¿Invasión?, ¡Top 10 para lacayos!

Este top 10 lo escribí hace casi 4 años, pero ahora está más vigente que nunca porque las vueltas políticas se han juntado con la desbordada corrupción  en un amarga y pútrida corriente de supuestos patriotas que borregamente piden a gritos una intervención extranjera. En aquel tiempo lo redacté como recomendaciones a una facción de personajes clasificados como lacayos, el término no necesita mucha explicación, pero en aquel tiempo clasifiqué de forma empírica y a groso modo a nuestra población en tres tipos, descritos un poco más adelante.

El declive de la influencia del norte en el Medio Oriente, áfrica y Asia nos dan una idea de lo que viene, tal parece que ya no es cosa de si vendrán a invadirnos o no, sino más bien cuando y como, así que pensando en eso se me ocurrió una serie de recomendaciones sencillas a mis coterráneos, tomando en cuenta que entre nuestro pueblo hay gente de todo tipo y diferentes niveles de coraje los dividí en bolas frías, libres y lacayos, es importante destacar que en estas muy genéricas clasificaciones se encuentran personajes de todos los bandos políticos, religiones y colores de piel.

Los bolas frías son aquellos que regularmente tienen percepción del mal que se les acerca, de las oportunidades que se le presentan o de lo perjudicial que puede ser su indiferencia para él y los suyos, sin embargo prefiere hacerse el “lomo e baba”, mirar hacia otro lado, “correr el bulto” o culpar a otros de su mala suerte.

Los libres son aquellos que independientemente de su tendencia política al final se decantan sobre su propia autonomía, se resisten a ser conducidos, son capaces de liderar o pertenecer a iniciativas sociales que le permitan mantener el mayor nivel de independencia posible y están alertas unos más que otros ante cualquier forma de opresión o conducción involuntaria.

Los lacayos como saben todos, son aquellas personas que por poseer un fuerte complejo de inferioridad prefieren estar a la sombra de los que consideran más fuertes o superiores, sin importar su nivel intelectual son proclives a ser aduladores, aguantar callados y a veces hasta traicionarse a sí mismo o a los demás, en la mayoría de los casos no poseen vergüenza de mostrar su “lacayismo” como el caso de Emilio Lovera, pero en otros ocultan su “lacayés” detrás de una lógica conservacionista adornada de teorías y conceptos diplomáticos.

Las sociedades están repleta de estos personajes, no son malos o buenos, ricos o pobres, simplemente son, existen, el nivel de su desarrollo como ser humano pensante y perteneciente a una comunidad le ubicará tarde o temprano en alguno de esos escaños, pueden ser grandes filósofos, consumados intelectuales o intrépidos deportistas, sin embargo en algún momento de su Samsara estarán atornillados a diferentes matices de las clasificaciones descritas con anterioridad.

Habiendo terminado las definiciones, enumeraré 10 recomendaciones que facilitarán absorber los eventos futuros a las personas con tendencia a ser LACAYOS.


1) No apegarse a sus trabajos, propiedades o cultura: En caso de que nuestro país sea blanco de conquistas imperiales, el lacayo común debe saber que las necesidades del país invasor son prioridad, si por alguna razón posee un negocio que le permite vivir dignamente, o una propiedad que le ofrece un relativo confort y el país invasor se le ocurre colocar una base militar cerca de su localidad, o un simple puesto de avanzada entonces es probable que al contrario de lo que muchos piensan su negocio no valla bien, cuando una potencia invasora decide acantonarse en algún lugar de la geografía nacional suele permanecer en ella sin respeto alguno de la población que le rodea por tiempo indefinido. Si desea conocer de primera mano la experiencia de vivir cerca de una base militar de los estados unidos lea el siguiente artículo: http://www.inredh.org/index.php?option=com_content&view=article&id=221%3Abase-militar-de-manta&Itemid=73

2) Vaya liberando de prejuicios a sus descendencia femenina, eso del honor y el pudor es para las tontas, las fuerzas militares y paramilitares de un país invasor suelen gozar inmunidad total, esto se traduce naturalmente en una lógica impunidad a la hora de mancillar el honor de cualquier mujer, para ellos las mujeres del país invadido son sólo esclavas, imagínese si es usted es uno de esos lacayos con una esposa muy coqueta y operada, con hijas bonitas, perfumaditas y con un cuerpo de muerte es hora de que valla pensando en convencerlas de montar un club de caballeros, de modo que si se antojan de tu prole, por lo menos paguen por ellas. Puede irse familiarizando con las circunstancias futuras en el siguiente link: http://www.nodo50.org/ceprid/territorios/rrii/rrii15.htm

3) Aprenda un perfecto inglés; adular en español no le será muy útil, ahora si lo hace en el idioma de ellos puede resultar, es imperativo que se meta un puñal de inglés lo más pronto posible, los gringos son muy flojos como para ponerse a aprender el español, de paso está comprobado que el idioma anglosajón es más sencillo que el español por lo que sí usted habla español, también puede aprender el inglés, muy curioso que ellos se consideren muy superiores por que no hablamos el inglés pero ellos tampoco hablan español, detalles que su naturaleza de lacayo siempre conseguirá justificación, aprenda inglés sí o sí.

4) No tema arriesgar su vida; no hay nada que le guste más a un opresor que un lacayo “valiente” aunque la definición de valentía no es aplicable a las actividades típicas de un adulador o traidor de turno, es esa definición que usará para justificarse a sí mismo ante el espejo o sus familiares y amigos,  en caso que ese exceso de “valentía” le conduzca al ajusticiamiento no se preocupe, la nación no habrá perdido nada, al final ser comida de gusanos le permite despedirse de su país siendo útil, si los gusanos lo pelan seguro los zamuros no lo harán, comen cualquier cosa podrida, hasta a usted se lo pueden comer.

5)  Esté pendiente de la farándula; la farándula es vital para simular que está al día con las noticias de actualidad, un lacayo debe proteger su psiquis del estrés de la adulación y la represión de la conciencia, es por eso que le recomendamos estar muy pendientes de la vida de los artistas y estrellas de la farándula, cada vez que se encuentre en una tertulia donde muchos puedan cuestionar su dignidad frente a eventos vinculados con la invasión no espere que la conversación le incomode, sorpréndalos a todos con la información más actual de sus estrellas favoritas, quien no va a interesarse sobre cuantos calzoncillos tenía chespirito, o si tenían frenazos o no tenían, o por ejemplo cual es la última excentricidad del cantante tal o el cineasta pascual, no se deje intimidar por los intelectuales, sea el centro de la atención con sus chismes faranduleros de último minuto.

6)    Apréndase de memoria las notas oficiales de  las grandes cadenas de noticias, mientras más las lea más cerca está de creerlas y por ende de justificar a sus verdugos, para ello es necesario que huya como de la peste de los medios no alineados, limítese a los medios como CNN, BBC, CBS, NBC, FOX News entre otros reconocidos medios imperiales, olvídese de la prensa independientes, los medios alineados tienen la ventaja de proporcionarle material audiovisual que le hará justificar su vida de lacayo más fácilmente, por ejemplo si entra en la página de msn y yahoo notará que aparecerán varias noticias pro-imperio revueltas con farándula, esas son las noticias que necesita.

7)    Aproveche el tiempo de paz para viajar; obviamente Estados Unidos debe ser su destino primordial, los opresores saben que hay muchos falsos lacayos, esos aborrecibles sujetos que se hacen los lacayos mientras consiguen un beneficio y luego se fugan o saltan la talanquera, si usted viaja a su país no sólo tendrá muchas fotos que prueben su fanatismo gringo, si no que puede ir ensayando su jerga aduladora con norteamericanos desde ahorita, conocerlos mejor le permitirá adularles más efectivamente, también le facilitará familiarizarse con el desdén que suelen tener hacia la gente de su país. Gracias a su gran “lacayocidad” será fácil para usted asumir la superioridad como ser humano de sus opresores, llamarse a sí mismo y a sus coterráneos tercermundistas (individuos de tercera) es un buen comienzo.

8)  Identifique a sus iguales; es probable que tenga competencia, procure no caer en un espiral autodestructivo de competir con un colega para demostrar quien se arrastra más, se sorprendería del talento que pueden tener algunos, mantenga la cortesía pero también la distancia, procure buscar un verdugo que no tenga aduladores para ensalzarle, también es importante que identifique los libres y los bola fría, porque en algún momento delatarles le podría ser de ayuda, su condición de lacayo nunca inspirará confianza, todos los lacayos al final terminan siendo sacrificados, desechados o abandonados, demuestre que es un lacayo útil.

9)  Aparente cultura y erudición; usted no tiene por qué mostrar sus debilidades y complejos, el hecho que usted se sienta poca cosa, persona inferior y una completa basura no es razón para que todos lo noten, recuerde que por sentirse inferior usted mismo se ubica en ese escaño, es por eso que debe leer bastante literatura tradicional, evite textos complejos, solo lo necesario para mejorar su dicción, hacer o reforzar su carrera universitaria es un buen ejemplo, no tema de estudiar un poco, una de las formas más comunes de ocultar su cobardía y sumisión es disfrazarla de prudencia, solo verdaderos eruditos podrán ponerle en evidencia y usualmente no desperdician tiempo en tipitos como usted, lúzcase utilizando el verbo,  apabulle con el uso de las palabras, repita con facilidad frases famosas y siempre recuerde el uso textual de las mismas, aléjese de percances como peras al hornos y llantos de sirenas, si usted logra aparentar ser una persona culta le será fácil convencer a sus opresores de que su adulación es sincera, muchos de los políticos actuales le pueden servir de ejemplo, hasta conocer un par de títulos de libros de izquierda es sano, no lo estudie tanto como para aprender de ellos, sino superficialmente para poderles cuestionar, si no le consigue fisuras, busque en internet, hay abundantes críticas a los libros y documentales de izquierda como para que se memorice algunas y con ademán de mucha cultura las repite en el momento apropiado.

10)   Contrate un seguro de vida; todas las personas vamos a morir en algún momento, pero la particular forma de ser de un lacayo puede generar resentimientos y venganzas que podrían acelerar su muerte, esto sin mencionar que los mismos amos de los lacayos a veces les sacrifican, tome medidas y contrate un seguro de vida, tal vez si usted no sirvió para mucho en vida pueda servir para algo al morir, con suerte su descendencia no será como usted y su muerte le pueda liberar no solo de un mal ejemplo sino también de algunas presiones económicas.

Las anteriores recomendaciones son un efímero esfuerzo de mi parte por ayudar a esa facción de compatriotas, trato de imaginar que me clasifico entre los libres sin embargo sólo los eventos críticos que me toquen afrontar podrán reclasificarme, como dije antes la tendencia política no te exime de pertenecer a cualquiera de las clasificaciones, son las acciones, la responsabilidad y el coraje las que en su momento te ubicarán en cualquier descripción de conducta, como en otros escritos debo aclarar que mi escueto análisis de la mente humana no posee fundamento científico, solo disfruta del coloquial empirismo que acusamos en cualquier reunión informal y no pretende de ninguna manera discriminarle por sus conductas o posiciones morales.

 

 

vicentejahn@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 492 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a275656.htmlCd0NV CAC = Y co = US