Otra recesión si es posible

El alto desempleo situado entre los 5 y 7 millones de personas sin considerar a los indocumentados. La producción con menos del 6% de lo habitual, el alicaído mercado inmobiliario, las bajas tasas de interés bancaria al interior de los Estados Unidos con sus 14.6 trillones de dólares como PIB misma cantidad de su deuda. Aun en crisis, está lejos de ser amenazado por el crecimiento chino con casi 7 trillones como PIB.

La crisis financiera y el desempleo en Europa, el estancamiento de Japón, el yuan ganando terreno al dólar en Asia, la inflación global, el precio del petróleo sobre los 100 dólares, la OPEP incrementando la producción de crudo para supuestamente controlar el precio por barril, el alto costo de los combustibles sobre los 4 dólares el galón en EEUU y Europa, el desplome de las bolsas estadounidenses, el oro subiendo drásticamente, aseguran que no es un freno pasajero. Otra recesión está en camino.

El sector fabril norteamericano motor de la recuperación anoto en mayo su mayor caída mensual desde 1984, y no se trata de una desaceleración momentánea porque ese problema lleva 12 meses con una economía estancada y caída de las acciones que obligo a la Reserva Federal a empujar su segunda ronda de relajamiento cuantitativo inyectando al sistema 600000 millones de dólares para comprar bonos estadounidenses cuyo rendimiento a 10 años han caído al 3% por primera vez en este año.

Otra vez la Reserva Federal  o sube las tasas de interés o inyecta al sistema otra cantidad de dólares para ayudar al desempleo y a la baja de producción lo que significaría un tremendo costo político para Obama, en sus aspiraciones de reelegirse.

Por otro lado el promedio industrial Dow Jones cayó 279.65 puntos o 2.2% ubicándose en 12.290.14 unidades, el mayor descenso desde el año pasado. Las acciones financieras son las más golpeadas. “Por un año se repite este escenario, economía estancada y baja en las acciones. No se puede calificar como una racha pasajera” manifestó James Paulsen, jefe de inversiones de Wells Capital Management.

“Las bolsas de Estados Unidos ya no son competitivas para las grandes ofertas públicas iníciales” dice Robert Greifeld de Nasdaq OMX Group, Agrega “en las bolsas internacionales hay 8 veces más empresas que en las de EEUU, los destinos preferidos son China, India y Hong Kong”.

China tiene 5000 nuevas empresas cotizando en las bolsas internacionales y EEUU 3800 menos en sus bolsas. Una combinación de fusiones se ha producido por la sostenida caída en la cantidad de acciones que cotizan en los EEUU. Costos menores para cotizar en el extranjero y la ley Sarbanel Oxley, que regula las actividades financieras de las compañías, ha hecho que los inversionistas y corredores cambien su manera de trabajar provocando que las acciones en EEUU cayeran 43% desde 1997, coinciden algunas consultoras.

Capital Markets dice, “desde el 2000 la oferta promedio anual para atraer empresas es de 156 puntos, una caída del 71% con respecto a la década de los 90”. NYSE agrega, “los mercados de capitales son globales como cualquier otro negocio, al margen de lo que ocurra en EEUU, mas de 5000 empresas de India, China, Sudáfrica, Indonesia, Malasia, Sudáfrica, Brasil, y otras naciones ingresaran a las bolsas internacionales en los próximos 10 años. Son empresas que no acudirán a las bolsas de EEUU en busca de capitales.

Mientras tanto en Europa, los 17 países que forman parte de la zona euro no reúnen las condiciones ideales para compartir una moneda, el menor de los problemas es el idioma, los ciclos económicos, normas de competitividad, hacen que los costos de la moneda superen los beneficios.

Con reglas más estrictas sobre el gasto fiscal, supervisión bancaria unificada y un fondo mayor para emergencias se superara en parte la crisis económica europea, sin embargo, se requiere que los gobiernos europeos sacrifiquen mas su autonomía. Difícil pero no imposible, hasta hoy no ha resultado.

Robert Mundell, el padre del euro, “del área monetaria óptima” cuya teoría dice así, “sus trabajadores deberían moverse libremente a través de las fronteras de los demás países para compensar cualquier desequilibrio en la demanda laboral. Sus servicios y precios deberían ser flexibles para corregir diferencias de competitividad”. Esta teoría fue ignorada esperando que el euro ayudase a las economías a sincronizarse imponiendo estrictos controles sobre la política fiscal de los gobiernos. Pero, como en todo hay malos alumnos Grecia, Irlanda, Portugal, España, son ejemplos de esos malos alumnos.

Sin embargo, no es solo eso, China emergió como potencia manufacturera empujando la economía europea en distintas direcciones. Alemania salió ganando por la venta de maquinaria de alta precisión para sustentar su gran crecimiento, igual Francia y Gran Bretaña con su libra esterlina.

Otros países concentrados en artículos de menor costo como España, Portugal, acumularon déficits comerciales por no recortar los salarios rápidamente para poder competir, prestaron dinero para tapar el hueco entre los que consumían y los que vendían, factor que contribuyo a su problema de deuda sumado a la falta de control bancario con relajadas reglas de préstamos llevaron a los bancos de Irlanda, Portugal, España, Alemania, Francia, a sumar grandes cantidades de deuda de alto riesgo, desde hipotecas a bonos de gobierno como los de Grecia.

El costo por rescatar a estos bancos llevo a las finanzas de Irlanda, Portugal, España, ha elevados problemas financieros. Grecia pasó de un problema local a una amenaza sistémica.

Beijing, por casi 30 años le ha negado a los mercados de divisas su papel en la fijación del tipo de cambio manteniendo el valor del yuan artificialmente bajo influido por los ahorradores chinos que no pueden trasladar su dinero al extranjero. Los bancos sostienen bajas tasas de interés manteniendo el costo del capital para la industria a precios bajísimos apuntalando ola tras ola las inversiones.

El capital de bajo costo subsidia la construcción de infraestructura, el transporte, energía, plantas de ensamblaje. Un yuan subvaluado, mano de obra barata, es una ventaja competitiva de las empresas chinas frente a las extranjeras.

Pero, el capital barato se traduce en un exceso de capacidad en el sector industrial y burbujas en el sector inmobiliario y en el tipo de cambio por el momento de súper avit comercial que se vive da como resultado la acumulación de descomunales reservas en moneda extranjera, 3.05 billones de dólares reciclados como créditos baratos para EEUU.

Para Beijing, poner en práctica políticas de libre mercado como les exigen, las implicaciones serian enormes: una tasa de interés más alta significaría una expansión más lenta de las inversiones reduciendo la demanda de materias primas afectando la economía mundial y desacelerando el mayor motor de su crecimiento.

El yuan más caro limitara la demanda para las exportaciones de juguetes, textiles, herramientas, maquinarias, productos con márgenes de ganancias mínimas y medias, serian los primeros en quebrar aumentando enormemente el desempleo de su mano de obra calculada en más de 1000 millones de personas.

Sin embargo, si la proyección del yuan es abrirse en el libre mercado no solo tendrá que ser liberado por el gobierno para que sea el mercado de divisas el que regule la tasa de cambio para que pueda  ser utilizado como reserva. Activo liquido para que los bancos centrales del mundo acudan para estabilizar sus monedas locales. Pero esa política tiene su costo socio-económico que cobra el capitalismo para beneficiar al imperialismo. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2941 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas