Ni Rusia ni Irán responderán al ataque de EEUU, que tampoco se dará

Estados Unidos no atacara a Siria no solo por los agudos problemas internos por los que atraviesa que afectan la popularidad de Barack Obama a la baja, ni por los halcones que reclaman mano dura con Moscú y Teherán o porque Washington no tiene pruebas de que el gobierno de Bashar al Asad haya utilizado los misiles con armas químicas, o por lo ilegal del ataque si consideramos el derecho internacional y la carta de Naciones Unidas o por el veto de Rusia en el Consejo de seguridad ni por la tremenda tensión que el ataque causaría en la región haciendo añicos la línea roja trazada por EEUU contra Irán.

Todo esto le importa poco a los EEUU, no atacaría a Siria porque pone en riesgo el poco porcentaje de liderazgo mundial que le queda al presidente de los estadounidenses y del G7, aun, a sabiendas que ni Moscú ni Teherán responderán con fuerza al bombardeo Aero- naval contra Damasco, esta guerra civil no tiene solución política, esa solución es justamente la que se evitó en estos dos años con propuestas dilatorias porque todos los actores incluida la ONU tienen intereses geopolíticos entre los dos bandos, el uno con el eje Irak, Irán, Siria, Líbano, Palestina, Rusia, y el otro con Jordania, Arabia Saudita, Qatar, Bahréin, Kuwait, Turquía, Francia, Israel.

En esta guerra Washington sabe que todos pierden nadie gana porque todos saben que el interés está en Irán, si este país se ve envuelto en una guerra el Golfo Pérsico y el Medio Oriente arderán. La Yihad se proclamara por aquí y por allá.

Sin embargo, en este polvorín todo puede cambiar de inmediato, la incertidumbre de una guerra generalizada en la región debilitan la tonta decisión política de la línea roja de Obama, esta línea cada vez lo ahorca más, ya no sabe a quién pasar la responsabilidad del ataque.

El cinismo es lo que aflora en cada una de las conversaciones sobre Siria. Occidente, la Liga Árabe, Rusia; el presidente Putin es el más realista cuando aparta los temas morales como guía política en los asuntos internacionales ya que todo pasa por los intereses lejos del multilateralismo de la ONU que solo queda para archivar los registros de los acuerdos y los desacuerdos, la ONU ni siquiera sirve como árbitro en los conflictos mundiales por su ineficacia para resolverlos.

Obama no puede atacar Siria porque su pueblo está cansado de las guerras y de las crisis, 7 de cada 10 estadounidenses le dijo no al bombardeo, pasa también porque su aliado de toda la vida el Reino Unido, su primer ministro no pudo convencer al Parlamento Británico para respaldar el ataque, esta es la primera vez desde 1782 que Inglaterra le dice no a EEUU, en sus empresas bélicas.

El centro de Investigación Pew, en su última encuesta encontró que dos tercios de la población británica no están de acuerdo con el ataque, lo mismo que el 65% de los franceses quienes se pronunciaron en contra de lo ofrecido por su inmaduro presidente Francois Ollande.

Hay otra razón de peso para que EEUU no ataque a Siria, pasa por la podredumbre de sus democracias al borde del abismo, gobiernos incapaces de superar la crisis económica, social y política no tienen dinero para otra cruzada, Libia, Irak, Egipto, Túnez, Argelia, les enseño que asesinar a sus presidentes o derrocarlos de ninguna manera garantiza que haya mejoras sociales y económicas, de paso, eso, les interesa un pepino porque lo que buscan es un nuevo orden mundial.

Nuevo orden mundial en donde los imperios por primera vez delegan a sus satélites protagonismo; Arabia saudita, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, serán los bancos centrales en la región resguardados por Israel y las bases de la OTAN, que rodean Irán, deberán sacar a flote las economías de los países alineados con Rusia para calmar la proliferación de guerras civiles cuyo detonante religioso y étnico es aprovechado por la CIA, MI6 y el Mossad.

De esa manera aparentaran que las conversaciones y los inversionistas van al tercer mundo ante el clamor de la humanidad para suspender las amenazas militares y las guerras sucias de los imperios en el sur del planeta.

Las campañas contra Irak, Afganistán, Libia, Siria, Egipto, Irán, Venezuela, Ecuador, Cuba, Bolivia, Corea del Norte, Yemen, han desgastado enormemente al ejecutivo y legislativo norteamericano y europeo, sin poder político ni económico no pueden perder la poca fuerza que en reserva tienen por otra estupidez más orquestada desde la casa blanca.

Rusia y su presidente Putin, le hacen el juego a la hipócrita diplomacia mundial al solicitar que Bashar al Asad, permita la inspección de su arsenal químico, es una propuesta tan salomónica como el informe de la ONU; confirma la utilización de gas sarín, sin especificar si fue utilizado por los rebeldes o por el gobierno, es decir, la ONU deja que la casa blanca decida, esta a su vez solicito auxilio del Congreso, en fin, Putin le esta ganado la pulseada a Obama.

Rusia se está convirtiendo con su papel conciliador, estabilizador, en protagonista global al equilibrar los desvaríos estadounidenses y europeos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2223 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: