable la pesadilla, sin que los actores en juego, se atrevan sinceramente a consultarle.

Finalmente, neutralizar el detonante de la violencia, que de generalizarse elevaría a la enésima potencia las dificultades del pueblo, pasa por llegar a un acuerdo nacional, con nuevo CNE, acordado entre gobierno y oposición; realizar el Referéndum Consultivo y que opine la mayoría; e independiente de los resultados, recomponer el chavismo y reagrupar los sectores progresistas y de izquierda, para que sobre la base de la crítica, la autocrítica y la aplicación de la justicia, se de el renacimiento del chavismo, para continuar la lucha por el socialismo que ha estado ausente en el proceso bolivariano, con más notoriedad a partir del ascenso al poder del Presidente Maduro, donde la rigurosidad de los actos de habla, han superado los hechos; muy al margen de la ética política del Presidente Chávez, que en una oportunidad fue calificado, por el Departamento de Estado Norteamericano, como un político que: ¨Dice lo que hace y hace lo que dice¨

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 324 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a277310.htmlCd0NV CAC = Y co = US