Un nuevo fascismo

El de Bush es, por supuesto, un nuevo fascismo que avanza y se desarrolla más de medio siglo después de derrotado el eje Alemania-Italia-Japón, principalmente por la acción del ejército rojo de la extinta Unión Soviética y la resistencia de los pueblos de casi todo el mundo. Ésta última es una característica de aquella conflagración: La condena generalizada de las agresiones bélicas alemanas y de sus socios, cuyo apoyo quedó restringido al gobierno dictatorial de Franco y a las simpatías iniciales que generó en la Europa imperialista, la jerarquía católica y los EEUU, quienes vieron con agrado las acciones militares iniciales de Alemania, pues pensaron que los nazis invadirían primero a la Unión Soviética, lo que abría la posibilidad de desaparición del gran Estado socialista euroasiático.

Pero luego que la estrategia militar de Stalin frustrara esos deseos y Alemania diera vuelta para invadir, entre otros, a Francia, el rechazo se hizo casi total, a pesar de lo cual el desembarco de los llamados “aliados” todavía se postergó por unos años, mientras se luchaba encarnizadamente en territorio soviético. Diferencia fundamental con lo que hoy ocurre, cuando EEUU y otros países “democráticos” se permiten invadir, ocupar y destruir un país, sus nacionales incluidos, con absoluta impunidad y ante el silencio cómplice de las Naciones Unidas y el pleno conocimiento del mundo, que los motivos inicialmente aducidos para la invasión militar eran una monstruosa calumnia, preparada en los laboratorios de guerra del Pentágono.

Otro tanto ocurre con las acciones de agresión militar de Israel contra el pueblo palestino y su legítimo gobierno. Recientemente, ante el secuestro de un soldado israelí, por parte de un grupo extremista, el gobierno sionista de Israel arremete con tanques, bombardeos aéreos, destrucción de vías vitales de comunicación, de centros de distribución de alimentos, acciones de guerra de su infantería contra civiles y la producción de miles de heridos y muertos, además del insólito secuestro de más de 60 miembros del gobierno en Gaza, entre ministros, diputados y otros altos funcionarios. Las acciones son justificadas como legítima defensa y, con contadas excepciones, entre ellas la de nuestro Presidente, lo cual nos honra, la mayoría del mundo permanece callada, ignorando esta clara acción terrorista de Estado, a que ya nos tiene acostumbrado el gobierno israelí.

Resulta insólito que quienes ayer fueron agredidos por el nacifascismo, hoy utilicen contra el pueblo palestino los mismos métodos que debieron sufrir durante aquellos años.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2811 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a23318.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO