Embajadores de la República Bolivariana de Venezuela

La república bolivariana de Venezuela, es inmolada del armamento de destrucción masiva, más grande que el hombre haya creado. Desgraciadamente esta indumentaria bélica es guerrera, asesina e invisible, causando literalmente la pérdida del verdadero culpable o causante de este fenómeno fratricida. Es sin duda el cobarde, embargo económico.
 
La primera detonación se ha cumplido, con las matrices de desbandarse para esquivar estos pertrechos de destrucción masiva, en todo el sentido de la palabra, fue y sigue siendo una primicia para la república y sus habitantes.  La masiva emigración hacia el exterior, que luego evolucionó  de simples emigrantes, a repudiados refugiados. Prácticamente se esparcieron por el mundo, pero la gran masa se encuentra en el mismo continente sudamericano.
 
Las diferencias de los emigrantes o refugiados venezolanos con los demás,  es que la inmensa mayoría son profesionales, gracia a que la educación universitaria es literalmente gratuita, en el caso de restos de los países mundiales solos los privilegiados, ricos y sobre dotados pudiesen haber ingresado a los estudios pedagógicos. En conclusión, lo que es cotidiano en la república bolivariana, no es agradecida, en cambio en el ámbito internacional, es el sueño o la utopía de la inmensa mayoría de los estudiantes universitarios.
 
No bastó la libertad o inclusive las continuas ayudas económicas que Venezuela le haya otorgado u obsequiado  a los países vecinos. Adjuntamente, la querida república de Panamá,  cimentó la zona libre de Colon, y los rascacielos de la capital, gracias a las superfluas de los venezolanos, amparados con el viejo sistema cambiario de CADIVI. En el caso de Colombia, es el mismo pueblo, pero ilógicamente abanderados de diferentes traidores, Páez y Santander, fueron y siguen siendo los más beneficiados entre todos, no solo se construyó y se beneficio, desde su formación hasta el día de hoy,  sino se transformó en un puente del imperio del mal.  En el caso de Argentina, ni hablar. Todos sin excepción se beneficiaron del arca de la república bolivariana de Venezuela. 
 
Los embajadores venezolanos en el exterior, tendrían que ir con las frentes enaltecidas y orgullosas, ya que son de este inigualable territorio de libertadores y grandes personajes internacionales. Ustedes los nuevos embajadores de mi querida República Bolivariano de Venezuela, son otra inmensa riqueza que ofrece la patria, a sus protegidos vecinos. Millones de profesionales edificaran con sus conocimientos universitarios, en el nuevo país que él o ella haya considerado su nuevo hogar.  En el termino de cualquier situación o estación, indudablemente siempre Venezuela, termina cediendo mientras sus vecinos siempre de una forma u otra se benefician. 
 
No todos son dignos, entre ellos hay embajadores que solo hablan mal, desprestigian, insultan, difaman, al  gobierno y a su país, este obtuso e ignorante conciudadano de la república  desacredita asimismo, su nación, pueblo y los compañeros de emigraciones. Si ustedes no respetan a su país, como pretende defenderla cuando el foráneo difama tu patria natal. Nuestra gloriosa y humanista historia nos conservaba en un estatus, con grandes valores.  Ningún extranjero, venezolano naturalizado, residente o transeúnte, habla mal de su país natal, en donde sus padres decidieron traerlo al mundo y no por escogencia propia. Otros son indignos de pertenecer a esta gran nación, ya que violentando las normas humanas. 
 
Finalmente, están la inmensa mayoría de los embajadores, el pueblo en general, algunos  no pudieron huir otros no quisieron escabullirse de los inexplicables momentos, situaciones y exámenes, que día a día el soberano pueblo sobrevive con inmensos sacrificios. Las penurias de costear los alimentos y medicamentos para subsistir es el destino del presente, mientras los ahorros, joyas y lujos, su destino fue el pasado.  
 
En contraste el futuro de la república se encuentran en mano oficialistas, que condujeron a esta  gloriosa posición liberaría, revolucionaria, nacionalista y con una política exterior vigorosa. Con todas estas condecoraciones y contundentes logros sociales, aun así son los primordiales culpables del sufrimiento y las urgencias que resiste cada ser racional que habita en este glorioso territorio.  
 
El embargo económico, en el país persa, la república islámica de Iran, se beneficio al fortalecerse y transformarse literalmente en una potencia mundial, en cambios a otros países que les impusieron el  E. E, originaron las muertes de decenas de millones de civiles, ya que sus políticos fueron negligentes, incompetentes y corruptos. 
 
En el caso de la rica república bolivariana, no debería causarle ningún efecto negativo, al contrario si a principio de esta confrontación económica, ha logrado golpear contundentemente los bolseos de los habitantes  en general, que pudiesen esperar en el futuro próximo el resistente, honorable y valeroso pueblo, que hacer cara a esta estampida desenfrenada e insostenible. 
 
Amo a mi república bolivariana, en las buenas y en las malas, que la situó como el segundo mejor país del mundo para vivir, ya que el primero es indudablemente la misma nación pero sin el EE.  


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1934 veces.



Jaled Ali Ayoub Bazzi


Visite el perfil de Jaled Ali Ayoub Bazzi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaled Ali Ayoub Bazzi

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Economía